viernes, 19 de noviembre de 2004

Diego Luna y sus Criminales



Si uno se le topa en la calle, pasa inadvertido, como un chavo cualquiera.

Se le podría ver tranquilamente caminando por la Condesa –lugar que suele frecuentar cuando anda en México- con pantalón de mezclilla, camisa de vestir y lentes oscuros sin ningún problema.

A pesar de compartir junto con Gael las principales portadas de las revistas norteamericanas, no ha perdido ni su chispa, ni su sencillez.

Eso fue algo de lo que pudimos encontrar luego de platicar unos minutos con el divo mexicano, a propósito de su visita a México por la promoción de “Criminales”.

Diego Luna no anda con pose de divo, de hecho le molesta cuando sus colegas se ponen en ese plan.

Aún así se dice ser humano y admite que de vez en cuando la fama lo ha llegado a marear

“Sería muy tonto o muy prepotente decir que no me marea, ¡claro que marea!, pero ahí es cuando necesitas a los amigos, a la familia y también tú estar enfocado, si tú quieres ser famoso tienes que hacer escándalo o casarte con un rockstar, yo la tengo clara, donde más feliz soy es cuando filmo películas como esta que me gustan”.

Diego se pone intenso cuando se le cuestiona si trabaja por fama o por dinero.

“Disfruto mucho actuar y jamás lo he visto como un trabajo o el medio por el cual me haré rico. Dejé de hacer telenovelas precisamente por esa razón, porque ya era una obligación para mí y había ocasiones en las que no quería asistir a grabar.
Es tonto actuar para ganarse un premio, porque no disfrutas lo que haces, es mejor que lleguen por sorpresa”.


Diego Luna en su "criminal" visita a la ciudad de México. Foto: Victor Bustos

- El viajar y tener contacto con lo que pasa en otros países, te da una visión amplia de lo que pasa en materia de cine en México. ¿Realmente crees que estamos en una crisis sin salida?

“Yo siento a México en una eterna crisis profunda, es triste ver que no hacemos películas, y que países que tienen una economía menor que nosotros produzcan más cine, como Argentina, que a pesar de que aun no se recuperan de la terrible crisis económica, filman mas que nosotros, eso es vergonzoso.

La falta de compromiso es el defecto más grande del mexicano, por que hacen falta proyectos a largo plazo y sobre todo desarrollarlos, para poder darle un crecimiento a toda la industria. Si nuestros políticos se acercaran más a la cultura, asistiendo al cine, a obras teatrales, o incluso leyendo, las cosas cambiarían, empezando por la educación en nuestro país”.

- ¿Te sentiste cómodo con tu papel en Criminales? Eso de andar estafando feliz de la vida a la gente no se le da a cualquiera..

“Criminales es una película de la que estoy muy orgulloso y en la que participó mucha gente talentosa.

Me gustó cuando la vi, y eso no me pasa muchas veces. Es una película que se parece más al cine que me gusta, y me dio la esperanza de que puedo seguir buscando ese tipo de proyectos en Estados Unidos y saber que hay un público ahí para este tipo de cine.

Los mexicanos se pueden sentir bien orgullosos, porque no es el cliché del personaje México-americano que vive en California, que da miedo, está todo tatuado y que tiene que ver con armas, drogas y putas.

Es un criminal, pero en lugar de ser violento, se vale más de la rapidez mental y la astucia, de
su capacidad de improvisar.

Su trabajo es muy parecido al que hago yo, de alguna manera, nada más que yo les aviso cuánto les va a costar, porque hacemos lo mismo, contamos historias que no son ciertas y nuestro trabajo está en convencer a la gente de que somos otra persona”.


John C. Reilly, Diego Luna y Maggie Gyllenhaal. Foto: Warner Bros

Diego, con esa ligereza que le caracteriza admite que a él en alguna ocasión ha llegado a sentirse engañado.

“A veces en las entrevistas, donde te quieren sacar toda la sopa de tu vida personal, te sientas y dices “no diré nada” y al final te sacan todo, ni cuenta te das.

O cuando al día siguiente lees algo que no dijiste, porque el poder de los medios no siempre es tratado con responsabilidad, todo, menos que digan que Gael y yo estamos peleados, nadie lo creería”.

- Al ver “Criminales”, es inevitable hacer la comparación con su versión argentina, “Nueve Reinas” ¿Crees que las comparaciones son odiosas?

“No entiendo por qué a la música y al teatro le permitimos algo que no le permitimos al cine. He visto en teatro cinco puestas distintas de Hamlet y en cada una hay cosas muy interesantes y la última que vi fue la que más me gustó, y ya me sabía el final y no digo que sea un refrito. Las historias están ahí, el chiste es saber como las cuentas.

De repente somos muy duros con el cine, y más cuando viene de Estados Unidos.

Tenemos que aprender a diferenciar el cine que vale la pena de Estados Unidos.

Me da esperanza saber que hay gente como Steven Soderbergh, George Clooney o Gregory Jacobs, que todavía tienen curiosidad por ver qué pasa en el mundo y que se dan el tiempo por ver qué historias se están contando en otros paises como Argentina.

Ojalá y que algún día su presidente (George W. Bush) tenga la misma curiosidad.

Yo no compararía “Criminales” con “American Pie”, aún cuando las dos provienen de la misma industria.”

- En la cinta interpretas a un criminal buena onda….

“Es un criminal que en lugar de usar la violencia, usa la agilidad mental, la astucia y la capacidad de improvisar, su trabajo es muy parecido al que hago yo, nada más que yo les aviso cuánto les va a costar, lo divertido del personaje es que está actuando dentro de la película, actuar dentro de la actuación, eso es muy padre”.

Diego Luna se tomará unas largas vacaciones. Quiere pasar tiempo con su familia y en su nuevo departamento, el cual dice que apenas lo ha usado unas 5 veces en el año.

No descarta que el siguiente año pueda filmar algo en México. Mientras tanto sigue abierto a las propuestas de Hollywood.

Criminales
(Criminal, Estados Unidos 2004)
Director: Gregory Jacobs
Guión: Gregory Jacobs, Steven Soderbergh y Sam Lowry, basado en la película “Nueve Reinas”
Fotografía: Chris Menges
Música: Alex Wurman
Con: John C. Reilly, Diego Luna, Maggie Gyllenhaal, Peter Mullan, Jonathan Tucker
Duración: 87 minutos
Distribución en México: Warner Bros

Correspondencia con esta columna de criminales conductas:

codigocine@yahoo.com


0 comentarios: