miércoles, 3 de agosto de 2005

Gana corto argentino la edición 2005 de Expresión en Corto

- “Medianeras” el corto elegido para abrir el festival fue el que lo cerró: se llevó el premio principal
- Francia, Alemania y Argentina acaparan los premios principales

- Logra el festival una edición redonda

GUANAJUATO.- Una semana de actividades, cuatro días de competencia, 60 países participantes y 355 producciones exhibidas entre cortometrajes de ficción, animación, documental, video experimental y miles de personas saciadas con una extraordinaria dosis de cine, son las cifras preliminares del octavo Festival Internacional de Cine Expresión en Corto.

La noche del sábado, en el atestado auditorio del Estado, se dieron a conocer a los ganadores de la octava edición de este certamen el cual premió como mejor cortometraje de ficción en formato de cine a la cinta argentina “Medianeras”, dirigida y escrita por Gustavo Taretto.

El corto de 28 minutos de duración se trata por mucho, de uno de los mejores trabajos presentados en competencia.

“Medianeras” aborda la vida de dos jóvenes de Buenos Aires, quienes viven soledades y neurosis parecidas; incluso viven en la misma calle, llena de edificios anárquicos en su construcción e intención. Los único que los separa son las medianeras (ventanas construidas fuera de la norma de los edificios). Dos desconocidos que llevan la misma rutina, visitando los mismos lugares y buscando el amor en sus vidas.

El trabajo de Gustavo Taretto también ganó en las categorías de edición y guión.


Juan Carlos Romero Hicks, gobernador de Guanajuato hizo historia en Expresión en Corto. Es el primer gobernador que se ha dignado en visitar el evento. Ni siquiera Vicente Fox cuando era gobernador y el certamen ya estaba dando de que hablar en el mundo, tuvo el interés de darse su vueltecita. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Los alemanes, también mostraron el porqué son una de las cinematografías fuertes al llevarse los galardones de actuación mejor Actuación Femenina (“Goodbye”) y Masculina (“The Surprise”), así como el Premio de la Prensa (“The Lucky Third”).

El mejor corto de ficción en video fue “Cristiana sepultura”, del mexicano Víctor Audiffred.

El mejor trabajo de animación fue “Le Regulateur”, del francés Philippe Grammaticopoulos, quien también se llevó el galardón a la mejor música.

Otros franceses que acapararon los premios fueron el corto “Obras” que se llevó los reconocimientos en cortometraje Experimental y Fotografía y un documental, “Salvador Allende” que obtuvo una mención especial del Jurado.

El mejor documental fue “Arks”, de Karin Karisson (Suecia), sobre la gente que pesca en el círculo polar Artico.

El mejor corto mexicano fue “Los elefantes nunca olvidan”, de Lorenzo Vigas el cual es producido por el guionista Guillermo Arriaga.

El jurado del festival decidió entregar un 2ª lugar ex aequo para: “Goodbye”, de Steve Hudson de Alemania y “Die uberraschung” (La sorpresa), del también alemán Lancelot Naso.


Rafael Aviña, escritor, crítico de cine y naciente celebridad. Rafa fue una de las personalidades más asediadas durante el festival, lo mismo por cineastas, impertinentes reporteros o jóvenes entusiastas. El querido crítico de cine sufrió mucho, especialmente durante las comidas. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Asimismo una mención especial para el dramático corto “Victoria para chino”, de Cary Fukunaga, que narra la tragedia de unos inmigrantes mexicanos que quedaron atrapados dentro de un trailer.

El ganador del rally Malayerba fue “La hija del sargento”, de Augusto Eduardo Martínez, protagonizado por Verónica Segura y Luis Felipe Peña

Por su parte, Maria Diego Fernández y historia “El muchacho del campo” ganó el Tercer concurso de guión que promueven la Sociedad General de Escritores de México, el Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica de la República Mexicana y la Fundación Expresión en Corto.

La velada estuvo aderezada por los mensajes de Juan Carlos Romero (gobernador del estado de Guanajuato), exaltando el festival como espacio de encuentro y tolerancia y de Sarah Hoch, agradeciendo el apoyo de tantas personas e instituciones para hacer posible esta jornada cinematográfica, la cual por primera vez en ocho años, no concluyó con la tradicional subida al escenario de todo el staff ante la explicación de su directora: “ahora somos más de 180 personas y no es tan fácil como la primera vez que éramos ocho”, dijo Hoch.

Blanca Guerra, presidenta del jurado del festival para hacer un llamado en defensa de la industria cinematográfica mexicana, afirmando que debe ser considerada como un asunto de interés cultural y no sólo como entretenimiento.


Verónica Segura y Luis Felipe Peña en el museo de las Momias filmando una escena de "La hija del sargento". Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Los artistas, aquellos que le dan el toque de glamour al evento también pasaron lista de presentes en la velada final del evento. Sentados en la sección central del auditorio se podían ver a Diana Bracho, Lumi Cavazos, Geraldine Bazán, Alonso Echánove, Luis Felipe Tovar, Rafael Inclán, Luis Fernando Peña y el director estadounidense Irvin Kershner.

Para quienes querían seguir el reventón caído el telón del festival, una fiesta de música electrónica en el Centro de Convenciones (sustituyendo el escenario de los túneles de la ciudad), amenizada por los DJ’s Shock Bukara, Jorge HM, Martín Parra y Fernando Salazar, terminó por exprimir las últimas gotas de adrenalina y energía a los valientes asistentes al evento, quienes se despidieron de esta provocativa edición de Expresión en Corto con los primeros rayos del sol.

OBSESIONES EN CORTO

Los organizadores lo dicen y nosotros lo confirmamos: esta ha sido por mucho, la mejor edición de Expresión en Corto. Un festival maduro, abierto a las ideas, preocupado por la retroalimentación y sobre todo, un festival que busca apoyar con hechos al cine mexicano. Ningún otro festival ofrece tanto por los jóvenes cineastas como este: un Pitching Market, un concurso de guión, becas para estudiar en el extranjero, premios en especie (latas de películas, renta de equipo de post producción, equipo de filmación), un Rally de cortometraje, talleres de cine para niños, pero sobre todo, el acercamiento de las diferentes ramas de la industria con los cineastas. No hay festival perfecto, pero para muchos, hoy por hoy, ¡Expresión en Corto es lo máximo! *** Un pequeño incidente en la cabina de proyección vino a dar al traste con la ceremonia de clausura. Como resultado, la premiación fue un reverendo relajo, no proyectaban a los ganadores luego si, luego con cortinillas luego sin ellas, el volumen del micrófono de los presentadores era muy bajo por lo que nadie entendía ni escuchaba bien. *** En medio de toda esta desorganización provocada por una falla con la que nadie contaba, mucha gente inadaptada comenzó a chiflar y a sacar de quicio tanto a la gente del festival como al resto del público. Se dice que eran algunos de los miembros de algunos equipos del rally Malayerba que no resultaron ganadores apoyados por algunos estudiantes de cine. No nos consta, pero lo cierto es que el relajito venía de la zona donde estaban ubicados. *** Fue molesto que fallara el equipo en un momento clave, pero más aún que esa clase de gente inadaptada hiciera muestra de su poca educación. La falla técnica pudo ser sobrellevada con la experiencia de la gente de Sotomayor y el staff del festival. Pasa hasta en los mejores festivales. *** Ese fue el negrito en el arroz, por lo demás nadie se acuerda que hubo momentos en que el festival tenía hasta 5 eventos simultáneos tanto en exteriores como en interiores los cuales transcurrieron sin contratiempo. Y es de destacar esto porque la cantidad de equipo y personal movilizados para esta edición es inaudito para un festival de cine. *** La novena edición de Expresión en Corto ya tiene fecha: 22 de Julio del 2006. Además, el país invitado será Francia. *** Exhaustos, muertos de cansancio, pero satisfechos con las emociones experimentadas a lo largo del festival, un evento que hemos dicho aquí en años anteriores sirve para conocer gente, para iniciar proyectos, para amanecerse disertando sobre cine, para atascarse 20 horas seguidas todos los días con diferentes programas de cortos, documentales y largometrajes invitados, pero sobre todo, para vivirse con los sentidos. Es un festival para vivirse, no para contarse. Cualquier crónica que se haga sobre el evento siempre quedará corta, porque es más que imposible plasmar el realismo mágico guanajuatense con la pasión desbordada de Expresión en Corto. *

Correspondencia con esta desbordada columna:

codigocine@yahoo.com




.

0 comentarios: