lunes, 14 de febrero de 2005

Golpes del Destino



Para quienes creían que “Río Místico” sería el magistral punto final a una carrera como director y actor, les tenemos noticias.

Clint Eastwood regresó a enseñarnos lo que es hacer cine con una historia rebosante de belleza y emoción que tiene como contexto el boxeo.

Independientemente de los premios que haya ganado o esté por obtener, “Million Dollar Baby” es una de las películas de mejor factura que hemos visto en mucho tiempo.

Clint Eastwood consigue una historia atractiva, emocionante, conmovedora y para rematar la faena, con un final sorprendente.

Llena de matices y con diferentes densidades narrativas a lo largo de toda ella, la historia es de lo mejor que ha producido Hollywood años.

“Million dollar baby” tiene, como todas las grandes historias, varios planos.


© Videocine

El eje principal es la obstinada lucha contra el destino de Maggie Fitzgerald (Hilary Swank), una joven treintañera que sueña con ser boxeadora para olvidar la miseria de las tierras del sur en las que ha crecido.

Para ello acude al gimnasio que dirige Frankie Dunn (Clint Eastwood), un viejo que ha entrenado y representado a los mejores púgiles y al que ayuda en las tareas de mantenimiento un boxeador retirado por un accidente, Scrap (Morgan Freeman).

Frankie, sin embargo, no está por la labor de enseñar a una mujer y menos a una tan mayor, a pesar de que su mejor boxeador le acaba de abandonar por otro “manager”.

En otro plano está la relación que mantiene Frankie con la fe -acude a misa todos los días, aunque no para de atosigar al párroco con las dudas que le asaltan- y sus vanos intentos de recuperar a su hija, a la que escribe cada semana una carta que inexorablemente siempre le devuelven, y la amistad entre los dos hombres, una amistad que viene de lejos.

De tal forma que estamos ante una película de personajes.

Los tres principales, Maggie, Frankie y Scrap son de una solidez indestructible y sus talantes se han formado en las costuras de la sociedad, en aquella parte velada a la mayoría y donde tienen lugar las pasiones más intensas y las derrotas más dolorosas.


© Videocine

Todos tienen marcado con fuego en sus entrañas la señal del dolor: Scrap perdió un ojo y nunca llegó a ser campeón del mundo, Frankie no consigue recuperar a su hija y Maggie nunca ha tenido el amor de una familia.

Los tres son rocas solitarias en los que las olas de la vida se abrazan continuamente, pero sólo dejan su espuma, nada más. El agua y el amor se escurren por las grietas y vuelven otra vez al mar dejándoles abandonados a su fuerza y soledad. Cuando se cruzan sus vidas, parece que todo puede mejorar: Maggie ha encontrado un entrenador y puede que al padre que perdió cuando era niña, Frankie una boxeadora de éxito y puede que a la hija que también perdió.

Juntos empiezan una carrera que va mucho más allá de lo profesional, en el momento justo cuando parecía habían alcanzado el éxito en sus vidas.

Una de las más estimables habilidades de Eastwood como director es que sabe dejar trabajar a sus actores. Es consciente de que una secuencia es la suma de muchas voluntades y talentos. Tan sólo les indica lo que quiere de cada toma y confía en ellos para obtener lo mejor.

Eastwood retoma el fatalismo de “Mystic River”, aunque aquí se fije más en los destinos de tres individuos que en la familia y/o la comunidad.

Ahora, como entonces, la única protección contra el escepticismo está en la regulación de la brutalidad y en los compromisos de la amistad.


© Videocine

El universo de Eastwood es, como siempre, un lugar violento e implacable, en el que las sombras de la tragedia se apoderan de los espacios íntimos y callados, recordando a sus moradores que, tarde o temprano, van a ser derrotados.

Ese lugar, como casi todos los que Eastwood retrata, está en penumbra.

“Million dollar baby” se construye a base de caras puntualmente iluminadas en la oscuridad de la noche, de almas casi siempre ocultas tras el caparazón de sus destinos privados.

Clint Eastwood además de interpretar al protagonista, es el director, productor y compositor de una brillante banda sonora. Un hombre que a sus 74 años, se encuentra en plena madurez interpretativa y artística.

Es raro que en el cine actual puedan verse miradas tan profundas como la suya en esta película. Quizás sea uno de sus mejores trabajos como actor y posiblemente como director.

“Million Dollar Baby” es una intensa experiencia emocional como muy pocas veces se experimenta en una sala de cine.

Nuestra Opinión: @@@@

Golpes del Destino
(Million Dollar Baby, Estados Unidos 2004)
Director: Clint Eastwood
Guión: Paul Haggis, basado en los relatos cortos “Rope burns” de F. X. Toole
Fotografía: Tom Stern
Música: Clint Eastwood
Con: Clint Eastwood, Hilary Swank, Morgan Freeman, Jay Baruchel, Mike Colter, Lucia Rijker
Duración: 137 minutos
Distribución en México: Videocine
Estreno: 18 febrero
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta intensa columna:

codigocine@yahoo.com




.

0 comentarios: