jueves, 10 de junio de 2004

El Castigador



En la moda hollywoodense de llevar los comics a la pantalla grande, se añade ahora otra cinta, con un enfoque diferente, recuperando el viejo argumento del guerrero justiciero, un hombre atormentado por su pasado y obsesionado con borrar a los villanos de la faz de la Tierra.

Es así como cobra vida en el celuloide “The Punisher”, antihéroe de la Marvel, peculiar personaje que carece de superpoderes, combatiendo a los malos con armas convencionales: granadas, minas personales, pistolas y escopetas de gran calibre.

El argumento de la película aborda la tragedia personal de Frank Castle (Thomas Jane), un agente del FBI que está a punto de retirarse después de haber triunfado en una redada contra un grupo de traficantes de armas.

Las cosas no salen del todo bien, pues una de las víctimas del enfrentamiento entre policías y mafiosos es el hijo de Howard Saint (John Travolta), un "hombre de negocios" que se gana la vida blanqueando dinero del narcotráfico y que, cegado por el odio, asesina a la familia de Castle.

A partir de ese momento, la venganza será el faro que alumbre la existencia del atormentado policía.

Guiado por la obligación moral de aplicar la 'justicia natural' allí donde la ley es insuficiente, el protagonista de esta serie no duda en usar los métodos más contundentes para borrar de la faz de la tierra a todos los indeseables. En este sentido, Castle es mucho más discutible y complejo que otros de los personajes de Marvel (Spider-Man, Hulk).

Después de explicar el origen del héroe, “The Puhisher “pone atención en la razón de ser del protagonista: una implacable venganza que, salvando las distancias, nada tiene que envidiar a la perpetrada por Uma Thurman en “Kill Bill”. El objeto de su odio es Howard Saint (John Travolta), un mafioso sin escrúpulos casado con la sensual (Livia) Laura Harring.

La violencia brutal y sadismo refinado serán las armas empleadas por el personaje central, cuya incorrección política le sitúa en terrenos ya transitados por tipos duros como Charles Bronson.



Guionista de películas como “Duro de Matar 3”, “The Saint” y “Armageddon”, el debutante Jonathan Hensleigh ha sido el elegido para llevar a la pantalla grande las aventuras de Frank Castle, por lo que no resulta una sorpresa que el argumento de "El Castigador" sea tan insípido, lleno de lugares comunes, limitándose a explotar de manera rutinaria el desgastado tema de "víctima en busca de venganza".

Hay demasiado humor involuntario por lo que la cinta se torna divertida. Entre tanta diversión, le espectador disfrutará la breve intervención del mexicano Eduardo Yáñez, otrora galán de telenovelas.

Definitivamente se le pudo haber sacado más jugo a una historia oscura, que terminó siendo un clon de alguna producción de los hermanos Almada, solo que con mayor presupuesto.

Mientras que Rebecca Romijn-Stamos sigue aportando el toque cachondo, donde quiera que se pare, Thomas Jane se pasa media película sin camiseta y reduce sus registros interpretativos a uno sólo: su cara de enfado permanente, además de los inevitables comentarios respeto a ser el hermano perdido de Christopher Lambert.

Travolta y Harring, que en ningún momento parecen tomarse muy en serio sus respectivos papeles, siguen el juego del insulso guión y aportan algo de diversión al asunto.

Sólo los incondicionales del género o quienes vayan al cine con una actitud poco exigente, disfrutarán con un filme que ofrece balazos, explosiones y mucho entretenimiento para quien quiera ver una cinta demasiado light, que cumple para pasar el rato, a final de cuentas.

Nuestra Opinión: @@1/2

El Castigador
(The Punisher, Estados Unidos-Alemania 2004)
Dirección: Jonathan Hensleigh
Guión: Jonathan Hensleigh y Michael France, basados en el comic creado por Gerry Conway y John Romita
Con: Tom Jane, John Travolta, Will Patton, Laura Harring, Rebecca Romijn-Stamos, Roy Scheider
Duración: 124 minutos
Distribución en México: Columbia TriStar Films
Estreno Nacional: 11 Junio
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta castigadora columna:

cloroformo@gmail.com

0 comentarios: