viernes, 3 de diciembre de 2004

De-Lovely



Filmar a un personaje famoso para mostrar a través del cine su biografía a base de imágenes y sonidos, no es tarea fácil, sobre todo cuando el biografiado aún vive y por necesidad (a veces por censura) hay que mostrarse cuidadoso y complaciente con el artista.

Así ocurrió a fines de los años cuarenta cuando la Warner Brothers realizo la película titulada “Night and Day”, intento de biografía sentimental y empalagosa del exitoso compositor de músical Cole Porter.

Porter aún vivía y su caracterización estuvo encomendada a Cary Grant.

La cinta, aunque suntuosa y espectacular en lo concerniente a sus números musicales, no resultó satisfactoria.

Con “De-lovely”, el director Irwin Winkler retoma la vida del gran compositor, pero esta vez sin tener que lidiar con la férrea censura que dominaba las producciones de la época.



Construida a modo de musical (de qué otra manera podía haber sido), la cinta se desmarca de su predecesora acercándose a la realidad que rodeó al mítico compositor.

“De Lovely” se aproxima a Cole Porter, quien vivió entre 1891 y 1964, para ofrecernos un filme de cuidadas imágenes, recreación muy lograda de otras épocas y otros ambientes (la cinta comienza en París en los años veinte y cubre casi todo el resto de su vida) y actuaciones convincentes, sobre todo en el caso de su protagonista, Kevin Kline, que encarna a un Porter como debió ser en la vida real: pulcro, elegante, amigo de los placeres de la vida y abiertamente homosexual como se nos revela en varios pasajes del filme.

La película se concentra en su vida sentimental y en su matrimonio con una atractiva divorciada, Linda (papel que asume Ashley Judd) y en las dificultades por las que pasó esa relación matrimonial y de las que no estuvo exenta la vida del compositor, que perdió una de sus extremidades y afrontó los años finales de su existencia sin la compañía de su esposa que lo precedió en la muerte.

Tras esta premisa asistimos a un espléndido recorrido de muchas de sus inolvidables canciones que se intercalan en el relato de unas vivencias poco afortunadas y en algún caso, carentes de interés.

Sin duda resulta original el modo en que se propone contarnos su biografía –un envejecido Porter asiste a la representación de su vida acompañado del gran Jonathan Pryce como maestro de ceremonias- sin embargo “De-lovely” se resiente de una estructura narrativa ciertamente plana.

La salvación de esta costosa producción la encontramos en las canciones que prácticamente se solapan unas con otras, dejando en segundo término la historia de amor de Porter y su esposa.



La participación de varios músicos conocidos por el público (Robbie Williams, Alanis Morrisette, Elvis Costello, Natalie Cole, Sheryl Crow y Diana Krall son algunos ejemplos) distraen la atención de la historia y en nada ayuda a que el relato se torne creíble.

Estamos, por tanto, ante un filme que encanta por la presentación en clave intimista de sus números musicales, indispensables en una biografía como ésta.

Se incluyen algunas de sus más famosas composiciones como “Night and Day”, “Beguin the Begin” y “Anything Goes”.

Cabe recordar que Cole Porter fue una figura muy popular en el teatro musical norteamericano al que aportó algunos famosos musicales como “Kiss Me Kate”, basado en La Doma de la Bravía de Shakespeare, y ”Can – Can”.

En el conjunto de tantas contribuciones positivas se resiente, sin embargo, la incursión de una especie de sombra o “alter ego” del compositor que se hace presente en los años finales de su existencia (con los que da inicio la cinta) y que se utiliza como recurso no sólo para introducir las vueltas atrás sino también con el propósito de que sirva como una suerte de conciencia del compositor.

A pesar de los defectos mencionados, “De-lovely” es de esas cintas que pueden agradar incluso a quienes no son adeptos a los musicales y eso ya es mérito, porque por encima de todo es una hermosa historia de amor incondicional y un regalo para la vista gracias al excelente acabado del diseño de producción, vestuario y fotografía.

Nuestra Opinión: @@1/2

De-Lovely, Vida y Amores de Cole Porter
(De-Lovely, Reino Unido-Estados Unidos 2004)
Director: Irwin Winkler
Guión: Jay Cocks
Fotografía: Tony Pierce-Roberts
Música: Cole Porter
Con: Kevin Kline, Ashley Judd, Jonathan Pryce, Kevin McNally, Sandra Nelson
Duración: 125 minutos
Distribución en México: 20th Century Fox
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta musicalizada columna:

codigocine@yahoo.com



0 comentarios: