miércoles, 19 de mayo de 2004

Ser y tener: lecciones de vida

“Ser y tener” es un documental que registra el diario acontecer en una escuela de Saint Etienne-Sur-Osson, un pueblo perdido entre las montañas de Francia.

“Ser y tener” no es un documental sobre el estado actual de la enseñanza o un estudio estadístico para conocer si los niños de hoy aprenden o el cómo lo hacen.

Sin embargo, “Ser y tener”, con toda su aplastante sencillez y frescura, dice muchísimo sobre el arte de enseñar y sobre los peligros en los que ha entrado la educación en los últimos años.

Nicolas Philibert (guión, cámara, dirección, montaje) nos traslada hasta un pueblo para retratar una situación que es ejemplo de lo que se hace en muchos pequeños lugares de todo el mundo: una clase única, en la que aprenden al mismo tiempo un grupo de niños de entre 4 y 13 años.

La vida es dura en esa región, parecen decir las primeras imágenes, que registran las faenas de campo, el frío, el viento, la nieve.

A su vez, el maestro es un poco como la naturaleza de la zona: áspero, riguroso, por momentos inflexible, pero siempre pródigo, generoso. Puede parecer a veces demasiado estricto, pero también tiene una infinita paciencia para ocuparse personalmente de todos y cada uno de sus chicos, para ayudarlos a progresar en sus estudios, a resolver sus litigios y hasta acompañarlos en algunos problemas de su vida familiar.

La cámara de Philibert siempre parece estar en el lugar adecuado, a la distancia exacta, nunca demasiado lejos ni demasiado cerca. Con una naturalidad asombrosa, la rutina cotidiana se desarrolla frente a sus ojos. Hay grandes planos generales, en los cuales el entorno tiene la posibilidad de expresarse en toda su magnitud, también hay primeros planos, que descubren los detalles y los gestos más elocuentes de los chicos, aquello que a veces dicen solamente con los ojos.

“Ser y tener” (un título por demás significativo, un infinitivo que le sugiere al espectador la posibilidad de conjugar junto con el film esos verbos) tiene la rara particularidad de ser una película coral, colectiva y al mismo tiempo íntima, personal, producto de la convivencia y filmación de cientos de horas a lo largo de un año con el profesor, los chiquillos y sus familias.

Philibert convierte su filme en una pequeña gran aventura sobre las dificultades de crecer y de aprender, sobre la necesidad de conocer el mundo, sobre el desafío de enfrentarse a la letra escrita, de empuñar un lápiz, de reconocer las formas y los colores, de ensuciarse la cara y las manos con pintura, de descubrir que al seis le sigue el número siete y para los más grandes, que el ingreso a la enseñanza media no tiene por qué significar una tragedia.

Porque de eso trata también “Ser y tener”, del paso del tiempo, de las estaciones, de la llegada de nuevos alumnos al aula y de la despedida de otros.

Con una simple observación, muy bien escogida, Nicolas Philibert hace de lo cotidiano algo tan revelador como perdurable.

Nuestra Opinión: @@@1/2

Ser y tener
(Être et avoir, Francia 2002)
Dirección y guión: Nicolas Philibert
Con: Georges Lopez y los niños Jessie, Jonathan, Guillaume, Laura, Axel, Létitia, Johann, Olivier, Jojo, Alizé, Julien, Nathalie, Marie
Duración: 104 minutos
Distribución en México: Cinemas Nueva Era
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

0 comentarios: