viernes, 12 de agosto de 2005

Hotel Rwanda: La matanza



Colaborador habitual de Jim Sheridan, Terry George ha escrito dos de las películas más populares de este director, “En el nombre del padre” y “The Boxer”, además de dirigir “Some Mother's Son” (con guión de Jim Sheridan y el propio George) completando una valiosa y necesaria trilogía sobre el conflicto de Irlanda del Norte.

El filme se centra en Paul Rusesabagina (Don Cheadle), quien fue el administrador del hotel más lujoso de Ruanda, hasta que comenzaron los disturbios. Llegado el momento de la matanza, haciendo uso de su inteligencia (o instinto de sobrevivencia) y siguiendo de cerca los movimientos de las tropas hostiles, Rusesabagina convirtió su hotel en refugio, para tratar de salvar la vida de cientos de Tutsis inocentes (incluyendo a su esposa) que eran cazados en las calles por las violentas cuadrillas de la tribu Hutu.

Terry George, en su segunda película como director, nos obliga a volver la mirada a ese horror que en su momento el mundo entero dejó pasar.

George no lo hace con cine documental, ni con una gráfica descripción de aquellas matanzas bajo los machetes. Ha preferido escoger la ficción, aunque sea basada en la historia de un personaje real.

Aunque nada podría retratar la dolorosa e infame viviencia de un pueblo que vivió una salvaje y atroz carnicería ante la ignorancia e indiferencia de la naciones poderosas.

Con una cobertura silenciosa de los medios de comunicación, el mundo le había dado la espalda a la mayor la mayor limpieza étnica que ha conocido la humanidad desde el holocausto nazi.

Se calcula que los hutus asesinaban -principalmente con machetes- aunque también con armas de fuego y quemándolos dentro de sus casas, a unos 40,000 tutsis por día.

Al cabo de cien días el número de víctimas fatales se elevó a más de un millón, sin contar los miles de desplazados que debieron huir a países fronterizos donde perecieron por efecto de epidemias y del hambre.



La masacre de los tutsis fue fríamente planificada por el actual presidente Kagame y comenzó con el asesinato del presidente rwandés Habyarimana, cuyo avión fue derribado en pleno vuelo por un misil.

Una vez cometido el crimen se acusó del mismo a los tutsis, se les llamaba “cucarachas” y desde la radio y los cuarteles se incitaba a la mayoría hutu a aplastarlos y eliminarlos como tales.

Apenas comenzó la matanza, la ONU decidió reducir la presencia de los Cascos Azules en Rwanda que era de 2500 efectivos, a solo 270; éstos recibieron la orden de limitarse a la evacuación de los extranjeros.

Todo el mundo se lavó las manos mientras la etnia tutsi era masacrada con preferencia por los niños para “borrarla de la faz de la tierra”.

El juez francés Brugière, encargado de las investigaciones de esos crímenes ha ido desenredando una madeja de complicidades en la cual está envuelto el difunto ex presidente Francois Miterrand.

Pasado el genocidio, personalidades como Bill Clinton (en ese entonces presidente de Estados Unidos) o Kofi Anam se mostraron arrepentidos por no haber hecho nada por impedir ese monstruoso hecho.



Se abrieron investigaciones y se iniciaron juicios, abundaron los golpes de pecho pero nada ocurrió antes de que muriera más de un millón de seres humanos.

Cuando uno se percata de que ese crimen contra la humanidad se perpetró hace apenas once años, y que ni la ONU ni nadie fue capaz de impedirlo y menos de detenerlo; comienza a dudar de la utilidad de los organismos internacionales vigilantes de los derechos humanos y de la sinceridad de muchos países europeos que hoy se rasgan las vestiduras por las muertes que provoca el terrorismo en Irak.

Hablando del filme, ciertamente es inevitable encontrar ciertos paralelismos con la historia de “Schindler’s List”, ya que ambas películas se concentran en personajes que tienen que luchar con conflictos personales dentro de un caos social, para finalmente convertirse enla esperanza de vidas ajenas.

“Hotel Rwanda” nos demuestra estos conflictos sin apelar a la crudeza grafica y al hiper-sentimentalismo.

La cinta en realidad condensa el momento histórico, y nos los trae a través de los ojos de un personaje que va sufriendo en diferentes niveles el conflicto.

Es muy interesante ver cómo una acción que podría ser catalogada de “egoísta” logra trabajar para la salvación de cientos de personas en una crisis de esta magnitud.

Sin embargo, es de agradecer que el filme nunca quiere exaltar la figura de un héroe, al contrario, nos presenta a este hombre con una meta: que su familia sobreviva la adversidad. En el camino a esto, vemos cómo las circunstancias van moldeando el carácter de esta persona.

Por increíble que parezca, “Hotel Rwanda” sufrió la misma indiferencia que los acontecimientos reales que narra, ya que el filme con todo y sus nominaciones al Oscar, ha tenido una difusión limitada en el mundo.



“Hotel Rwanda” es una cinta que le hace justicia a la trayectoria de su protagonista, Don Cheadle, actor afroamericano que tras haber desempeñado papeles de reparto en filmes recientes como “Traffic y la saga de “Ocean´s Eleven” obtiene en esta cinta un gran papel soportando todo el peso del guión sobre sus hombros con una construcción muy sólida de su personaje y retratando su evolución de una forma verosímil.

El nominado al Oscar por su espléndida interpretación, está lujosamente secundado por Nick Nolte, Joaquin Phoenix (en la piel de un coronel de Naciones Unidas y un reportero de guerra respectivamente), o Sophie Okonedo, (también candidata al Oscar como actriz de reparto).

Pese a tener un guión un tanto flojito (cosas de la vida: fue nominada al Oscar en este rubro), el filme de George tiene una gran fuerza visual que salva en parte la debilidad de la línea argumental.

La cinta inevitablemente nos invita a reflexionar acerca de la estúpida e irracional matanza que sigue existiendo entre los hombres aún en “tiempos modernos” y la peculiar forma de ejercer “justicia” por parte de las superpotencias solo cuando hay grandes intereses económicos de por medio.

Nuestra Opinión: @@@1/2

Hotel Rwanda: La Matanza
(Hotel Rwanda, Reino Unido-Italia-Sudáfrica 2004)
Director: Terry George
Guión: Keir Pearson y Terry George
Fotografía: Vincent G. Cox, Robert Fraisse
Música: Rupert Gregson-Williams, Andrea Guerra, Martin Russell
Con: Don Cheadle, Sophie Okonedo, Nick Nolte, Joaquin Phoenix, Cara Seymour, Desmond Dube, Jean Reno
Duración: 121 minutos
Distribución en México: Artecinema
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta indignada columna:

codigocine@yahoo.com


.

0 comentarios: