lunes, 7 de marzo de 2005

Vida Acuática



Sería redundante decir que el cine de Wes Anderson cada vez más se parece al cine de Wes Anderson, pero ciertamente el director ha hecho evidente que sabe capitalizar sobre ciertas características de sus trabajos.

Se trata de un cine humanista, que trabaja principalmente la disfuncionalidad afectiva de los personajes.

Sólo que los personajes puestos en un contexto particular no son tan disfuncionales, y el humanismo se construye desde lo trágico cómico con un humor seco.

En “The life aquatic with Steve Zissou”, Wes Anderson presenta una de las formas de narrativa más innovadoras que se hayan visto en el cine.

La película aborda la última aventura de Steve Zissou, una especie de Capitán Jacques Cousteau, que hará recordar a quienes les tocó aquella época de esos documentales sobre la vida marina que lo mismo pasaban a media mañana que por la noche.


© Buena Vista International

El espíritu de esas aventuras bajo el mar está captado a la perfección, a la par de encontrarse distorsionado por una vida marina creada por computadora, totalmente irreal.

“Vida Acuática” se centra en Steve Zissou (Bill Murray), un oceanógrafo y documentalista cuyas películas sobre el mundo acuático tuvieron cierto éxito en el pasado, pero que ahora han perdido popularidad, sumiendo a Sizzou en una seria depresión (no, no es Bill Murray repitiendo su papel en “Lost in traslation”, aunque su actuación es igualmente exquisita).

Sin embargo, la muerte de un cercano amigo entre las mandíbulas del mítico “Tiburón Jaguar”, le dan nuevos bríos a Sizzou, quien decide montar una última expedición para localizar y destruir al tiburón jaguar, vengando así la muerte de su amigo.

Y así, abordo del barco "Belafonte", emprende la aventura junto con su extraña tripulación, que incluye a Jane (Cate Blanchett), una amargada reportera, y a Ned Plimpton (Owen Wilson), que podría ser el hijo de Zissou.


© Buena Vista International

En el camino, desde luego, los esperan extrañas aventuras, que van desde un ataque de piratas hasta el rescate de un eterno rival... y tal vez un enfrentamiento con el feroz tiburón.

Wes Anderson ha creado, en tan sólo tres películas, un mundo muy específico de fantasías, donde con sus distintos personajes, que pueden ir desde un par de hermanos con deseos de convertirse en ladrones (Bottle Rocket, 1996), un joven estudiante y dramaturgo con deseos de conquistar a su maestra (Rushmore, 1998), o una familia disfuncional llena de genios venidos a menos (The Royal Tenenbaums, 2001)-, ha logrado sumergirnos en un universo original donde nunca se sabe en qué época o contexto nos encontramos a consecuencia de un ambiente y escenarios construidos con cierta artificialidad, lo que le da un aire de cuento infantil y sobre todo, historias aderezadas con un humor basado en la simpleza de la vida, principalmente conflictos entre familia, depresión, amor y fatalidad, sin recurrir al humor escatológico o a bromas burdas sobre sexualidad entre adolescentes, como se acostumbra en las recientes comedias juveniles o de cualquier otro tipo.


© Buena Vista International

“Vida Acuática” resulta ser una producción cinematográfica corregida y aumentada de las ya conocidas excentricidades del director con la que supera fácilmente sus anteriores trabajos, principalmente porque a sus tradicionales escenarios de cuento (por cierto en esta ocasión presenciamos el barco “Belafonte”, abordado por la tripulación Zissou que, por dentro, parece tener distintos escenarios teatrales), Anderson le suma una propuesta visual más rica: un mundo marino fuera del contexto que comúnmente conocemos, repleto de criaturas pintorescas como un cangrejo con colores de caramelo, un caballito de mar que parece haber sido pintado con crayones, un gigantesco tiburón jaguar que puede devorar humanos a la más leve oportunidad, seres que gracias a la genial técnica de animación “StopMotion” a cargo de Henry Selick (el mismo responsable de “El extraño mundo de Jack”), esto sin contar las abundantes persecuciones y tiroteos que, aunque algo extrañas (con pistolas a las que nunca se les acaban las balas y no dejan rastros de sangre) son muy divertidas.

Todo acompañado por una banda sonora prácticamente basada en la música de David Bowie con la puntada de que las canciones son cantadas en portugués.

Para quienes no conozcan la peculiar visión de Wes Anderson, tal vez encuentren difícil de aceptar la propuesta del cineasta: humor negro que cae en lo absurdo y la farsa por medio de un guión original, exuberante, hecho con la intención de ser un tanto mordaz, acompañado de unas destacadas actuaciones.

Eso sí, aquellos que logren digerir tal humor, serán premiados con sumergirse hasta el corazón de una cinta con emociones honestas y personajes entrañables, que presentan una faceta un poco inusual, pero definitivamente familiar de las relaciones humanas.

Una cinta francamente deliciosa.

Nuestra opinión: @@@1/2

Vida Acuática
(The Life Aquatic With Steve Zissou, Estados Unidos 2004)
Director: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson y Noah Baumbach
Música: Mark Mothersbaugh
Fotografía: Robert D. Yeoman
Con: Bill Murray, Owen Wilson, Cate Blanchett, Anjelica Huston, Willem Dafoe, Jeff Goldblum, Michael Gambon
Duración: 118 minutos
Distribución en México: Buenavista International
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta acuática columna:

codigocine@yahoo.com



.

0 comentarios: