viernes, 5 de diciembre de 2003

Seabiscuit: el caballo que unió a una nación

“Alma de Héroes” (Seabiscuit), con su reparto de lujo, fue ataviada para convertirse en una seria candidata al Oscar del próximo año.

Con las nominaciones a semanas de distancia, sin una campaña publicitaria adecuada, la película podría enfrentarse a la indiferencia del público. Hay algo de justicia poética en esta circunstancia. La emblemática historia del perdedor que triunfa contra todo pronóstico, tiene ahora todas las de perder en la carrera por el público internacional.

Basada en el best seller de Laura Hillenbrand, que a su vez documentaba acontecimientos de la vida real, Seabiscuit relata la historia de un caballo de carreras que se convirtió en un fenómeno durante la época de la gran depresión, en la década de los años 30.

Alrededor del animal se mueven tres personajes masculinos, tan dañados por la vida como la bestia que los une: el acaudalado Charles Howard (Jeff Bridges), un millonario magnate de la floreciente industria automotriz que ha perdido a pequeño hijo en un trágico accidente; Tom Smith (Chris Cooper), interpretando a un vaquero al que la llegada del automóvil lo dejó a un paso de convertirse en vagabundo; y “Red” Pollard (Tobey Maguire), hijo de una familia acomodada que perdió todo en la Depresión, incluso su propia familia, y que viaja de aquí para allá montando caballos de carrera para sobrevivir.

Ellos tendrán su segunda oportunidad gracias a un caballo aparecido casi de la nada, cuyos inesperados triunfos lo transformarán en un mito popular. Un mito sin pedigrí que desafiará al campeón pura sangre de la época por clamor popular, convirtiéndose en la revancha de quienes no pueden pagarse una entrada para el Paddock

Cuando el caballo empieza a ganar carreras, el frenesí del público eleva al país entero sobre la pesadumbre colectiva de la crisis económica provocada por el derrumbe de Wall Street en 1929.

Más que un caballo, Seabiscuit es los Estados Unidos, y la película está paralizada en su reverencia por esa analogía. Lo que se deja ver al resto del mundo es un film que en su afán de convertirse en un documento histórico, descuida su verdadera riqueza.

Bridges, Cooper y Maguire son una muestra trans-generacional de los mejores actores del momento, pero aquí no se les da mucho espacio para respirar.

El director y guionista Gary Ross permanece ajeno a sus actores, concentrándose en recrear lujosamente el pasado e invocar de vez en cuando el Espíritu Americano que Seabiscuit supuestamente encarna.

El reparto a pesar de esa indiferencia, se hace sentir.

Mención especial merece William H. Macy, quien con su caricaturizado periodista radial provee alivio cómico urgentemente necesario.

A pesar de estas deficiencias, la película es atractiva y accesible. Funciona en sus propios términos cómo entretenimiento para jóvenes y adultos.

“Alma de Héroes” es una película que respira emociones primarias y permite disfrutar de esas carreras como si estuviéramos en el hipódromo.

Al final, Seabiscuit da una buena y emocionante carrera, aunque no signifique que necesariamente haya llegado triunfal a la meta.

Nuestra Opinión: @@1/2

Alma de Héroes
(Seabiscuit, Estados Unidos 2003)
Director: Gary Ross
Con: Tobey Maguire, Jeff Daniels, Chris Cooper, Elizabeth Banks, Gary Stevens, William H. Macy.
Duración: 141 minutos
Distribución en México: Buenavista Columbia TriStar
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra