viernes, 1 de julio de 2005

La Guerra de los Mundos

Lo mínimo que se espera de una super producción hollywoodense es que sea entretenida.

Podrán gastarse centenas de billetes verdes haciendo una película, pero la experiencia de disfrutarla de principio a fin con la fiel compañía de una bolsa de palomitas y un refresco, no tiene precio.

Y ese ha sido todos los años el gran problema de la temporada de verano de Hollywood.

Prometen mucho, pasan meses creando expectativas alrededor de una película, nos hacen ver los avances hasta en la sopa, para llegado el momento, ser la decepción del año.

“War of the Worlds” es una de esas agradables excepciones.

Vamos, pese a quien le pese, cada que se juntan Steven Spielberg, Janusz Kaminski y John Williams, el resultado supera las expectativas.

“La guerra de los mundos” es entretenimiento en su más pura expresión.


© UIP

Podríamos ocupar las siguientes líneas con una amplia lista de adjetivos, lamentablemente para nuestra desgracia, tenemos que darles un panorama general del filme.

Spielberg no descubre el hilo negro, pero hace una interesante y moderna adaptación, con elementos actuales.

Tom Cruise interpreta a Ray Ferrier, es un venido a menos obrero divorciado de New Jersey que se ve obligado a cuidar a sus hijos —Robbie y Rachel (Dakota Fanning)— por unos días. La cinta apenas se demora en perfilar el conflicto de su protagonista cuando ya estamos de lleno en el meollo del asunto: una extraña tormenta que inutiliza cualquier artefacto. De ahí, el infierno que envuelve al planeta.

Tal como en la novela de Wells, las explicaciones sobran. No hay argumentos que den a entender el ataque alienígena ni la siempre histérica defensa de los militares.

Sólo es la perplejidad y el terror de ciudadanos comunes que deambulan por las calles sin entender qué está pasando.


© UIP

Esta confusión generalizada -que el director recoge en postales apocalípticas con cientos de extras y edificios destruyéndose, con un uso del sonido por momentos aterrador y con un ritmo que jamás decae- es mostrada con una sobriedad narrativa proverbial que no esconde su trasfondo político, la indefensión post 11-S en Estados Unidos. Y con un padre en vez de un héroe, que sólo quiere reconciliarse con sus hijos y no luchar por algo que no entiende.

La novela de H.G Wells ha sido filmada varias veces; notablemente, siempre en tiempos de crisis internacionales. Teniendo los aires de la Segunda Guerra Mundial de por medio, Orson Welles aterrorizó a millones de norteamericanos con su famosa versión radioteatral.

Cuando se estrenó la primera versión cinematográfica, en 1953, los norteamericanos temían un ataque nuclear proveniente de la antigua Unión Soviética.


© UIP

Esta nueva versión también llega en un momento en que los estadounidenses se sienten profundamente vulnerables.

Que esta megaproducción llegue en tiempos de fragilidad emocional y paranoia, puede sin duda analizarse en términos sociológicos e incluso políticos.

A pesar de los impresionantes y avanzados efectos especiales empleados, “La guerra de los mundos” no desecha esa especial atmósfera de película de ciencia-ficción de los años 50. Spielberg no duda en utilizar una banda sonora tétrica y enfática (de John Williams) que recuerda a clásicos del género y diseña al enemigo según los convencionalismos estéticos alienígenas.

Un acierto de Spielberg fue el crear y transmitir una atmósfera de miedo: ese sentimiento de impotencia al estar en una situación fuera del control de una persona, en este caso la invasión sin cuartel, la sensación de impotencia, de no poder hacer nada que hacer contra ellos, de que lo mejor y más sensato es huir, buscar a toda costa sobrevivir.


© UIP

En cuanto a las actuaciones hay que decir que Tom Cruise cumple en su papel, no en vano es el actor especializado en cintas de riesgo. Dakota Fanning (con experiencia previa en materia de extraterrestres en la mini serie “Taken”) genial como siempre y Tim Robbins que todo lo que hace, lo hace bien, tiene un pequeño pero más que curioso papel.

La película es un verdadero espectáculo de efectos de inicio a fin. Es de necios pagar un boleto -sabiendo exactamente lo que se va a ver-, con la intención de encontrarle defectos a la película. Lo menos que se puede hacer es acomodarse en la butaca y disfrutar de este escalofriante show.

Nuestra Opinión: @@@1/2

La guerra de los mundos
(War of the Worlds, Estados Unidos 2005)
Director: Steven Spielberg
Guión: Josh Friedman y David Koepp basado en la novela de H.G. Wells
Fotografía: Janusz Kaminski
Música: John Williams
Con: Tom Cruise, Dakota Fanning, Tim Robbins, Miranda Otto, Justin Chatwin
Duración: 116 minutos
Distribución en México: UIP
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta destructora columna:

codigocine@yahoo.com




.

0 comentarios: