miércoles, 19 de noviembre de 2003

Convierte sus “21 gramos” en Quilates

Alejandro González Iñárritu ha madurado mucho desde “Amores Perros”.

Ya no manifiesta la misma ansiedad por que su película gane trofeos, de hecho, no le importa. Ha dejado claro que le preocupan más los comentarios del público, que son quienes finalmente pagan por ver la cinta, que los premios y elogios.

González Iñárritu expresó no estar dentro de sus expectativas obtener el próximo año, premios en el Oscar por ésta película que marca su ingreso al cine de Hollywood, al creerlos subjetivos y en ocasiones poco justos.

“Definitivamente las películas no las haces para ganar premios o por estar en este negocio (de las premiaciones). Un reconocimiento siempre es importante. Es una reafirmación que tu trabajo vale la pena sea quien los otorgue, pero no necesariamente el Oscar es el más importante de los reconocimientos.

“Pero si el más comercial, para mi hay otros más trascendentes y los que se pueden ganar los actores, que hicieron un trabajo excelente”, manifestó el cineasta al respecto y orgulloso de haber reunido en ésta cinta, los mejores elementos para su realización, como sus interpretes Sean Penn, Naomi Watts y Benicio del Toro.

Este reportero estuvo presente en la conferencia de prensa donde Iñárritu, acompañado de su guionista de cabecera Guillermo Arriaga, habló del trabajo realizado en su película, misma que contiene un drama intenso sobre la vida y la muerte.

Alejandro González Iñárritu reveló que creó su segunda película como “un viaje a lo emocional” en un rompecabezas cuyas piezas se van armando durante la película “y al final hacen un todo lineal” que dice, permite que el espectador se involucre en la trama y la haga suya”, refirió el cineasta

Para él, 21 gramos explora un proceso que demuestra que a través de la oscuridad podemos llegar siempre a la luz, aunque tal vez podamos volver a la oscuridad, en un ciclo constante. La vida, sin embargo, va siempre adelante porque es más que la muerte".

21 gramos narra un trágico suceso y la manera en la que éste afecta a tres personas distintas, la cinta está filmada como un rompecabezas cinematográfico en el que vamos del presente al pasado y viceversa.

"Es una película cubista en el que el espectador tiene que tomar las piezas y armar la historia, a lo mejor en los primeros 20 minutos se siente perdido, pero cuando toma todas las partes y las pone en su lugar sentirá una gran paz", opinó González Iñárritu.

Además el cineasta confesó que 21 gramos tuvo un final alternativo: "No estaba en el guión pero era una escena donde se veía a Benicio del Toro en el desierto, levantando a un conejo ensangrentado pero al final no quedó".

Guillermo Arriaga compartió una anécdota que lo impulsó a escribir esta historia en la que a través de un accidente converge la vida de una adicta a las drogas, un ex convicto y un profesor a punto de morir.

Se trata de un accidente automovilístico que vio en la carretera de León, Guanajuato, justo el día de su cumpleaños. El escritor bajó de su auto para ver qué había sucedido y vio cómo un policía extraía de un bolsillo del pantalón del accidentado, una cartera con la foto del hombre que ese día perdió la vida, de su esposa y una pequeña de dos años.

Una secuencia casi idéntica, con algunos otros elementos, aparece en 21 gramos y es en gran medida el detonante de la historia. "Esta película es una tragedia, en la que el villano es Dios o quizá el destino."

El escritor explicó la naturaleza de sus atormentados personajes: "Es la historia de tres seres que vienen de infiernos particulares, uno de la cárcel, otro de mala salud y una mujer de las drogas, cuando creen que ya recuperaron el cielo, vuelven a caer en algo más profundo y tendrán que encontrar la manera de salir".

Respecto a los comentarios de algún sector de la crítica sobre el parecido de esta cinta con Amores Perros, el “negro”, como le apodan sus amigos, dice que no hay mucha similitud entre el estilo que usó para narrar "Amores perros" en la realización de "21 gramos", pero sí echó mano de la fragmentación porque de esta estructura mantiene siempre involucrado al espectador.

“Cada director tiene una manera distinta de contar sus historias. En este caso Guillermo (Arriaga) encontró que ésta estructura era la más adecuada para contar éste guión y estuvimos de acuerdo en un inicio y sabíamos el riesgo que implicaba y la posibilidad de fallar.

“Yo simplemente me sumergí y sugerí lo mejor para la historias y que a diferencia de "Amores perros" ésta tiene tres perspectivas, un punto de vista y mi mayor preocupación no era que tocará la parte intelectual del espectador, sino un viaje emocional y creo que lo he logrado”.

El realizador estalló en contra el Gobierno de Vicente Fox y calificó como "miserable" la "venta de garaje" con la que el Ejecutivo pretende vender el Imcine, el CCC y los Estudios Churubusco. Asimismo conminó a los cineastas para que esta "crisis" sirva para levantar a la industria cinematográfica mexicana.

"La propuesta (contenida en el Proyecto de Egresos de la Federación para el 2004) es el resultado de la ignorancia, solamente puede provenir de una parte del Gobierno insensible e ignorante.

"Hay tantas cosas tan inútiles en las que se pueden reducir costos, porque para ellos el arte es inútil. Ahí están las campañas publicitarias de políticos o los sueldos de los ex presidentes o las asesorías del Gobierno", añadió notablemente molesto el ex locutor de radio.

El director de Amores perros recordó a Winston Churchill, a quien en la Segunda Guerra Mundial le propusieron vender museos, colegios y quitar presupuesto para la cultura, tras lo que el primer ministro contestó: "Eso no puede ser porque entonces ¿por qué estamos luchando?, la cultura es nuestra identidad".

"Un país no es un pedazo de tierra, va más allá que un territorio, para mí un país es una idea, que se expresa a través de una imagen, de los libros, del teatro, la literatura, del cine. ¿nos falta esto y qué nos queda?", abundó el director de "Amores Perros" en una crítica directa hacia Francisco Gil, titular de Hacienda.

González Iñárritu dijo que tomará unos meses para descansar antes de pensar en hacer otra película

“No tengo nada específico aún, pero hay un proyecto con Guillermo para terminar nuestra "trílogía" juntos, pero todavía se está gestando, no hay nada inmediato, yo prefiero no planear, sino esperar a ver cómo y cuándo se van dando las cosas".

Finalmente, Inárritu anunció que en la banda sonora de la cinta se incluirá el tema de Elvis Presley "Shake, rattle and roll", interpretado por el puertorriqueño Benicio del Toro.

INTERMEDIO

Dos incidentes marcaron la presentación mundial de 21 gramos.

El primero ocurrió en la conferencia de prensa ofrecida en el Four Seasons de la ciudad de México, donde el evento comenzó con un retraso de más de 40 minutos, lo que provocó que algunos fotógrafos y reporteros abandonaran el salón, instantes antes de que aparecieron Iñárritu y Arriaga.

El realizador, muy apenado ofreció disculpas a la prensa y aprovechó para externar su enojo y hacer un enérgico reclamó al personal de la distribuidora UIP, quienes no interrumpieron otras entrevistas con televisoras para iniciar la conferencia a tiempo, a pesar de que un centenar de periodistas aguardaban la presencia de los creadores.

¿Por qué no me dicen que 120 periodistas estaban esperándonos, y luego yo tengo que poner mi cara y ofrecer disculpas? exclamó un consternado Iñárritu, quien concedió muy pocas entrevistas, pidiendo comprensión y discreción a los medios durante los días que se encuentre en México

El otro suceso relevante, fue la visita sorpresiva de los protagonistas de la cinta en la premiere realizada en la capital del país.

Sean Penn, Benicio del Toro y Naomi Watts no quisieron asistir a la conferencia de prensa, pero por la noche sí accedieron a convivir y ser retratados por los fans en la alfombra roja de la premiere.

Antes de entrar a la sala donde se proyectaría la cinta, pudimos obtener las impresiones de los actores que se encuentran entre los favoritos para obtener alguna nominación en la siguiente entrega del Oscar.

En medio de los gritos del público y cegado por las cámaras, Sean Penn dijo sentirse emocionado y muy afortunado por haber sido parte de este gran proyecto, “uno de los mejores que he hecho en mi vida porque no solamente sale de la inteligencia, sino del corazón, pues aquí se lograron conjuntar todos los elementos que hacen de una película algo grande. Es una gran historia dirigida por un gran director.”

Benicio del Toro, hablando con su peculiar acento puertorriqueño, calificó a González Iñárritu “como uno de los mejores directores no solamente de México sino de todo el mundo. Esta es una gran película que puede conmovernos a todos por su sentido humano. Espero me tome en cuenta para un próximo proyecto”.

En esta lluvia de elogios, Naomi Watts no dejó pasar la oportunidad para agradecer a Iñárritu, de quien expresó es un cineasta “fantástico, yo quedé muy satisfecha con este trabajo, realmente me emocionó mucho haberlo conocido no sólo como director, también es un excelente amigo”.

Por la alfombra desfilaron varios famosos de la talla de Gael García Bernal, Ana Claudia Talancón, el realizador Antonio Urrutia, Jesús Ochoa, Carlos Cuarón, la “gran hermana” Isabel Madow y el empresario y productor Jorge Vergara, entre otros.

21 Gramos se estrena en México este 20 de noviembre y al día siguiente en Estados Unidos, Canadá y otros países más.