miércoles, 24 de diciembre de 2003

IMCINE: Historia de la vida irreal

El titular del Instituto Mexicano de Cinematografía, Alfredo Joskowicz rindió el informe anual de actividades del instituto.

Seguramente no fue algo sencillo para el maestro Joskowicz enfrentarse a los medios de comunicación, máxime que a lo largo de todo el año estuvo ocultándose de los reflectores, saliendo incluso corriendo por la puerta de atrás en los pocos eventos en los que su presencia era obligatoria, todo con la finalidad de no dar una postura oficial respecto a las diferentes situaciones por las que pasó el cine mexicano durante estos meses.

Falta de pantalones, no creo, seguramente la necesidad de conservar la chamba es lo que le ha impedido defender o por lo menos dar una postura ante tantos golpes bajos que nuestra industria ha recibido, primero ante el amparo de distribuidores por el famoso peso en taquilla y luego por la puntada de Hacienda por querer vender al IMCINE, los Estudios Churubusco y el CCC (Centro de Capacitación Cinematográfica).

En las ocasiones en que se necesitaba que alguien diera la cara por el cine mexicano (que fueron muchas veces, desde enero hasta hace algunas semanas) medio mundo habló, incluso algunos para decir puras burradas como fue el caso de Alfonso Arau.

Pero Alfredo Joskowicz prefirió ocultarse detrás de las faldas de papá gobierno y evitar meterse en camisa de once varas.

El señor ha conservado su trabajo no mordiendo la mano que le da de comer pero, ¿a qué precio?

A estas alturas de su vida, vemos muy lejana la posibilidad (aunque en este país todo puede suceder) de que Joskowicz vuelva a dirigir una película. Puede seguir dando clases y asesorando a la chamacada de escuelas de cine como el CCC, de ahí que las rentas del gobierno por su cargo le caigan como anillo al dedo, aunque nuestro cine se vaya al diablo.

El silencio de Alfredo Joskowicz como titular del IMCINE es igual de grave como si el ombudsman de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos no dijera esta boca es mía en el caso de las muertas de Juárez.

Pero en fin, allá Alfredito Joskowicz y su conciencia.

Por lo pronto, contagiado por el espíritu festivo de la época y como buen habitante de foxilandia, su informe fue muy optimista y esperanzador, lleno de impactantes cifras que contrastan con la realidad del cine en tierras aztecas.

Para abrir boca, el director del IMCINE, dijo confiar en alcanzar la meta de las 50 películas al año que el presidente Vicente Fox expresó alguna vez en sus planes de gobierno.

Abrimos un paréntesis para pedirle de favor, querido lector, abstenerse de soltar la carcajada porque el señor Joskowicz NO está bromeando.

El optimismo de Joskowicz se basa en una cifra: las 29 cintas que se hicieron este año. "Llevamos casi 30 películas y con el apoyo de los recursos, creo que lo podemos alcanzar", dijo.

Y como uno más uno suman dos, entonces…

De las 29 películas nacionales que se hicieron en el 2003, 17 largometrajes contaron con el apoyo del Estado, entre ellas, la cinta mexicana más taquillera del 2003, “Nicotina” de Hugo Rodríguez, que ya ha superado el millón 300,000 espectadores.

En comparación al año pasado, que se hicieron 14 películas, de las cuales, el Estado apoyó siete, "eso quiere decir que estamos por buen camino", explicó Joskowicz.

Para ayudar a crecer el cine nacional, el IMCINE ha insistido en una propuesta: la de aplicar un 3% al Impuesto Sobre la Renta (ISR), "Eso permitiría que el dinero que hace falta y que no pone el Estado, lo captaran por vía de las empresas", indicó Joskowicz.

¿No le da la impresión de que todo lo anterior está impregnado con cierto aire de ternura?

La realidad es cruel.

De 29 cintas filmadas en el 2003, solo se estrenaron “Nicotina” y “Corazón de Melón”, el resto de lo que vimos en pantalla fueron películas filmadas en el 2002.

Fue un año malo para el cine mexicano lleno de churros y comedias ligeras.

A excepción de “Japon” y “En la mente del asesino” lo demás estuvo para llorar.

Solo resta tener esperanzas en los proyectos filmados este año con capital privado y los apoyados por el gobierno, los cuales empezaremos a ver en unas semanas más.

INTERMEDIO

De las 29 películas filmadas en este año que está por concluir, 17 fueron financiadas total o parcialmente por el IMCINE a través de sus diferentes fondos.

El Foprocine (Fondo de Inversión y Estímulos al Cine, orientado al cine de autor) apoyó las óperas primas “El mago”, de Jaime Aparicio, y “Noticias lejanas”, de Ricardo Benedet, además del respaldo para la conclusión de “Digna...hasta el último aliento”, de Felipe Cazals, y “Adán y Eva” (todavía), de Iván Ávila.

Mientras que el Fidecine (Fondo para la Producción Cinematográfica de Calidad, apoya a proyectos más comerciales) intervino en la producción de “Corazón de melón”, de Luis Vélez; “Puños rosas”, de Beto Gómez; “Un día sin mexicanos”, de Sergio Arau; “Temporada de patos”, de Fernando Eimbcke; “Matando cabos”, de Alejandro Lozano; “Club eutanasia”, de Agustín Tapia; “Manos libres”, de José Buil; “Como tú me has deseado”, de Juan Bueno; “Conejo en la luna”, de Jorge Ramírez; “Desnudos”, de Enrique Gómez; "Siete días", de Fernando Kalife; “Tú te lo pierdes”, Salim Nayar, y “Espinas”, de Julio César Estrada.

Varias de esas películas están en rodaje y otras tantas en post producción.

Por lo que si no enlatan algunas de esas películas, la cartelera en el 2004 tendrá pinceladas de cine mexicano.

Con todo y las “apantallantes” cifras del IMCINE, los esfuerzos no son suficientes.

No es posible que Argentina, con todo y que se los cargó el payaso de la crisis económica, tenga una industria cinematográfica más sólida y con presencia en todo el mundo, mientras que aquí todas las instancias gubernamentales, desde el presidente, legisladores y secretarios de estado se hacen majes. No mueven ni un dedo por el cine mexicano, total, eso nunca les dará capital político, desde su pobre punto de vista

La iniciativa privada, bien gracias, no se arriesgan y van a la segura con insulsas comedias estúpidas.

Es cosa de nunca acabar, el círculo vicioso sigue.

OBSESIONES EN CORTO

El Retorno del Rey, a pesar que por su duración tiene menos exhibiciones por sala, se está perfilando como la película más taquillera del año en México. Tan sólo el día de su estreno recaudó 10 millones de pesos, es decir, medio millón de personas vieron la cinta en un solo día. *** Con todo y la parafernalia de El señor de los Anillos, las niñas de “Ladies Night” tienen motivos para seguir con su reventón. Ladies Night se colocó a la cabeza de las 25 películas nacionales estrenadas en este 2003, con el mayor número de espectadores reunidos en su primer fin de semana de exhibición. Hasta el momento, esta coproducción de Buena Vista Internacional con Argos Cine y Videocine, ha convocado a más de 500 mil cinéfilos, colocándose como la película mexicana más vista del año. Estos resultados la ubican también en la quinta posición de las producciones nacionales más taquilleras de todos los tiempos. *** Si ya vio El retorno del Rey, Río Místico o 21 gramos y ninguna otra cosa le llama la atención de la escuálida cartelera comercial, le sugerimos guardar su dinerito para enero, porque los estrenos van a saturar los cines de una forma bárbara. Hablamos sólo de las películas exhibidas de tres meses a la fecha en Estados Unidos, sin contar títulos retrasados o cintas nominadas a globos de oro. *** Por cierto, tanto la Muestra Internacional de Cine como el Tour de Cine Francés reanudarán su recorrido por el interior del país los primeros días del siguiente año. *** Desde este espacio, donde quiera que se encuentren, les deseamos a todos los lectores, una rica y apacible nochebuena. *