viernes, 16 de enero de 2004

La diferencia entre México y Brasil

Para los responsables en materia de cine en México, igual su cerebro no carbura, andan en la luna o les viene importando un comino lo que hacen.

Luego de que tanto el cine brasileño por sus reformas a fondo y el argentino por sus logros internacionales a pesar de su crisis económica dieran la nota el año pasado, apenas y casi casi a la fuerza, salen funcionarios mexicanos declarando que no sería mala idea seguir el ejemplo brasileño

¡El colmo!

El priísta Filemón Arcos, presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados; Inti Muñoz, diputado perredista integrante de la misma comisión, y Diana Bracho, presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas coincidieron en la necesidad de adoptar un proyecto parecido al impulsado por el gobierno brasileño para reactivar su industria cinematográfica.

Palabras que se las lleva el viento y que solo los hacen librar el transe de enfrentar a una grabadora.

Y es que mientras aquí en México todo mundo se hace maje, en Brasil se pusieron las pilas y en agosto pasado anunciaron un plan ambicioso que les permita llegar a producir 100 películas anuales.

Pero no sólo eso, como resultado de las políticas continuas a favor del cine en Brasil, el público para películas locales se incrementó de 7 millones de espectadores en 2002 a casi 20 millones en 2003.

De esta cantidad, el largometraje Carandiru atrajo a casi la cuarta parte, nada menos que una asistencia de 4.7 millones, además de que de las 10 películas más vistas en Brasil, tres eran locales.

¿Qué pasa en México?

Todo lo contrario.

Luego del trancazo taquillero en el 2002 de “El crimen del Padre Amaro”, el año pasado fue lamentable ver como el cine mexicano se la pasó dando tumbos con películas que simplemente no funcionaron en taquilla y lo que hicieron fue espantar al espectador, gracias a historias insulsas, bobas y mal hechas.

A pesar de que en el 2003 hubo más cintas mexicanas en cartelera que en años anteriores, el cine mexicano tuvo una estrepitosa caída en taquilla pasando del nueve por ciento del total de boletos vendidos a sólo un 4 por ciento.

No es lo mismo sentarse a ver telenovelas de mala factura a pagar un boleto para ver una película con un guión medianamente decente.

El público no es tonto.

Y el reto del cine mexicano para este 2004 es volver a llevar a gente a las salas de cine con algunas de las 28 películas que serán estrenadas a lo largo del año.

La cosa no es tan sencilla y más cuando las cosas se manejan de manera absurda.

Es inconcebible que se distribuyan con bombo y platillo películas de gran presupuesto pero de pobres resultados como “La hija del Caníbal” o “Sin ton ni Sonia” y que en cambio cosas como “Cuentos de Hadas para Dormir Cocodrilos” que arrasó en los Arieles y la Muestra de Guadalajara o “Japón” reconocida internacionalmente, obtengan el derecho a ser enlatadas un rato y conseguir a duras penas un distribuidor que las exhiba casi en el clandestinaje.

Se necesita una reforma económica, nuevas leyes, cambios de forma y fondo, una nueva mentalidad, porque si no, todo lo anterior no sirve.

INTERMEDIO

I.- Hugo Chávez, el dictador, perdón, mandatario venezolano, está en Monterrey con motivo de la Cumbre Extraordinaria de las Américas.

Al llegar a suelo regio, una de sus primeras actividades fue reunirse con Cuauhtémoc Cárdenas (vaya amistades del Ingeniero).

El pequeño detalle fue que Chávez le hizo el feo a Vicente Fox, cancelándole una cena, diciendo que primero estaban los amigos.

Fox no se aguantó el desaire e impulsado por el apoyo moral de Bush, declaró que el estaba a favor de la democracia en Venezuela y que si la gente pedía un referéndum para decidir si Chávez se va o se queda en el poder, debería de hacerse.

México fue uno de los impulsores del grupo denominado “Amigos de Venezuela”, grupo conformado el año pasado por varios países que fue un importante intermediario entre sociedad y gobierno venezolano para terminar con la huelga nacional que paralizó a Venezuela durante dos meses originada por la división que hay entre quienes quieren que se vaya Chávez del poder y sus seguidores.

Otra de las puntadas más recientes de Hugo Chávez antes de su llegada a México fue proponerle una película a Danny Glover.

Todo sucedió cuando el jueves pasado, el actor hollywoodense visitó Venezuela como representante del grupo activista estadounidense TransAfrica Forum.

Danny Glover aprovechó para ponerse de lambiscón despotricando contra el gobierno de Bush que ha acusado al presidente Hugo Chávez de ayudar a los rebeldes colombianos.

El protagonista de “Arma mortal” dijo que no llegaba a Venezuela para juzgar a su gobierno, sino a observar los planes (sociales para la gente de menores recursos) y la gente común.

En respuesta, el oportunista de Chávez propuso al actor protagonizar una película sobre la historia de un negro esclavo alzado contra sus amos.

De acuerdo al mandatario, se trataría de la historia del negro Andresote, un esclavo que se alzó contra sus amos en la colonia venezolana y se escapó hacia las montañas del occidente del país.

Chávez incluso propuso al cineasta venezolano Roman Chalbaud para encargarse el proyecto.

Glover simplemente dijo que la propuesta era interesante y para él era trato hecho.

Es sorprendente el oportunismo de Chávez y su facilidad para rodearse de personalidades urgidas de publicidad.

II.- Indiana Jones terminó en un bar de mala nota.

Harrison Ford ahogó sus penas en alcohol en el último hoyo del mundo, luego de que días antes firmara su divorcio con la guionista de cine Melissa Mathison Ford, con quien llevaba 18 años de matrimonio.

Harrison Ford estuvo tomando tequila y cerveza en un bar de quinta, bailó “el limbo” (el bailecito que implica pasar por debajo de un palo sin tocar el suelo) y para cerrar con broche de oro la parranda, salió del bar ya muy avanzada la madrugada en compañía de una rubia.

Los hechos ocurrieron el fin de semana en el pueblito costero de San Felipe, en Baja California Norte.

El detallito es que Harrison es una figura pública y que se supone anda de novio desde hace dos años con la actriz Calista Flockhart (Ally Macbeall).

Fue tan grande el despecho que se olvidó de la discreción.

Si se hubiera ido a Tijuana, seguramente se hubiera confundido entre la multitud de gringos que llueven los fines de semana, pero se le ocurrió irse a un pueblito donde todo mundo sabe lo que hace su vecino.

OBSESIONES EN CORTO

Disney prácticamente se despide de las películas de dibujos animados para dedicarse enteramente a la animación digital. Los estudios Disney anunciaron el cierre de su división de dibujos animados en Florida encargada de la manufactura de películas como "Mulán", "Lilo y Stich" y “Tierra de Osos”. Cerca de 258 empleados serán liquidados, algunos de ellos podrían ser absorbidos en otras áreas de Disney. *** Otro que cierra su consultorio es “Frasier”. Luego de estar once años al aire, la NBC decidió cancelar la serie por diferencias entre Paramount y los integrantes del elenco. Las desventuras del psiquiatra neurótico Frasier Crane (Kelsey Grammer) dejarán de verse en mayo, cuando culmine la actual temporada. *** El premio “despierta, mi bien despierta” podrían llevárselo los integrantes de El Gran Silencio. El grupo regiomontano declinó una invitación para aparecer en “Collateral”, cinta estelarizada por Tom Cruise. La agrupación musical recibió la invitación de un día para otro por parte del equipo de producción del director Michael Mann, para que aparecieran en el filme tocando en una escena. Lamentablemente dos de los integrantes no contaban con visa para viajar a Estados Unidos. ¡Lástima Márgaritos! En “Collateral” (que se encuentra actualmente en rodaje) acompañan a Tom Cruise Javier Bardem, Jada Pinkett Smith y Mark Ruffalo. Su estreno se tiene programado en la segunda mitad del 2004.*** La carrera por el Oscar inicia oficialmente en México este viernes con los estrenos de “El último Samurai” y la siguiente semana “Perdidos en Tokio” (Lost in translation), cintas que también compiten en los Globos de Oro y que son sin duda dos buenas cartas para abrir la cartelera comercial de este año.*