miércoles, 6 de octubre de 2004

Conejo en la Luna: el lado oscuro de la política mexicana

Morelia, Michoacán.- Un llamado a la reflexión sobre la violencia y la corrupción que se vive en un sector de la clase política en México, son algunas de las premisas que contiene la cinta de Jorge Ramírez Suárez, “Conejo en la luna”, que se estrena con 200 copias en todo el país.

Aunque parece un tema recurrente del cine mexicano de los últimos años –basta recordar títulos como “Fibra óptica”, “La ley de Herodes”, “Todo el poder”, “En el país de no pasa nada”, por mencionar algunas-, la visión que ofrece Ramírez Suárez con “Conejo en la Luna” resulta acertada, entretenida y refrescante al alejarse de la comedia o el melodrama y centrar toda su atención en construir un thriller policíaco con una atmósfera depresiva y desoladora.

Al respecto, Jorge Ramírez nos comentó que ha sido cuestionado por la prensa sobre el por qué insistir en hacer películas críticas al mal manejo del gobierno de nuestro país, y no hacer otro tipo de cintas, a lo que Jorge Ramírez contestó que lo único que está haciendo es diciendo la realidad que está viviendo nuestro país, el cine es un punto de vista del director, no tiene que ser a fuerza una ley lo que se diga, no puede hacerse una cinta de nuestro país de color de rosa porque México no es así.

“Conejo en la luna” no intenta cambiar al gobierno, el cine tiene el poder de convocatoria, es un vehículo para disfrutar y dar un mensaje al público y su mayor beneficio es entrar en la mente de ellos. Es una película muy mexicana, que espera le encante a la gente.

A través de su cinta, el director de la comedia ligera “Morena” y el cortometraje “Pronto saldremos del problema”, pone en evidencia la manera en que operan ciertos políticos en México y todo lo que son capaces de hacer por mantener se en el poder a costa de crímenes, mentiras, secuestros y abusos de toda índole.

“Conejo en la luna” relata cómo el personaje de Antonio Salas (Bruno Bichir), un diseñador gráfico casado con una mujer inglesa tiene que huir del país cuando es acuitado injustamente de ser el autor intelectual del asesinato de un alto político y la forma en que es utilizado de “chivo expiatorio”, quedando a merced de la impunidad.

Alrededor de 25 millones de pesos y más de cuatro años invirtió en escribir y filmar esta historia Ramírez Suárez. Parte de su experiencia de vivir en el extranjero (tanto en Los Ángeles como en Alemania), le permitió darle distancia al tema de su filme.

“Desde que escribí el guión, una de las premisas fundamentales fue crear personajes acordes a nuestra realidad, pero sin aludir a ninguna persona en especial.

En la cinta se habla de figuras y puestos gubernamentales, no de personas ni de nombres, porque es la figura del político la que esta en los niveles más bajos de estimación de la sociedad”, considera el cineasta.

De acuerdo a lo dicho por el realizador en plática con esta columna, el hecho de filmar una parte en México y otra en Londres, tuvo como objetivo crear una cinta de contrastes en países diferentes, en la que también convergieran la violencia y la corrupción de algunas de sus autoridades.

El director afirmó que “Conejo en la Luna” no hace referencia se haga referencia a ninguno de los asesinatos ocurridos en 1994, o que se haya tomado la vida de algún político como inspiración para escribir su guión.

”Está inspirado en todos los políticos mexicanos que nos han nutrido de porquerías, desde Venustiano Carranza hasta nuestros días. Es una critica dirigida a todos los políticos corruptos y no a sus partidos, obviamente el que tiene más experiencia con políticos corruptos fue el gobierno del PRI, yo le doy las gracias a los políticos corruptos para inspirarme”.

El director, quien al estilo de algunos colegas norteamericanos decidió hacer algunos cameos en este thriller político, declara que el cine mexicano se encuentra en una etapa de libertad creativa, puesto que no tuvo problemas antes, durante y después de la filmación de su obra.

”Con el Gobierno que teníamos antes no se podían filmar películas de esta naturaleza, de hecho, no hubiera podido hacer ésta hace cuatro años, porque no me hubieran dejado. Pero en esta ocasión nadie me puso el alto en ningún lado. Tuve el apoyo del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (FIDECINE) y del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), y jamás me censuraron nada, RTC tampoco. Sí había temores de que me censuraran, pero no fue así”.

“Conejo en la luna” es un súper peliculón a la altura de cualquier producción internacional.

De hecho, parte de su staff ha estado involucrado en producciones de talla internacional.

Su director, Ramírez-Suárez, es egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica, además de su ópera prima, ha fungido a su vez como productor de las operas primas de Hugo Rodríguez (En medio de la nada), Fernando Sariñana (Hasta morir) y Carlos Carrera (La mujer de Benjamín).

El productor de “Conejo” es José Luis Escolar, tiene en su historial nomás tres premios Goya, además de haber colaborado con directores como Pedro Almodóvar, Steven Spielberg, Sydney Pollack, Alex de la Iglesia, Vicente Aranda y Agustín Díaz Llanes.
Bernardo Trujillo, el diseñador de producción fue director de arte de “Frida”. Luis Sansans, director de foto ha trabajado para Tony Scott, Gerardo Tort y Julian Schnabel.

Ni que decir del reparto de la cinta encabezado por Bruno Bichir, Jesús Ochoa, Lorraine Pilkington, Alvaro Guerrero, Rodrigo Murray, Adalberto Parra y Ricardo Blume.

"Conejo en la luna", una cinta atrevida que además de pegarle a varios de los patanes de la política mexicana es un producto de entretenimiento de primer nivel.

OBSESIONES EN CORTO

Cayó de sorpresa la efímera estancia en Morelia del Secretario de Relaciones Exteriores Luis Ernesto Derbez. Tan sorpresiva fue su presencia, que pocos medios informativos se enteraron. *** Nadie sabe, nadie supo a qué se debió la fugaz aparición del Secretario. Y más cuando llegó exclusivamente a la presentación de la película “Él”, con la que se rindió homenaje al cineasta Luis Buñuel en el II Festival Internacional de Cine de Morelia. Homenaje al que poca gente le prestó atención, puesto que todos están volcados en las exhibiciones de cintas en preestreno. *** Derbez intentó justificar su presencia pero solo terminó haciéndonos bolas. *** A continuación transcribimos sus declaraciones: “Dirán que qué hace un Secretario de Relaciones Exteriores en esta muestra… bueno, lo que hago es plantearle al pueblo de México y al público en general que la cultura es una de las herramientas más importantes de participación de nuestro país, y que hoy lo que vemos aquí es lo que puede lograrse de la simbiosis de una persona que se integra entre España y México y que con gran fuerza lanza una visión nueva al resto del mundo”. Luego se aventó el infaltable rollo mareador (no válido a la hora de los hechos) de que el gobierno de Vicente Fox siempre ha tenido una preocupación por la cultura y que se buscará seguir fomentando estímulos para la producción de películas. *** Derbez tiene una visión muy romántica incompatible con las políticas del gobierno hacia la industria cinematográfica a lo largo del sexenio. “El cine no tiene la obligación de ser éxito de taquilla, tiene que ser un éxito cultural, un planteamiento distinto, y si nos fuéramos a regir todo el tiempo por el éxito de taquilla, no tendríamos la talla de cineastas como Luis Buñuel, de modo que me da gusto estar aquí presentando esta cinta”, explicó mientras brevemente intentaba explicar la razón de su presencia en Morelia. *** El canciller comentó que están en pláticas con funcionarios de países como India, China, Estados Unidos, Brasil y Francia “para coproducir y distribuir nuestras películas”. *** Pues ojalá eso sea cierto, porque nadie hasta el momento tiene conocimiento de esas negociaciones que en teoría, tendrían que ser llevadas por los organismos correspondientes como CONACULTA e IMCINE. Adelantó también que “estamos viendo qué tipo de incentivos podemos otorgar para la filmación de películas, porque lo importante es eso, que haya más películas concebidas, diseñadas y producidas en México”. Hasta no ver, no creer. *** “Temporada de Patos” y “Conejo en la Luna” han sido las cintas mexicanas en exhibición que han causado furor en el festival al agotar las localidades y recibir la ovación del público al término de la proyección. Ambas películas han contado con la presencia de sus directores y elenco, quienes además de los encuentros con la prensa, se han dado tiempo para hacer sesiones de preguntas y respuestas con el público asistente al festival. *** “Temporada de Patos” se estrena en México el 22 de octubre. Y en su momento publicaremos en este espacio una interesante entrevista con su director. *** El cineasta y cinefotógrafo Carlos Marcovich presentó su documental “Cuatro Labios” cinta que toma como punto de partida los últimos días de la agrupación musical OV7 para dar a conocer aspectos inéditos de los integrantes de este grupo que marcó un antes y un después en la música pop mexicana. *** El documental está en proceso de negociación con las distribuidoras, por lo que pronto podríamos verlo estrenado en los cines. *** No crean que es el clásico detrás de cámaras de los conciertos, para nada. La producción intenta ir más allá al involucrarse en la vida de estos jóvenes cantantes. *** De las secciones oficiales de corto y documental en competencia, poco les podemos decir puesto que si bien han tenido buena recepción entre el público, los reporteros presentes en Morelia hemos tenido mucho trabajo al estar cubriendo conferencias y correteando a los actores y directores asistentes al festival. Además, los cortos y documentales mexicanos, a pesar de ganar premios en festivales mexicanos y extranjeros, tienen el terrible problema de carecer de foros de exhibición, por lo que después de su paso por certámenes cinematográficos, es difícil poderlos ver. *** Tenemos que dar una noticia lamentable. Varias bajas se registraron la madrugada del martes entre los representantes de la prensa nacional quienes fueron agasajados por el comité organizador del Festival de Morelia en el espléndido y muy recomendable restaurante “San Miguelito”. Hasta el cierre de esta edición, se desconoce el paradero de algunos reporteros, críticos de cine y cortometrajistas. Si alguien los ve, favor de informarles que el festival concluye el sábado próximo. *** Nosotros, a pesar de las desveladas y del complot del servidor del gobierno de Michoacán que no nos permitió subir imágenes, seguimos desinformando desde Morelia.*

Correspondencia con esta festivalera columna:

obsesionesmx@yahoo.com.mx

0 comentarios: