viernes, 28 de noviembre de 2003

Kill Bill Volumen 1

Una espada para vengar el honor, una mujer transformada en arma asesina, una geisha con alma de samurai y un escuadrón de mortales enemigas son algunos de los elementos que se mueven en la más reciente apuesta de Tarantino, un exquisito film con alma de serie B.

A diferencia de otras cintas de Quentin Tarantino, Kill Bill se explica en el título.

No hay dobles lecturas del guión ni mensajes cifrados.

El objetivo es matar a Bill.

Eso es todo.

"La novia" (Uma Thurman) pertenecía al grupo de "Víboras asesinas a sueldo" que encabeza Bill (David Carradine). Al abandonar el escuadrón y tratar de hacer una vida diferente, Bill jura venganza. En el día de su boda, con su hijo en el vientre, Bill y el resto de las "víboras" atacan la iglesia en El Paso, Texas, donde se realiza la ceremonia, masacrando a los asistentes. Luego de brindarle tremenda paliza y darla por muerta, la novia queda milagrosamente viva.

Después de pasar 4 años en coma, La Novia despierta y procede a cobrar una violenta y sanguinaria venganza con cada uno de los que conspiraron en su contra.

Kill Bill es la demostración fehaciente que de lo burdo y exagerado se puede hacer algo sublime.

Para mala suerte de los detractores de Tarantino quienes no lo bajan de ser un mediocre director que copia películas, estilos y demás cosas, su más reciente proyecto podría caer en esta misma clasificación con el mismo resultado de sus primeras cintas (Reservoir Dogs, Pulp Fiction): Kill Bill va para convertirse un clásico, sino es que ya lo es.

Tarantino logró un producto que será el alimento tanto de fans como de críticos.

Su película es hiperviolenta, excesiva, delirante. Todo el tiempo permanece en la línea que divide el arte con la basura.

Tarantino reinventa las reglas para hacer una cinta de acción como un maestro.

En las escenas de acción, no hay efectos especiales, todo se reduce en un ballet sensacional de golpes, patadas, malabares (¡con espadas!) y mucha sangre, ríos de líquido rojo muy bien usados.

En Kill Bill los personajes no son los típicos héroes o villanos arrogantes, sino victimas de la vida misma y de sus decisiones erróneas, cada uno con un pasado que los llevara, a reflexionar, a conmoverse y en algunos de los casos, a una muerte redentora.

No podemos hablar de Kill Bill sin pasar por alto a su protagonista.

Uma Thurman resplandece en este papel.

"La novia" (inspirada y prometida a la actriz por el propio Tarantino durante años) es una estupenda caracterización cinematográfica, digna de ingresar al salón de las “femme fatal” jamás filmadas. Thurman utiliza la inteligencia, intensidad y sensualidad para rodear a su personaje de un misticismo muy especial, de hecho, no habría Kill Bill sin Uma Thurman.

Kill Bill se maneja libremente en los terrenos del drama, la comedia, el suspenso, el gore y las artes marciales.

Tarantino se tomó la libertad de hacer innumerables referencias-homenaje a las películas de artes marciales de Cheh Chang y los Shaw Brothers, pero también a los westerns de Sergio Leone, Sam Peckimpah y el Anime japonés.

La música del filme es otro punto a destacar. Para el soundtrack, Tarantino contó con la colaboración de RZA, Lars Ulrich de Metallica, Ennio Morricone entre otros. La banda sonora además de convertirse en imprescindible para cualquier discoteca personal, tiene un papel relevante a lo largo de la cinta.

Harvey Weinstein de Miramax vio una auténtica mina de oro en Kill Bill, por lo que al ver que la cinta rebasaba las tres horas de duración, le sugirió a su director dividirla en dos partes, lo que dio como resultado dos volúmenes: Kill Bill Vol. 1, Kill Bill Vol. 2.

Esa ocurrencia es a nuestro gusto el defecto de Kill Bill: cortar abruptamente la narración de una historia atroz, excesiva y prodigiosa.

Kill Bill se convertirá en objeto de culto. Ríos de tinta correrán alabándola o destrozándola, otros realizadores intentarán copiar el estilo, escenas y la esencia misma de la obra; podrá ganar muchos premios en festivales o ser ignorada olímpicamente. Lo que es cierto, es que es una película obligada, ya sea por morbo, por fanatismo o por la simple necesidad de pasar unos minutos de antología en el cine.

Bienvenidos al mundo cómico-mágico-musical de Tarantino.

Nuestra Opinión: @@@@

Kill Bill: Vol. 1
(Estados Unidos 2003)
Director: Quentin Tarantino
Guión: Quentin Tarantino y Uma Thurman
Con: Uma Thurman, David Carradine, Lucy Liu, Daryl Hannah, Vivica A. Fox, Michael Madsen, Michael Parks, Sonny Chiba.
Duración: 111 minutos
Distribución en México: Buenavista International
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra