miércoles, 12 de noviembre de 2003

Le falla su Corazón Salvaje

Podría decirse que Eduardo Palomo murió feliz.

Tal y como es del dominio público, el intempestivo deceso ocurrió la noche del pasado 8 de noviembre durante una cena en la ciudad de los Ángeles, lugar donde Palomo radicaba desde hace diez años.

De acuerdo con versiones de algunos testigos, Palomo se encontraba cenando en el popular restaurante argentino "Lalas", ubicado en la avenida Melrose, cuando sufrió un dolor en el pecho que lo dejó inconsciente.

Entre las personas que acompañaron al actor en esa cena se encontraban Sergio Arau y su esposa, Yareli Arizmendi.

Varios testigos informaron que Palomo reía a carcajadas de un chiste que contó Arizmendi, cuando de pronto, sólo atinó a agarrarse el pecho antes de desvanecerse.

Gran pesar y tristeza causó en el medio artístico mexicano el fallecimiento del protagonista de la telenovela “Corazón salvaje”, quien recientemente había regresado a México para promocionar la cinta “El misterio del Trinidad”, además preparaba la obra Una Pareja con Ángel, de su autoría y que dirigiría él mismo, la cual tenía planeado montar simultáneamente en México y Estados Unidos.

Palomo es recordado en Latinoamérica por el éxito y popularidad que alcanzó con algunas de las 21 telenovelas en las que participó a lo largo de su carrera artística, así como en las 12 películas que filmó, logrando dejar un grato sabor entre en el público de habla hispana.

De sus actuaciones en la pantalla grande sobresalen cintas que dejaron huella en el cine mexicano como “Rojo amanecer”, “La mujer de Benjamín”, “Crónica de un desayuno” y más recientemente “El misterio del Trinidad”, esta última elegida como representante de México en los Goya 2004.

Sus deseos de probar suerte en Hollywood hicieron que Eduardo Palomo emigrara a Los Ángeles, en donde comenzó una intensa lucha por trabajar en la pantalla grande.

Con su partida, el artista, que se encontraba en uno de sus mejores momentos en el ámbito profesional como recién lo había comentado, dejó inconclusos múltiples proyectos y la posibilidad de volverlo a ver encarnar al inolvidable Juan del Diablo en la segunda parte de “Corazón Salvaje”, producción de Televisa que diera la vuelta al mundo con gran éxito.

En este 2003, la internacionalización de Palomo se había concretado con un papel en “Kingpin”, miniserie estadounidense que aborda el tema de las mafias mexicanas del narcotráfico, en la que interpretó el papel del capitán Lazareno, jefe de la policía de Ciudad Juárez, compartiendo el escenario con las actrices Elpidia Carrillo y María Conchita Alonso.

Asimismo, se encuentra en postproducción la que será su última película, “A Day Whitout a Mexican” (Un Día sin Mexicanos), comedia de humor negro dirigida por Sergio Arau, la cual constituye el remake de un falso documental televisivo donde por una inexplicable razón en el estado de California un día desaparecen todos los mexicanos que ahí vivían, trayendo como consecuencia el caos y parálisis del lugar.

Este reportero tuvo la oportunidad de charlar con Eduardo Palomo hace unos días con motivo de la promoción de “El misterio del Trinidad”, cinta que actualmente se encuentra en la cartelera mexicana y de la que en su momento comentamos en este espacio.

A continuación, reproducimos un extracto de aquella entrevista.

- Luego de haber sido uno de los galanes preferidos por el público latino, ¿porqué abandonar abruptamente México y tu carrera?

"Mi esposa (la también actriz Carina Ricco) y yo, necesitábamos seguir creciendo profesionalmente y decidimos irnos apostar el todo por el todo en Estados Unidos".

"Hollywood es el epicentro de la industria cinematográfica del mundo, lo cual no siempre es un símbolo de calidad o una garantía, pero actualmente hay un interés muy fuerte. Ahora saben que (los latinos) no somos malos y apestosos y que debemos estar del otro lado del charco".

"Los productores están descubriendo una cultura con una gran capacidad que a veces hasta los asusta. En Los Ángeles, somos muchos latinos y cada vez seremos más".

"La oportunidad de oro la tuvimos al obtener un rol estelar en la serie “Kingpin” que en estos momentos se está transmitiendo en todo el mundo por canales como AXN".

"A pesar de no vivir en México, siempre he considerado que la mejor forma de salir al mundo, artísticamente hablando, es con el cine de tu país. En mi caso, me impuse un reto de tener una plataforma internacional que me permita llevar a México donde quiero llevarlo".

- ¿Extrañabas trabajar en México? ¿Hubo ofertas para volver?

"Yo nunca descarté la posibilidad de regresar. No se dieron las cosas, había ofertas para hacer telenovelas que no me convencían del todo. Fue José Luis García Agraz director de “El Misterio del Trinidad” quien me propuso un papel interesante lo que me obligó a trabajar un tiempo en México."

"Soy de la idea que no hay necesidad de viajar tan lejos para tener un personaje en cine o televisión que le de la vuelta al mundo".

"Solo que en mi caso, las cosas se dieron para que estuviera picando piedra en Hollywood".

- ¿Regresas al teatro?

"Sí, vamos a reponer “Una pareja con ángel” en Estados Unidos y en México. Quiero estrenar el mismo día y que corran ambas puestas en escena al mismo tiempo".

- ¿Piensas llevar tu obra de teatro al cine?

"Sí, pero antes voy a realizar un cortometraje al que me invitó un productor mexicano que quiere que lo escriba y dirija. De hecho ya está terminado, esto será un poco de práctica de estar del otro lado de la cámara para cuando hagamos Una pareja con ángel".

- ¿Cuál será el tema del cortometraje?

"Es sobre las vidas paralelas, sobre que en determinado momento enfrentamos a lo que se llaman las ´y´, que son momentos de decisión y que al hacerlo alguien toma por la derecha y aparentemente puede existir la posibilidad de que otro ´yo´ agarre por la izquierda, y que de esa manera tengas una infinidad de posibilidades con tus otros tú y con la posibilidad de cambiar el destino. Por eso el corto se llama Y".

- Se hablaba de hacer una nueva versión de la telenovela Corazón Salvaje

"Televisa ha guardado silencio con respeto al proyecto, será que lo están planeando o viendo cómo lo acomodan para el año que entra o a lo mejor no lo están considerando. Pero lo último que supe es que estaban interesados para el 2004".

Con muchos planes e ilusiones, Eduardo Palomo pone punto final a sus 41 años a una exitosa y prometedora carrera, dejando atrás a su esposa Carina Ricco y sus dos hijos Fiona y Luca, quienes han recibido apoyo y cariño de la innumerable gente cercana a Palomo.