miércoles, 26 de mayo de 2004

Política y Desastres Naturales en El Día Después de Mañana

Si en "Día de la Independencia" eran extraterrestres los que querían acabar con la humanidad, y después fue "Godzilla" el que lo intentó, ahora Roland Emmerich encontró el arma más mortífera de todas sobre el planeta.

El hombre es el responsable de la catástrofe de "El Día después de Mañana", la última película de este director alemán radicado en Estados Unidos.

"El Día Después de Mañana" aborda la hipótesis de una serie de acontecimientos provocados por el calentamiento climático, que sumergen a la Tierra en un nuevo período glacial.

El calentamiento termina por derretir los glaciares, tras lo cual el agua dulce de los polos, más ligera que el agua salada, forma una cubierta en la superficie de los océanos, lo que impide la circulación de las corrientes térmicas.

Este fenómeno provoca el caos climático alrededor del mundo. Nevadas en la India, granizos del tamaño de una toronja en Tokio, mortíferos tornados múltiples en Los Ángeles, un maremoto en Nueva York. Todo, como antesala a la gran tormenta que marcaría el inicio de una nueva edad de hielo.

Sin menospreciar sus trabajos anteriores, Roland Emmerich afirma a esta columna que "El Día Después de Mañana" ha sido la película que más ha gozado.

"Fueron dos años muy intensos, de mucho trabajo, pero al final valió la pena. Fue muy divertido, en Hollywood creían que estaba haciendo la segunda parte de "Día de la Independencia" o algo por el estilo. Nadie se esperaba que hiciera una cinta con una crítica abierta al gobierno norteamericano".

Roland Emmerich platicó con esta columna durante su estancia en México con motivo de la promoción mundial de "El Día Después de Mañana", película que se estrena este viernes simultáneamente alrededor del mundo.

Emmerich, de trato sencillo y cordial hacia los medios de comunicación mexicanos, espera que su película sea un granito de arena más para que George Bush pierda la reelección presidencial.

Y es que en "El día después de Mañana", Emmerich muestra abiertamente una de las posturas necias y más controvertidas tomadas por Estados Unidos al negarse a firmar tratados internacionales en pro de la conservación del medio ambiente y a la vez esconder información relacionada con el deterioro del equilibrio ecológico.

"Es una posición sin coherencia alguna. El gobierno de Bush por un lado afirma que el calentamiento global no representa una amenaza y por tanto, ellos no son responsables de nada. Sin embargo, las investigaciones que hacen diferentes Secretarías de Estado demuestran en sus resultados una amenaza real y en vez de actuar para revertir el problema hace todo lo posible por mantener la situación en secreto".

El propio gobierno norteamericano le da la razón al cineasta. Hace unos días la Casa Blanca dio la orden a todos los científicos de la NASA de no otorgar entrevistas, opiniones e información relacionada con la película o el cambio climático.

Sin embargo, el director recalca que "no es una película política, pero si sirve de punto de partida para hacer conciencia y criticar, me parece excelente. Antes se hacían muchas películas con fines políticos, pero hoy en día ya casi no se usa".

El filme cuenta con guiños humorísticos muy interesantes, como el hecho de que los estadounidenses intenten cruzar la frontera con México como ilegales, para huir de la catástrofe.

"Es una forma de hacer conciencia en el primer mundo, en cuanto a que los países del tercer mundo pueden ser los salvadores de la humanidad. Es una lástima que los ciudadanos americanos sean tan despectivos con los ilegales mexicanos. No se ponen a pensar que las cosas podrían ser al revés",

El también director de "Stargate" reconoció que tras dirigir "Independence Day" y "Godzilla", no estaba en sus planes volver a tratar el tema de las catástrofes, sin embargo la trama de un libro que llegó a sus manos lo cautivó y decidió poner manos a la obra.

"El libro 'La llegada de la super tormenta global' hablaba de cambios climáticos abruptos y de sus consecuencias políticas, y esto último era lo que quería tratar en principio, mucho más que los efectos especiales", comentó, a la vez que subrayó que los cambios climáticos se producen cada 10 000 años activados por el calentamiento del planeta.

Emmerich se documentó abundantemente para explicar con palabras sencillas cuáles son las consecuencias del calentamiento de la Tierra y si la historia que querían contar era verosímil. Excepto que la tormenta glacial se origina en semanas y en la realidad se puede producir en años, lo demás es bastante factible.

Dentro de tanto drama, Emmerich se dio la libertad de darle un toque de humor a la cinta

Y es que al estar el hemisferio norte bajo el hielo, la gente necesita irse lo más al sur posible para salvarse. Es ahí donde el Presidente de los Estados Unidos pide la evacuación de los estados sureños rumbo a México.

"En Europa partirían a África, pero en Estados Unidos tendrían que ir a México y simplemente imaginé lo que pasaría al lanzarse miles de personas a la frontera, cruzando de ilegales para salvar su vida".

"El Día Después de mañana" es, según Emmerich, "una advertencia, un aviso de lo que nos puede pasar si seguimos maltratando la Tierra. Estamos en un momento crítico, y ha llegado la hora de parar".

"El Día Después de Mañana" es protagonizada por Dennis Quaid, Jake Gyllenhaal, Sela Ward y Emmy Rossum, distribuida por 20th Century Fox se estrenará en México el próximo viernes con 500 copias.

Correspondencia con esta apocalíptica columna:

obsesionesmx@yahoo.com.mx

1 comentarios:

Bitacoras.com dijo...

Ya está la bitácora listada en Bitacoras.com ;)

Puedes hacer ping e informar así de las actualizaciones a través de nuestra página: http://www.bitacoras.com/directorio/ping_manual.php

Deberás hacer ping con la dirección URL con que estás registrado en el directorio...

Gracias por el link :-)