viernes, 30 de enero de 2004

Un festival de altura

Es un festival en toda la extensión de la palabra.

Apenas comparable con lo que se intenta hacer en la maltrecha Muestra de Guadalajara desde hace 18 años y el éxito avasallador de Expresión en Corto.

Nada que ver con la tomada de pelo de Danielita Michel y su Festival Internacional de Cine de Morelia.

Es un festival de verdad, con sección competitiva, secciones paralelas, invitados especiales y conferencias diversas.

Usando la infraestructura de Cinemex, surge una opción refrescante para los cinéfilos mexicanos.

El primer Festival Internacional de Cine Contemporáneo tiene como objetivo principal ofrecer lo mejor del cine mundial, lo mismo propuestas comerciales o alternativas, de reciente manufactura.

Y para evitar improvisaciones, Paula Astorga, directora del evento, se rodeó de gente con amplia trayectoria, lo mismo distribuidores que críticos de cine para poder levantar una primera edición digna de recordarse.

El proyecto luce por demás ambicioso.

A lo largo de los 11 días de duración, se tiene contemplado exhibir un total de 149 filmes, 97 largos y 45 cortos repartidos en 1 Sección en Competencia Oficial y 11 muestras paralelas.

La delegación de 75 invitados será encabezada por el realizador Tim Burton quien acompañado de Ewan McGregor y Jessica Lange abrirá el festival con la proyección de “Big Fish”.

El jurado que se encargará de otorgar “La pieza” a la Mejor cinta está integrado entre otros, por el director inglés Mike Figgis, el director de teatro y cine Felipe Fernández del Paso, nominado al Oscar por el diseño de producción de “Frida”, Anna Di Martino, curadora y crítica italiana además de el crítico y profesor de cine Leonardo García Tsao.

Además, este mismo grupo de jurados entregará galardones en la Sección Oficial a Mejor Película, Mejor Opera Prima, Mejor Director y habrá también un Premio del público.

Si de presumir números se trata, el Festival Internacional de Cine Contemporáneo puede jactarse que el 95 por ciento de las cintas de su programación aún no han sido vistas en México, vamos, se tuvo el cuidado de no “rellenar” sus secciones paralelas con cintas ya estrenadas con anterioridad.

El festival se desarrollará en la ciudad de México del 19 al 29 de enero teniendo como sede principal Cinemex Casa de Arte y como sedes alternas los complejos de Altavista, Cuicuilco, Insurgentes, Palacio Chino, Polanco y World Trade Center, además de la sala Luis Buñuel del CCC, el Centro Cultural José Martí y la Sala José Vasconcelos de la ENEP Aragón.

El comité organizador del Festival aspira a corto plazo, convertir el evento en uno de los más sobresalientes de América Latina.

Si el equipo capitaneado por Paula Astorga se pone las pilas y no cae en conformismos (como le sucedió al festivalito de Morelia), seguramente alcanzaran alturas insospechadas para un festival de cine de talla internacional hecho en México.

Bogotá, Mar del Plata, La Habana, ya tienen que considerar como una seria competencia al Festival de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México.

INTERMEDIO

El peso en taquilla aún no ha muerto.

Ante miembros de la comunidad cinematográfica, Alfredo Joskowicz director del IMCINE dio a conocer que la Suprema Corte de Justicia no ha otorgado ningún amparo a favor de alguna distribuidora en particular.

Buenavista Columbia obtuvo un fallo a favor por parte de un juzgado colegiado, por lo que no hay nada decidido aún. La única distribuidora que ha llevado el caso hasta la Suprema Corte de Justicia es Videocine.

Hay siete casos más (entre distribuidores y exhibidores) que aún no definen su situación jurídica.

Mientras la Suprema Corte de Justicia no se pronuncie en contra de la medida adoptada en la Ley de Cinematografía aprobada por diputados y senadores el año pasado, el peso descontado en boleto comprado en taquilla para destinarlo a la producción de cine mexicano, todavía tiene vida.

Por lo pronto, el fondo producto de esa recaudación asciende a los 137 millones de pesos, si se parte de la lógica que el año se parte de que el año pasado hubo 137 millones de espectadores.

Esa aclaración fue lo más sobresaliente de la reunión efectuada el pasado lunes en los Estudios Churubusco, donde la mayoría de los asistentes se fueron con mal sabor de boca y no precisamente por los bocadillos echados a perder que dieron al final de la misma.

Joskowicz repartió el informe desglosado de actividades en el 2003 del IMCINE y por más que trató de responder a las dudas e inquietudes de gente como Jaime Humberto Hermosillo, nomás no pudo.

Entre otras cosas, no quedó claro cómo es posible que se tengan premiados bastantes guiones de calidad y solo obtengan apoyo oficial bodrios como Corazón de Melón o Dame tu Cuerpo; o los criterios que siguen las comisiones evaluadoras del FOPROCINE y FIDECINE para apoyar financieramente una cinta.

OBSESIONES EN CORTO

“A ver al cine”. Es el curioso y extraño nombre de una nueva revista de cine de circulación nacional. El producto se suma a las tres ofertas existentes en nuestro país en materia de publicaciones especializadas en cine. La revista de nombre poco usual y propuesta versátil saldrá a la luz el próximo 9 de febrero. *** Sé que a sus detractores que aseguran es un “amores perros” sin perros ni percances automovilísticos no les cayó mucho en gracia el que “21 Gramos” haya obtenido dos nominaciones al Oscar. A mi parecer, los académicos se vieron un tanto “mochos” y no se aventuraron a nominar a Iñárritu y a Memo Arriaga en los rubros de dirección y guión. Seguramente lo pensaron, pero les terminó temblando la mano al momento de tachar su papeleta. *** Es de agradecerse que luego de muchos años, la Academia abra sus puertas a cintas de otras nacionalidades que tradicionalmente no podían aspirar más allá de la terna de Mejor cinta extranjera. Este año, Ciudad de Dios, The barbarian invasions, In America, son algunas de las producciones extranjeras que buscan una estatuilla en los rubros de guión original, guión adaptado, cinematográfia, edición y dirección.*