martes, 7 de octubre de 2003

Se arma la revolución en Morelia

Para quienes creían que no pasaría gran cosa durante la primera edición del Morelia Film Fest, sencillamente se equivocaron.

Y es que donde se juntan dos o tres representantes de los diferentes sectores de la industria cinematográfica, hay noticia segura.

En este caso, varias han sido las personalidades que se han dado cita en la capital michoacana desde hace unos días.

Para empezar, el ingeniero Cuauhtemoc Cárdenas, uno de los invitados a la inauguración, se tuvo que soplar una película muy globalizada como lo es “Nicotina”.

Con todo y su imagen seria que lo caracteriza, el eterno presidenciable de la izquierda mexicana no pudo reprimir varias sonrisas provocadas por las ocurrencias de Diego Luna y compañeros de reparto.

“Nicotina” fue la encargada de inaugurar las actividades de un festival que ha resultado calientito en cuanto a declaraciones e información.

Más allá de las interesantes reflexiones vertidas por los realizadores Werner Herzog, Barbet Schroeder y el escritor Fernando Vallejo, quienes han dado la nota de ocho en Morelia han sido los distribuidores.

Los señores están de placemes porque después de varios meses de lucha en tribunales, lograron conseguir el amparo contra el peso en taquilla.

José Juan Hernández titular de 20th Century Fox México, ve esto como el primer paso para “lograr un triunfo definitivo” contra una medida que las distribuidoras consideran ilegal.

Es decir, para ellos es completamente legal atascarse de dinero producto de éxitos del cine mexicano como “Amores Perros”, “El crimen del Padre Amaro” o “Nicotina”, pero la arman de a tos cuando se les intenta quitar un mísero peso del boleto comprado en taquilla con la finalidad de crear un fondo para financiar más cine mexicano.

Las distribuidoras amparadas Fox, Videocine, Columbia, Buenavista, Artecinema y UIP aún no pueden cantar de todo victoria puesto que los promotores de esta medida, tanto el IMCINE como CONACULTA, han interpuesto un recurso de apelación contra la decisión tomada por los tribunales, por lo que la decisión final tardará en conocerse.

Los distribuidores fueron invadidos por el “síndrome Atenco”. Como no los consultaron, se opusieron por default a la medida declarándola anticonstitucional (¿a las leyes de Hollywood?).

Mucho dudamos que aunque el gobierno por lo menos les hubiera avisado de la iniciativa de ley que sería presentada ante el Congreso (diputados y senadores) para su aprobación (que finalmente entró en vigor desde el 1 de enero), hubieran dado su brazo a torcer.

Los señores distribuidores insisten en que están a favor de apoyar al cine mexicano, pero a su manera, es decir, financiando y distribuyendo productos específicos, previamente seleccionados por ellos mismos.

Hablamos de casos concretos como “La hija del Caníbal” (Fox) o “Sin Ton ni Sonia (Columbia) que finalmente resultaron ser grandes chascos tanto en resultados como en taquilla, pero que siguen poniendo como ejemplo para decir que ellos sí aportan su granito de arena.

Mientras los distribuidores siguen defendiendo a capa y espada intereses ajenos al cine mexicano, hay cerca de 42 millones de pesos congelados por la recaudación del peso en taquilla tan sólo en el periodo de enero a junio.

Ese dinero que está ahí en el limbo financiero, no se ha podido utilizar debido al amparo interpuesto por los distribuidores, ayudaría a producir en su totalidad dos películas mexicanas con un costo no superior a los 20 millones de pesos o bien 6 proyectos en la modalidad de co producción con un apoyo de 7 millones de pesos por película.

De acuerdo a CANACINE, los 42 millones de pesos son producto de la misma cantidad de personas que acudieron al cine en los primeros seis meses del año. se estima que tan solo la mitad de la cifra corresponde a espectadores de la Ciudad de México y área metropolitana.

La actitud de los distribuidores es un claro ejemplo de que a veces, los intereses de gobiernos o poderosas industrias extranjeras, están por encima de la razón y la justicia.

INTERMEDIO

En otro frente de batalla, los maestros Werner Herzog y Barbet Schroeder abrieron en Morelia fuego amigo enviando dos que tres proyectiles teledirigidos, además de darse el lujo de ponerse en plan de profetas.

En la charla que ambos realizadores sostuvieron ante el público y medios de comunicación, Herzog se refirió al avance de la tecnología en el celuloide, concretamente en el rubro de los efectos especiales como "un instrumento muy lindo para recrear dinosaurios" pero recordó que en el caso de “Fitzcarraldo”, 20th Century Fox se ofreció a producirla, "y querían hacer la escena del barco con un modelo a escala y en el jardín botánico de San Diego; un poco de miniaturas no es la solución".

En cambio, para Barbet Schroeder la tecnología es una herramienta indispensable, y recordó que La virgen de los sicarios fue la primera cinta grabada en formato de alta definición, y vaticinó que el cine digital reemplazará en cinco o 10 años al de 35 milímetros.

"Siempre he pensado que en el cine de Hollywood hay demasiados efectos, rebatió Herzog, yo apuesto a que la gente pueda volver a tener la certeza de que cuanto ve en la pantalla es cierto, como cuando salía corriendo al ver la imagen de una locomotora que se aproxima en aquel corto de los hermanos Lumière. El celuloide tiene una profundidad y magia que el cine digital no posee".

En cuestiones de predicciones, Barbet Schoeder no se quiso quedar atrás.

Para Shroeder la piratería en internet y no la callejera, terminará con el cine hollywoodense y de grandes presupuestos en los siguientes años.

Actualmente, en Estados Unidos y otras partes del mundo, existen sitios en la llamada carretera de la información donde se pueden bajar cintas producidas en la Meca del Cine, sin que les aporte un centavo a las compañías distribuidoras y productoras.

"La piratería en internet no se podrá parar, se está viendo, y eso va a afectar. Las películas gordas de Hollywood no se podrán pagar, no podrán existir y significará la muerte de este tipo de cine.

"Esto significará que sólo se puedan quedar las películas de poco dinero, digamos independientes, que puedan recuperar el dinero, eso lo veo a futuro. No se puede frenar ese tipo de piratería, la otra, la de la calle, sí, pero la primera no", vaticinó Schroeder.

”La piratería de la calle es mala pero esa se puede frenar en cinco años, la otra significa la muerte del cine porque ya no se podrán hacer películas de 100 millones de dólares si no se puede controlar la distribución, eso va a afectar, además, varios empleos", explicó el director de “La virgen de los sicarios”.

Respecto a la industria hollywoodense, ambos directores coincidieron en que existe una violencia gratuita en sus historias. "La violencia de cintas tipo “Terminator” es una estilización extraña, apuntó Herzog, no es como en el caso de Barbet y “La virgen de los sicarios”, donde reflejar la violencia en Colombia es necesario".

OBSESIONES EN CORTO

Además de la sección competitiva integrada por cortos y documentales en competencia, el Primer Festival Internacional de Cine de Morelia presentará una muestra de largometrajes en preestreno donde destacan por "Carandiru" ( co producción Brasil-Argentina), el documental "La Desazón Suprema: Retrato incesante de Fernando Vallejo" (Colombia), "Le divorce", "Mystic River" la cinta más reciente de Clint Eastwood protagonizada por Sean Penn, Tim Robbins, Kevin Bacon y Lawrence Fishburne; "Dogville", escrita y dirigida por Lars Von Trier con Nicole Kidman, "Spy kids 3-D: Game Over" y "Once Upon a Time in México", ambas de Robert Rodríguez, entre otros filmes. La fiesta cinematográfica moreliana termina el viernes. *** Sergio Molina, titular de la Comisión Nacional de Filmaciones informó en Morelia que ya hay varias cintas extranjeras confirmadas para filmarse en territorio nacional durante los próximos meses. *** La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas camina como los cangrejos. Redujeron el número de personas que tendrán derecho a preseleccionar películas para las ternas del Ariel. *** Nuestra bolita mágica anda muy atinada en estos días. Dos mexicanos están en la antesala del Oscar. Daniel Giménez Cacho en “Aro Tolbukhin: En la Mente del Asesino” y Diego Luna con “Soldados de Salamina”. Las cintas son las representantes de México y España que compiten por un lugar en el rubro de Mejor Película Extranjera. *** A este paso, cobraremos por darles los resultados de la lotería. *