viernes, 23 de abril de 2004

Un vaquero justiciero

Viggo Mortensen es de los actores que sin importar el lugar donde se encuentre, no pierde la oportunidad de expresar su sentir respecto al presidente de su país, el señor George Bush.

Y en su segunda visita a México en menos de seis meses, no fue la excepción.

"Hay problemas enormes como la pérdida de tres millones de empleos, desde cuando ganó... cuando se robó el puesto de presidente”. Mortensen, además, señaló que no reconoce la investidura de Bush.

“Para arreglar los problemas que tiene mi país, que ha hecho este hombre, van a pasar muchas generaciones", observó el actor.

Viggo, a pesar de tener millones de fanáticas, también se ha convertido en un símbolo sexual de la comunidad gay.

Reconoció que su postura hacia este tipo de público es neutral y no puede opinar más allá de lo que no sabe.

Pero no dejó pasar la ocasión para criticar la fuerte oposición en Estados Unidos al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la política del presidente Bush sobre el tema.

"Bush, o los que están encargados de hacerle publicidad y darle temas para hablar, como a él no se le ocurren muchas cosas para decir solito, pensaron en eso como distracción interesante y así acorralar los votos de conservadores religiosos de allá", dijo Mortensen.

El actor visitó nuestro país con motivo de la promoción de “Oceanos de Fuego” (Hidalgo, su título original) que protagoniza al lado de Omar Sharif.

La cinta fue filmada bajo condiciones fuera de lo normal, puesto que a mitad de la filmación ocurrió la invasión a Irak por parte de Estados Unidos.

Curiosamente, el filme habla sobre un héroe norteamericano que va a retar a los árabes en su propio terreno.

El también poeta y pintor cuenta como fue filmar teniendo la guerra tan cerca.”Era obvio cuando estábamos en Marruecos que la invasión iba a suceder. Fue claro para nosotros y también para ellos (los musulmanes involucrados en el proyecto). No me hubiese sorprendido si nos hubiésemos tropezado con una suerte de 'animosidad universal'. Lejos de eso lo que me encontré, casi siempre, era gente interesada en la cultura de nuestro país, en la idea de la democracia representativa y esas cosas. Se entendía claramente que esto era un film de aventuras cuya trama ocurre en el siglo XIX, que nada tiene que ver con los hechos políticos de la actualidad y que no puedes culpar a cada estadounidense por lo que pudiera pasar. A veces me decían: 'Me gusta su país, lo que no entiendo es por qué no pueden controlar a su gobierno', lo que era comprensible".

“Oceanos de fuego” es una producción la cual tardó 15 años en desarrollarse, se basa en las aventuras que tuvo un vaquero de la vida real llamado Frank Hopkins y la estrecha relación de su caballo “Hidalgo”, donde ambos viajan al Oriente para participar en una carrera de supervivencia de 5000 mil kilómetros a lo largo del desierto Arábigo.

“Es una película diferente pero al estilo clásico de Hollywood, es subversivo, interesante y positivo, pero también retoma la imagen del vaquero de los años 50 para transformar ese humor seco, individualista, intolerante y terco a uno más humano, abierto y dispuesto a respetar las diferentes culturas”, aseguró el actor quien interpretó a Aragorn, en la saga de “El Señor de los Anillos”.

Mortensen no tiene ningún problema sobre el trasfondo político o religioso que algunos malpensados podrían desprender del film respecto a la situación mundial que se vive en estos días.

"Hidalgo es, como El señor de los anillos, una historia acerca del auto sacrificio, la amistad, el amor, la compasión hacia otros y de cómo encontrar un origen compartido. Esos son los valores que subyacen en la película. Y las reacciones, hasta ahora, de hombres, mujeres, jóvenes, viejos, musulmanes, cristianos, han sido unánimemente positivas". Tiene razón: no hay que buscarle una quinta pata a este arrojado corcel.

“Océano de Fuego” es dirigida por Joe Johnston, quien ha tenido a su cargo cintas como “Jurassic Park III” y “Jumanji”, lo cual garantiza de entrada, una película entretenida y sumamente palomera.

OBSESIONES EN CORTO

No sé que haya sido más vergonzoso. La mordida que sufrió de parte de uno de nuestros amables y eficientes agentes de tránsito o el que Viggo Mortensen se haya quejado amargamente con Andrea Legarreta y Ernesto Laguardia en el programa de denuncia social “Hoy”. *** Luego de muchos meses de dimes y diretes y ansiosa espera, por fin los amantes del séptimo arte podremos disfrutar de “Zapata”, excelsa cinta de Alfonso Arau, donde seguramente seremos deleitados por las inolvidables caracterizaciones de histriones de la talla de Alejandro Fernández, Jaime Camil y Lucero (ya sin guarura). El lunes, los miembros de la prensa seremos los primeros en poder destrozar, perdón, admirar semejante obra de arte para posteriormente asistir a la conferencia con los integrantes del sensacional elenco y su director de orquesta, el inigualable maestro del chasco, Alfonso Arau. *** Los patos emigran a Cannes. La ópera prima de Fernando Eimbcke que arrasó en la Muestra de Guadalajara y dejara buen sabor de boca entre el público, formará parte de la Semana de la Crítica, una de las secciones paralelas más importantes del Festival de Cannes donde se exhiben los trabajos de los noveles realizadores. Ahí ganó González Iñárritu con “Amores Perros”. “Temporada de Patos” se merece eso y más.*