lunes, 2 de agosto de 2004

La vuelta al mundo en 80 días



Hay que dejarlo claro desde el principio: esta es una película de Jackie Chan.

Así que no se pongan en plan amargado y eviten las comparaciones con la cinta protagonizada por el entrañable “Cantinflas”.

Nos encontramos en esta nueva versión con una historia que algo se parece a "La vuelta en mundo en ochenta de días" de Julio Verne, pero tampoco crean que se apegaron a conciencia en la fidelidad al texto.

De hecho, aquí Phileas Fogg es un inventor, y es que parece que últimamente entre los productores de Hollywood ha hecho furor el concepto "pre-tecnología en el siglo XIX" como ya nos quedó bien claro en "La liga de los hombres extraordinarios", "Van Helsing" y alguna que otra más.

Este nuevo rasgo del protagonista traslada la apuesta del elegante club británico a la elitista Academia de las Ciencias Británicas y da paso a un ligero debate sobre progreso versus tradición.

¿De que trata la historia?

Lau Xing (Jackie Chan) roba un buda de jade del Banco de Inglaterra, que a su vez fue robado a su pueblo. Huyendo de la policía, entra a trabajar como mayordomo para el inventor Phileas Fogg (Steve Coogan), tan inteligente como despistado. Lau Xing, fingiendo ser el mayordomo francés Passepartout, se las arreglará para que Fogg se involucre en una sorprendente apuesta, dar la vuelta al mundo en menos de 80 días.



Las libertades, creativas respecto a la novela original son incontables, desde el protagonismo de Passepartout (Jackie Chan) hasta la inclusión de “locos artefactos” inventados por Fogg, pasando por una trama china metida con irreverente calzador, pero que le da bastante sal a la trama.

Acompañando a Chan se encuentran dos efectivos actores, el británico Steve Coogan, quien no parece amedrentarse al reciclar un personaje que convirtió en mítico el flemático David Niven, transformándolo en un visionario idealista tirando a científico loco y la bellísima actriz belga Cécile de France, como entusiasta artista parisina inventora de clásicos del arte malo como “el payaso triste” o “los perros jugando al póquer”.

Frank Coraci, que dirigió a Adam Sandler en “La mejor de mis bodas” ("The wedding singer") y “The Waterboy”, ha convertido esta adaptación de “La vuelta al mundo en ochenta días”, muy alejada de aquella primera protagonizada por David Niven, dando como resultado una entretenida comedia sin grandes pretensiones, con historia de amor incluida, malos y buenos y pinceladas de animación a lo “Disney” que funcionan como referencia del inevitable paso de los días.



Rodada entre Berlín y Tailandia, el largometraje rebosa colorido y transcurre con rapidez, algo que se agradece si uno no está muy convencido de lo que ha ido a ver.

“La vuelta al mundo en 80 días” reivindica esa ideología de la magia familiar, la luz del encanto y la empatía del niño grande o del grande con alma de niño.

Bien vale la pena un aplauso por el intento y por la más que bizarra factura final, triunfante gracias, en buena medida, a la feliz convivencia del cine de artes marciales ofreciendo coloridas coreografías de combate cuerpo a cuerpo, aunque no tan exigentes como en otras cintas del propio Chan.

Factor decisivo en el impecable engranaje del invento es la química entre un excelente Steve Coogan y un saltarín, generoso y entregado Jackie Chan, haciendo lo que mejor sabe hacer que es dar brincos y romper narices para todos los públicos.

Excelente diseño de producción, imaginativo y pictórico, dando lustre y fuste a este desmadrado viaje en formato cómic, porque eso es, a fin de cuentas esta Vuelta al Mundo, un cómic que es deleite para niños y mayores acompañantes sin prejuicios.

Tal y como sucediera en la cinta de mismo nombre filmada en 1956, "La Vuelta al Mundo en 80 Días" enriquece su elenco con múltiples cameos, algunos de los cuales son muy buenos (como los hermanos Owen y Luke Wilson interpretando a los hermanos Wright), pero otros dan pena ajena (como el del gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, en el papel de un burdo "príncipe" turco, su peluca es de lo más ridículo).

Como se podrá apreciar a estas alturas, Verne no es más que un pretexto para la fiesta, que alterna pasajes previsibles y un tanto bobos, con delicias tales como la secuencia en la exposición pictórica o la etapa china del periplo.

En conjunto hay armonía, mensajes de amistad, superación y obstinación en la persecución de los sueños.

Es decir, estamos ante una película políticamente correcta, de buen corazón y sobre todo, llena de magia.

Lo único en lo que no estamos de acuerdo es que el 98% de las copias que trajeron a México están dobladas al español.

Nuestra Opinión: @@@

La vuelta al mundo en 80 días
(Around the World in 80 Days, Estados Unidos 2004)
Dirección: Frank Coraci
Guión: David Titcher, David Benullo y David Goldstein, basados en la novela Julio Verne
Música: Trevor Jones
Fotografía: Phil Meheux
Con: Jackie Chan, Steve Coogan, Cecile De France, Jim Broadbent, Kathy Bates
Duración: 125 minutos
Distribución en México: Buena Vista International
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta aventurera columna:

cloroformo@gmail.com

0 comentarios: