lunes, 3 de octubre de 2005

Reygadas y su Batalla en el Cielo

- Reygadas habla a esta columna sobre su polémica cinta
- Admite que por un momento pensó autocensurarse
- En pocas palabras, define su película como “la narración del conflicto interno de un hombre”



Carlos Reygadas se encuentra listo para dar batalla en los cines mexicanos.

Luego de levantar polémica en Cannes, Toronto y San Sebastián, “Batalla en el Cielo” llega el 7 de octubre a la cartelera comercial.

La película narra la relación entre el protagonista, Marcos, interpretado por Marcos Hernández, un chofer cincuentón, y la hija de su jefe, Ana (Anapola Mushkadiz), una joven rica y frívola que se prostituye por placer y por la que Marcos siente una extraña atracción.

Por dinero, Marcos y su mujer secuestran a un bebé, pero éste muere de forma accidental. Un fuerte pero inconsciente sentimiento de culpa le hace confesar el crimen a Ana.

La vida sigue su marcha para todos, pero el protagonista continúa sumido en una total confusión.

Carlos Reygadas ha sostenido un par de encuentros con la prensa mexicana para hablar de su cinta. En uno de ellos, este reportero tuvo la fortuna de toparse al realizador, quien se encontraba tomando un café en el bar del hotel sede para las entrevistas con los medios.

El encuentro no fue tan casual que digamos, pues llevábamos cazando al director de “Japón” para platicar a solas.

Reygadas de buen humor, aceptó charlar unos minutillos con esta columna.


Carlos Reygadas, cuando presentó hace unos meses su cinta en el Festival de Cannes. Foto: Notimex

La primera inquietud que tuvimos al ver la cinta, fue relacionada con las intenciones del director.

- ¿Cuál tema en específico quisiste abordar en “Batalla en el Cielo”?

“La película habla de muchas cosas, pero creo que en esencia habla del conflicto interno de un hombre que, al vivir en un mundo injusto, tiene pocas herramientas para poder resolver un conflicto tremendo, y entonces le va peor”.

Le comentamos sobre lo complicado que ha sido para la prensa mexicana el digerir el filme. En las proyecciones para los medios, la gente tarda en reaccionar para dar decidir si le gustó o no.

- Si eso pasó con la prensa, suponemos que el público al sentarse en la butaca lo primero que recibirá será una cubetada de agua fría.

“Creo que muchas veces cuando tienes una narrativa muy potente y muy evidente, y lo mismo en cuanto a actuación, te identificas rápido con la película, pero no necesariamente queda en ti. Es decir, te resulta más fácil a priori, pero probablemente ya nunca más te acuerdes de ella.

Pero en otras películas, donde no necesariamente hay esta actuación o una narrativa en caliente, hay una especie de vocación para existir fuera de la pantalla, y son películas donde probablemente lo que está en la pantalla te puede hasta llegar a aburrir o a molestar, pero luego se funde el proyector y te quedas con la película dentro. O incluso una semana después empiezas a pensar en la película, y te termina gustando.

Entonces, esa falta de calentura, o de calidez directa, puede hacer que pierdas algunos espectadores, puede hacer que sea más difícil el visionado, pero finalmente pueda tener una vocación de permanencia más potente que el cine caliente”.


© Artecinema

No dejamos pasar la oportunidad de que nos diera sus razones sobre la polémica mundial que ha desatado por su contenido sexual, que si bien no es ni por mucho el eje central de la trama, es con lo que abre y cierra el filme.

- Respecto a las escenas sexuales, el atreverse a caminar la línea que separa el arte de lo grotesco, ¿fue una provocación pensada de antemano?

“Nada de eso. Creo que es como una obertura en una ópera, que antes de que se abran las cortinas recoge la esencia condensada de la obra.

A un nivel más abierto, es algo misterioso. Al final no es sólo la historia de Marcos, sino que es algo más amplio.

Al principio aparece un hombre solo, como en un retrato, después el plano se va ampliando y vemos también a la mujer, como si ese hombre y esa mujer representaran a toda la humanidad. Hay una búsqueda de placer y de comunicación, pero hay también una frustración”.


© Artecinema

- Pero eso puede ser un riesgo. Habrá gente que le de más importancia al sexo que a la obra en conjunto.

“Para mí es un precio a pagar. Es más importante el sexo que lo que digan al respecto.

Hubo un momento en el que sí me dije que quizá tendría que quitar el prólogo y el epílogo, pero sólo por un momento lo pensé, porque autocensurarse no está bien.

Tengo que ser fiel a lo que yo pienso y para mí en la película eso es esencial, no es un añadido para calentar a las personas.

Hay gente que dice que eso es pornografía, pero la causa es lo que la distingue.

La pornografía es para excitar sexualmente a quien la ve, y lo mismo ocurre en miles de películas que tienen sexo y supuestamente no son pornográficas. Sale una chica a contraluz y se le ve el pezón y se le escurre un hielo. Eso es pornografía sin ver los genitales. En cambio en esta película tú ves todo, pero no te excita sexualmente, porque no se trata de eso”.


© Artecinema

La charla tuvo que concluir abruptamente. Nos quedamos con ganas de más, pero había más gente en espera ya programada con anterioridad, resultado del interés que ha despertado el nuevo filme del ex diplomático.

“Batalla en el Cielo” es algo muy diferente a lo que los cinéfilos están acostumbrados a ver en pantalla. Verdadero cine trasgresor, sin máscaras. Es una radiografía que desnuda el alma de los personajes.

El cine de Reygadas es un cine para sentir, no para entender.

“Batalla en el cielo” está hecha para romper esquemas mentales. Al verla, provoca más preguntas que respuestas.

Guardando las distancias, me parece que el descubrimiento de Anapola Muzhkadiz por parte de Reygadas es lo mismo que hiciera Gonzalo Justiniano con Manuela Martelli en “B-Happy”. De ser una simple estudiante de preparatoria, pasó a convertirse en la sensacion del cine chileno.

La diferencia es que Manuela ya ha tenido participacion en otras cintas.

Ojala pase lo mismo con Anapola

Nuestra Opinión: @@@1/2

Batalla en el Cielo
(México-Bélgica-Francia-Alemania, 2005)
Dirección y guión: Carlos Reygadas
Fotografía: Diego Martínez Vignatti
Con: Marcos Hernández, Amapola Mushkadiz, Bertha Ruiz, David Bornstien, Rosalinda Ramírez
Duración: 98 minutos
Distribución en México: Artecinema
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia, messenger y recados con esta celestial columna:

codigocine@yahoo.com


.

0 comentarios: