domingo, 3 de octubre de 2004

Las motocicletas llegan a Morelia



Morelia, Michoacán.- Gael es un tipo sumamente voluble con los medios.

Lo ha dicho, no sabe manejar la fama. Le molesta el acoso.

Sin embargo, los desplantes con la prensa mexicana no son nuevos.

Hace dos años comentábamos en este espacio que el niño Gael andaba en plan mamila.

Pero nos guste o no, el chavo va en ascenso.

No sería nada raro tenerlo pronto en el Oscar.

En Estados Unidos, Gael comienza a ser toda una celebridad.

No hay revista o periódico que haya dedicado una reportaje o entrevista, mejor aún, varias portadas.

Es un tipo con suerte.

Por lo pronto, le ha funcionado participar en cintas de ruptura, historias polémicas que van más allá del melodrama rosa o el balazo barato.

No es casualidad.

Gael desde hace un buen rato se anda codeando con pseudo intelectuales de izquierda. Gente que conoce en fiestas y le empiezan a meter ondas raras (y muy pasadas de moda) en la cabeza.

De ahí que se ande moviendo en la tenue línea entre el cine comercial y el de propuesta.

Dicen los que saben que seguramente sus padres le dieron un jalón de orejas por su actitud con los medios durante su estancia en la ciudad de México con motivo de la presentación de “Diarios de Motocicleta”.

Su actitud fue totalmente diferente en la conferencia que ofreció en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

Incluso en la charla que sostuvo con este reportero, pudimos observar a un Gael sencillo, alivianado y muy reflexivo.

Para “Diarios de motocicleta”, Gael se empapó de la vida de Ernesto “Che” Guevara. Fue a Cuba, platicó con sus familiares, leyó algunas biografías.

La cinta del realizador brasileño Walter Salles revive el recorrido de más de 10 000 kilómetros, que hicieron Ernesto “Ché” Guevara, (García Bernal), y el bioquímico Alberto Granado, encarnado por Rodrigo de la Serna.

Salieron de Buenos Aires y pasaron por Chile, Perú y Colombia para concluir en Venezuela.


Rodrigo de la Serna y Gael García Bernal en conferencia de prensa Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Bernal confesó que durante mucho tiempo fue indiferente a la vida del “Che” Guevara.

“Nunca me interesó el “Che” como el icono pop que te intentan vender. No tenía un póster y veía su legado como algo que no me interesaba en su momento”, comenta el actor.

“Pero cuando conoces al verdadero hombre y su búsqueda por una identidad latinoamericana te identificas bastante, no importa de qué parte de Latinoamérica seas”, dice García Bernal.

Y finalmente Gael, gracias al “Che” salió de su caparazón a la vida real.

“Abrí los ojos ante la desigualdad social porque en cincuenta años prácticamente nada ha cambiado. De manera inevitable un viaje de esta naturaleza te cambia, te transforma”.

“Por eso era importante hacer esta película, para humanizar al Che, para que dejara de ser la estampa de una playera, para rendirle justicia y para traer de vuelta sus ideales.”

La participación de Gael en “Diarios de Motocicleta” significó un viaje interior y le refrendó una ideología congruente en su persona.

“Este viaje redefinió mi vida y fue un catalista de esta noción, de este sentimiento de que desde uno nace se encuentra en un territorio donde habitan muchos mundos. Mundos distintos en donde no existen puntos para unirnos y para conocernos, donde no existe ese puente que vaya encima de este abismo social”, dijo.

Gael definió la filmación de la cinta como “un experimento antropológico, quizás histórico”.

“Queríamos vivir la experiencia del verdadero viaje de los protagonistas reales. Nos dimos cuenta que hay cosas que no han cambiado para bien”.


Gael, en charla con este reportero. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Para su papel, Gael estudió a fondo a Ernesto Guevara y dice que llegó a comprender la particular visión del mundo que tenía, sobre todo la relacionada con la política y los conflictos sociales.

“Con todo respeto, creo que Ernesto entendió que la única manera de solucionar los problemas era la vía armada.

Pasa el tiempo y uno pensaría que eso debiera cambiar. La justicia tiene que darse, la vía es discutible.

El “Che” y Alberto se separaron justo cuando muere Eva Perón. “Diarios de Motocicleta” terminó de filmaciones en Argentina seis meses después de la crisis económica-social. Fueron dos hechos que estremecieron a los respectivos protagonistas en su momento.”

A Gael le da igual rodar una cinta en Hollywood, Europa o América Latina. Dice no estar casado con el cine comercial, mucho menos con algún estudio o temática en particular.

“La verdad es que no tomo en cuenta de qué país vienen las historias, mi decisión es más intuitiva que inteligente, lo que me queda claro es que somos parte de una colectividad que urge de verse reflejada en la pantalla, además está la línea de la congruencia, que en mí pesa mucho”.

Finalmente, Gael García aseguró que no hace películas “comerciales” porque en América Latina “no existe el cine comercial”, en parte porque agregó la nuestra es otra realidad cinematográfica en cuanto a la producción y los intentos de cine comercial son los que siempre fracasan, a los que económicamente no siempre les va bien.

“En Estados Unidos sí pueden hacer una fórmula casi maquiavélica, de este actor junto a esta actriz igual a millones de dólares, pero en México las películas que trascienden son porque tienen un carácter muy personal, que no obedece a ninguna de estar reglas”.

Gael nos confió que su apretada agenda de trabajo le impide darse ciertos lujos como ir al cine, ponerse a leer un libro o visitar algunos lugares que el interesan conocer en México y otros países.

“La verdad es que se requiere de un esfuerzo mayor para disfrutar de todo esto, como todo lo bueno también tiene su lado malo, sus vaivenes, son emociones muy fuertes, estás en una posición muy vulnerable, las cosas buenas y las malas te pegan muy gacho, se magnifican, pero no me imagino haciendo otra cosa, estoy en un esfuerzo permanente por ser congruente conmigo mismo, tratando de que toda esta vorágine no me distraiga de lo esencial. Veo en la actuación una especie de artesanía que se elabora poco a poco y yo todavía estoy muy verde, así que seguiré haciéndole el amor a la vida.”

OBSESIONES EN CORTO

Efectivamente, tuvimos que hacer nuestros prejuicios de lado para poder platicar con el niño Gael. Nos dejó buena impresión, ojalá no pierda el piso porque lo que está viviendo en esos momentos es apenas la mínima parte de la fama que le espera. Por lo pronto, “Diarios de Motocicleta” tiene cuerda para rato. *** La segunda edición del Festival Internacional de Cine de Morelia abrió este viernes por la noche sus actividades de manera oficial con la proyección de “Diarios de motocicleta”. En la alfombra roja desfilaron entre otros: Bruno Bichir, Diana Bracho, Plutarco Haza, Gonzalo Vega, Rodrigo Murray, Julio Bracho, Sarah Hoch, directora del Festival Expresión en Corto. Desde luego, no podrían faltar los protagonistas de la cinta: Gael García Bernal, Rodrigo de la Serna, además de Alberto Granados y Aleida Guevara, hija de Ernesto Guevara. *** Con todo y sus 96 años a cuestas, Manoel de Oliveira está en Morelia. Los organizadores del festival le prepararon como sorpresa la medalla “Filmoteca UNAM” *** El cineasta portugués está más lúcido que nunca. Hizo interesantes reflexiones a propósito de la confrontación entre occidente y medio oriente, teniendo como punto de partida esa lección de historia en cine llamada “Un filme falado”. *** La cinta mexicana “Conejo en la Luna“ conmocionó a Morelia. Un thriller político entretenido y bien hecho que no tiene temor de mostrar la corrupción entre las esferas políticas y la manera en que manipulan y destruyen la vida de ciudadanos comunes y corrientes. “Conejo en la Luna” es por mucho la cinta del año, seguida muy de cerca por “Temporada de Patos”, “Matando Cabos” y “Puños Rosas”. *** Finalmente sí hizo acto de presencia el realizador norteamericano Gus Van Sant. El realizador ofrecerá una charla con el público asistente a las cintas de su retrospectiva, pero para los medios no tiene contemplado una conferencia, por lo que los jalones y empujones por llevarse una declaración estarán a la orden del día. Van Sant pudo ver “Diarios de motocicleta” la cual le gustó mucho, a pesar de no saber español. Dice que le entendió a la cinta porque recién leyó el libro en inglés. *** Gus Van Sant ha aprovechado su estancia en Morelia para visitar viejos amigos. En las funciones del Cinépolis Morelia Centro se le ha visto frecuentemente acompañado por el escritor colombiano Fernando Vallejo.*

Correspondencia con esta festivalera columna:

obsesionesmx@yahoo.com.mx



0 comentarios: