miércoles, 11 de febrero de 2004

Capitán de Mar y Guerra

Basada en dos de las veinte novelas escritas por Patrick O’Brian dentro de una colección sobre el capitán de la armada inglesa Jack Aubrey y su fiel amigo el doctor Stephen Maturin, “Master and Commander” se centra en las peripecias del HMS Surprise (el barco comandado por el capitán británico) en los Mares del Sur a la caza y captura de un navío francés, el Acheron, que se supone que es la joya de la armada napoleónica.

La película se inicia en la costa del Brasil. La nave Surprise es atacada por la francesa Acheron que la supera en todos los aspectos y además la aborda en un ataque sorpresa. El capitán Aubrey (Russel Crowe) escapa por un pelo, pero no se da por vencido. Reconstruye su barco y decide dar caza al barco francés que recorre la costa sudamericana con destino al Pacífico.

El punto fuerte de la película es claramente su puesta en escena.

La inmensidad azul del océano hermosamente fotografiado por Russell Boyd y la sobrecogedora fuerza de las tormentas en alta mar consiguen crear una sensación de autenticidad inmejorable, incluso a pesar de que el film no se filmó en mar abierto, sino en Rosarito, en el mismo tanque de agua que vio hundirse al “Titanic” de James Cameron.

Igualmente, también a pequeña escala se cuidó que cada mínimo detalle fuera lo más real posible. Por ejemplo, los gorros de lana fueron realizados por una mujer cuya familia lleva tejiéndolos desde el siglo XVIII y los zapatos se basan en un modelo real conservado desde el año 1806.

En cuanto al reparto, destaca Russell Crowe en la piel del Capitán J. Aubrey. Pocos actores como él podrían tomar a su cargo un personaje de estas características y darle tanto peso moral a pesar de la evidente falta de profundidad del mismo.

Crowe ya ha demostrado con creces tener el carácter y la presencia física ideal para papeles de líder, de modo que, al igual que ya hizo en “Gladiador” y “Una Mente Brillante” el actor neozelandés domina la pantalla con su sola presencia, dejando en un discreto segundo plano incluso al doctor Maturin, sólidamente interpretado por Paul Bettany.

“Master and Commander” cuenta con todos los tópicos del género: tormentas, cañonazos, marineros condenados a recibir latigazos y otros que se pierden en el mar tras caer por la borda, mástiles partidos y, como no, abordajes.

El director ya nos demostró su maestría con cintas como "The Truman Show" o “La sociedad de los poetas muertos", aunque casi toda su filmografía se ha vuelto de culto.

En este film su trabajo es inestimable. Se nota que se tomó el proyecto en serio, más como un desafió personal que como una película más de gran presupuesto. Y todo esto, inevitablemente huele a Oscar, no por nada se llevó 10 nominaciones.

Por el enorme detallismo del que hace gala, se nota que Weir es a la vez director, guionista y productor de esta aventura fílmica. Su obsesión es realmente enfermiza y demoledora hasta en los más pequeños detalles.

Ha plasmado con éxito como sería la navegación en aquella época en todos los aspectos que compone la vida de centenares de marineros en un trozo de madera flotante: las supersticiones, el manejo de los aparejos de medición, el trabajo diario que se articula siempre con el toque de la campana, las tácticas navales (por fin una película en el que cuando se dispara un cañón no produce una explosión a lo Torres Gemelas) y los abordajes.

Podemos incluso ver la estructura social de un barco inglés de la época con su guardia de asalto (los casacas rojas), los marineros, el cuadro de mando, y los aprendices de las clases medias y altas.

Por el cuidado trabajo que se ha realizado con los personajes ya que aunque se trata de una película de aventuras el trasfondo de ellos es impresionante. Todos tienen sus virtudes y sus defectos.

El Capitán Jack Aubrey se nos presenta como un gran hombre de mar con sus fallos y sus aciertos. Terco en ocasiones pero a sabiendas de que una gran responsabilidad pende sobre él: la de su barco y sus hombres. Cuando se nos muestra el desgraciado accidente con el gafe y como no llega a solucionarlo nos lo muestran ante nuestros ojos como un hombre más de la tripulación.

El médico, con ansias naturalistas actúa como un amigo, el único amigo que Jack puede permitirse en su barco y el único que puede escupirle unas cuantas verdades en la cara y viceversa. Personalmente ambos mantienen el interés en la historia y se complementan de una manera asombrosa.

Destacan un sinfín de personajes secundarios: el chiquillo manco, el guardiamarina "de mal agüero" (uno de los puntos realistas del film), o la tripulación que llega a actuar como un personaje único, como una masa informe.

Y tal vez ese sea el principal defecto del filme. Weir abarca muchos personajes pero no le da fuerza y profundidad a ninguno.

Mucha atención con la mezcla y diseño de sonido.

Tenía años que una cinta no le sacaba jugo de inicio a fin al sistema de 5 canales.

Nuestra Opinión: @@@1/2

Capitán de Mar y Guerra
(Master and Commander - The Far Side of the World, Estados Unidos 2003)
Director: Peter Weir
Guión: Peter Weir y John Collee, basados en las novelas de Patrick O'Brian
Con: Russell Crowe, Paul Bettany, James D'Arcy, Edward Woodall, Max Pirkis
Jack Randall , Billy Boyd
Duración: 138 minutos
Distribución en México: Buena Vista Columbia TriStar
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra