lunes, 26 de enero de 2004

A los trece: Nenas precoces

Sin lugar a dudas, la adolescencia es la etapa más fantástica, cruel, difícil y hasta peligrosa por la que atravesamos los seres humanos.

Es precisamente ahí cuando, además del siempre doloroso desarrollo físico, las emociones también sufren un cambio significativo, pues dejamos de ser niños para comenzar a enfrentarnos con un mundo un poco más adulto, en el que tratamos de darle respuesta a preguntas universales como ¿por qué estoy aquí? y ¿cuál es el significado de mi vida?

Es una etapa de cambios que, la mayoría de las veces, son dolorosos pero de los que puede uno salir fortalecido, si es que se tiene la adecuada guía por parte de los padres o de algún adulto que nos explique el porqué de muchas cosas que apenas comenzamos a descubrir. Pero también puede ser una etapa trágica en la que es fácil caer en vicios, excesos y situaciones más allá de nuestro control.

“A los trece” es una cinta que trata de reflejar el segundo de los escenarios.

Dirigida por Catherine Hardwicke y basada en gran parte en las experiencias reales por las que atravesó, precisamente a los trece años Nikki Reed quien es coautora del guión junto con Hardwike y además co protagoniza el filme.

Tracey, la protagonista, es una bellísima muchacha que acaba de ingresar a la secundaria. Compone junto a su madre, una mujer joven, liberal y ex-alcohólica y su hermano, una familia disfuncional que se las arregla para salir adelante.

El proceso de cambios que Tracey transita y las ansias de crecer en forma apresurada, la llevan a querer “pertenecer” a cierto grupo más desprejuiciado y popular comandado por la chica sexy del lugar: Evie. Esta no sólo se convertirá en su amiga inseparable, sino que la invitará a vivir en su propia casa.

Claro que todo esto tiene su precio y la otrora dulce y virginal Tracey conocerá un mundo nuevo donde las drogas, el sexo, el alcohol y el robo serán el pan de cada día. Su madre, debatiéndose entre la incredulidad y la comprensión, tratará de ayudarla y de reestablecer el nexo de su relación.

A pesar de que por lo expuesto se desprenda una moraleja de tono aleccionador, el filme no se resiente gracias al manejo de la novel directora Catherine Hardwicke del material que tiene entre manos.

Hay en la mirada de Catherine Hardwicke (Mejor Directora en Sundance y en el Festival de Locarno), la intención de retratar en primera persona las luces y sombras de la adolescencia, momento en el que el tiempo se devora con avidez e impaciencia.

Convierte al espectador en testigo de los profundos cambios que se producen en el entorno familiar de la protagonista, haciendo que su punto de vista oscile de forma alternativa entre la madre interpretada por una magnífica Holly Hunter y su hija adolescente interpretada por Evan Rachel Wood.

La relación entre ambas se convierte en el núcleo de un filme que alcanza sus mejores momentos cuando se despoja de innecesarios artificios visuales y se mete de lleno en el conflicto madre-hija.

El estilo elegido para narrar esta espiral de autodestrucción está a medio camino entre el montaje sintético del videoclip y el naturalismo propio del cine independiente norteamericano. Secuencias planteadas con cierto aire de improvisada naturalidad se alternan con otras excesivamente atadas a los ritmos marcados por la banda sonora.

A pesar de estos desequilibrios, la convivencia en la película de estas dos formas de narrar se produce de forma pacífica y la trama avanza de manera bastante fluida.

El resultado final es un efectivo híbrido entre el mundo de apariencias en el que viven las dos adolescentes ( la equiparación de la felicidad con el poder adquisitivo, la obsesión por la belleza a cualquier precio) y el realismo sucio del cine de Larry Clark (las experiencias con el sexo y las drogas).

La realidad del adolescente actual es más cruda, salvaje y vertiginosa de lo que aparenta.

Nuestra Opinión: @@@

A los trece
(Thirteen, Estados Unidos-Gran Bretaña 2003)
Dirección: Catherine Hardwicke
Guión: Catherine Hardwicke y Nikki Reed
Con: Evan Rachel Wood, Nikki Reed, Holly Hunter, Jeremy Sisto, Brady Corbet y Deborah Kara Unger.
Duración: 100 minutos
Distribución en México: 20th Century Fox
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra