lunes, 28 de junio de 2004

El enviado del mal

Nick Hamm (“The Hole”) dirige esta cinta en la que a una familia se le da la posibilidad de revivir cariños perdidos.



La historia comienza con una tragedia.

Paul (Greg Kinnear) y Jessie Duncan (Rebecca Romjin-Stamos) pierden a su hijo Adam en un accidente, y casi inmediatamente reciben la visita del enigmático Dr. Wells (Robert De Niro), quien les ofrece una alternativa para recuperar al niño: clonación.

Al principio la pareja se rehúsa, pero eventualmente el dolor de su pérdida los convence, accediendo a participar en el procedimiento.

Nueve meses después nace el nuevo Adam. Para evitar situaciones incómodas o problemas legales, los Duncan tendrán que cortar para siempre relaciones con amigos y familiares, pues no hay modo de explicar la presencia del niño.

La restaurada familia vive años felices hasta que Adam alcanza la edad en la que su "predecesor" murió. Sus padres empiezan a notar alteraciones en su comportamiento, que incluyen pesadillas, alucinaciones y bruscos cambios de personalidad.

El Dr. Wells sugiere que esos fenómenos son una etapa pasajera, pero Paul, no muy convencido, empieza a investigar en el pasado de Wells, y lo que encuentra podría explicar el extraño comportamiento de Adam.

La película está a medio camino entre la reflexión acerca de las nuevas investigaciones genéticas, las posibilidades que ofrece la clonación y un filme de suspenso con dosis de terror.



El filme, ayudado por un tema actual de interés social y científico, podría haber sido estimulante para ciertos espectadores que buscan además de entretenimiento, cierto aporte de información.

Pero de entrada hay que decir que en "El enviado del mal" no encontrarán información, mucho menos entretenimiento: sus planteamientos de intriga son tan trillados que provocan fatiga mental

"El enviado del mal" es una pobre y poco imaginativa mezcla de géneros diferentes, donde el terror se quiere alimentar con sustos acudiendo a lugares tan socorridos en otras películas, lo que simplemente induce a la risa involuntaria o en el mejor de los casos, ponerse adivinar el título de la cinta de donde se plagió la secuencia.

Ni siquiera la presencia de Robert De Niro (en un papel bastante cómodo) logra salvar el disparate.

Un reparto interesante, además de un tópico al que se le puede sacar mucho jugo, son desperdiciados sin misericordia.

Lo peor, es que ni guionista, ni el director, saben cómo darle una solución final a la historia, dejándola con las puertas abiertas.

¿Estarán pensando hacer una segunda parte?

Da miedo el solo hecho de pensarlo.

Nuestra Opinión: @@

El enviado del mal
(Godsend, Estados Unidos-Canadá 2004)
Director: Nick Hamm
Guión: Mark Bomback
Fotografía: Kramer Morgenthau
Música: Brian Tyler
Con: Greg Kinnear, Rebecca Romijn-Stamos, Robert De Niro, Cameron Bright
Duración: 102 minutos
Distribución en México: Artecinema
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta malévola columna:

cloroformo@gmail.com

0 comentarios: