viernes, 24 de febrero de 2006

Son exhibidores exitosos y responsables

- Recibe Cinépolis por tercer año consecutivo el galardón como Empresa Socialmente Responsable
- Seguirá siendo el principal exhibidor en Latinoamérica, espera construir al menos 336 pantallas en los siguientes 2 años
- Tommy Lee Jones dice que los políticos norteamericanos son paranoicos e histéricos
- Considera como “una gran tontería” el que Estados Unidos construya un muro fronterizo
- “Los tres entierros de Melquíades Estrada”, cinta ganadora en Cannes pero menospreciada por el Oscar, se estrena este viernes en México


Si el año pasado estuvo lleno de triunfos y logros, el 2006 pinta muy bien para la empresa dirigida por Alejandro Ramírez.

Organización Ramírez anda saboreando las miles de la gloria, están volando alto desde hace rato y lo mejor de todo, es que no piensan dejar de hacerlo.

De entrada, Cinépolis acaba de recibir por tercera ocasión consecutiva la distinción de Empresa Socialmente Responsable por el Centro Mexicano para la Filantropía, A. C. (CEMEFI) y la Alianza para la Responsabilidad Social Empresarial (ALIARSE).


Ninguna cadena exhibidora en América Latina ha experimentado un crecimiento tan alto y progresivo como Cinépolis. Foto: Archivo

El premio, fue otorgado porque a decir de los empresarios que conforman estas dos asociaciones, Cinépolis genera un buen ambiente de trabajo y desarrollo para todo su personal; además, realiza diferentes acciones para la mejora de su entorno.

Es decir, Cinépolis es una empresa que vive y proyecta armonía, un ejemplo de congruencia, solidaridad y sentido humano más allá del simple negocio.

Y es que esto no es un premio gratuito.

Cinépolis puede presumir de ser la única exhibidora de cine en México que implementa estrategias para conservar el ambiente, goza de transparencia y promueve programas en beneficio y solidaridad con la gente, entre otras actividades.


Cinépolis fue la primera cadena multiplex en México que incorporó novedades en las dulcerías de cada uno de sus complejos: dulcípolis, cine café, baguis y en sus salas VIP bar y barra de sushi. Foto: Archivo

Sólo por recordar algunas de sus campañas: el programa “Vamos Todos a Cinépolis”, “Del amor nace la vista” o la ayuda a damnificados por fenómenos naturales, como las víctimas del tsunami en Asia o los afectados por el huracán Stan.

“Vamos todos a Cinépolis” ha logrado que miles de pequeños, indígenas, provenientes de orfanatos y de familias de escasos recursos, puedan vivir la experiencia del séptimo arte.

Mientras que con “Del amor nace la vista”, su más reciente campaña, buscan financiar a más de 3000 personas que sufren de ceguera causada por cataratas.
Pero claro, Cinépolis no se olvida de su razón de ser.

En el corto plazo, tiene proyectado construir 336 pantallas distribuidas en 29 nuevos complejos que se suman a las más de 1500 salas con las que cuenta en México y Latinoamérica.

Además de lo anterior, Cinépolis participa activamente en diferentes actividades cinematográficas, es decir, dejó de ser un mero exhibidor para convertirse en patrocinador y organizador de festivales (Morelia Film Fest, Tour de Cine Francés, Festival de Cine Franco Mexicano) e incluso productor de cine (“El cometa”, “Cero y van cuatro”).

Cinépolis un ejemplo a seguir para las demás empresas mexicanas, le pese a quien le pese.

INTERMEDIO

En menos de cuatro meses, Tommy Lee Jones visita por segunda ocasión nuestro país.

Primero estuvo en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Morelia y ahora lo hace de nuevo para asistir a la alfombra roja de “Los tres entierros de Melquíades Estrada”, cinta que se estrena este viernes.

En sus dos visitas, el tono de sus respuestas ha sido el mismo, tal vez ahora se noto un poquito más reservado.


Lee Jones es muy seco, hombre de pocas palabras, pero de trato amable con la prensa y el público. Eso si, siempre anda bien vestidito. Foto: Victor Omar Uribe / el observante

Lee Jones está consciente de que su película no estuvo en los Oscares en gran parte por ser demasiado incómoda y por ir demasiado lejos de lo que el público norteamericano está acostumbrado.

“En los Estados Unidos claro que existe un egocentrismo y nuestra película sí es un enemigo de este tipo de prejuicios”, respondió tajante a la pregunta de si los estadounidenses se sentían molestos al ver en pantalla grande a un compatriota, pidiéndole perdón de rodillas a un mexicano en su propia tierra.

Paradójicamente, el actor agregó que la gente que vio su filme en Estados Unidos ha tenido una reacción positiva sobre todo al final de la película. “La reacción a la escena final ha sido positiva, hace que las personas se sientan muy bien al ver a un personaje que despierta de su error”.

Jones aseguró no sentirse decepcionado porque su película no hubiera sido nominada al Oscar.

“No me siento frustrado. La distribuidora dejó la película dos semanas más en cartelera para que pudiera transcurrir el tiempo de calificación. Pero los que votan generalmente no van a una sala comercial a ver las películas, sino que reciben DVD de aquéllas películas que se busca poner a consideración”.


Guillermo Arriaga, la mente creadora de la película con su inseparable chamarra. Arriaga reveló que con esta cinta, inicia una nueva trilogía. La anterior, conformada por “Amores Perros” y “21 gramos” será cerrada con el estreno este mismo año de “Babel”. Foto: Victor Omar Uribe / el observante

Lee Jones comentó que si bien su cinta se desenvuelve en una frontera física (la de México con Estados Unidos), busca ir más allá.

“Hay muchas pequeñas fronteras en esta película, entre México y Estados Unidos, entre el corazón y la mente, entre el espíritu y el materialismo. No sólo es sobre una frontera física, hablamos también de las fronteras imaginadas... que hacen mucho daño”.

La pregunta obligada del día no se hizo esperar.

Tommy Lee Jones expresó su opinión acerca del famoso muro fronterizo.

“El muro es una situación lamentable, es una cuestión que refleja la falta de entendimiento y paranoia que busca beneficiar a los medios o a ciertas personas con publicidad para lograr hacer carrera política más segura".

No deberíamos preocuparnos por eso, ya que es una idea poco práctica y por eso no se logrará, y en caso de que se hiciera siempre hay posibilidad de hacer un hoyo, o volar una parte”.


Tommy Lee Jones y Guillermo Arriaga posando con dos de los actores mexicanos que intervienen en la cinta: Ignacio Guadalupe y Vanessa Bauche. Foto: Victor Omar Uribe / el observante

El actor de “Hombres de Negro” comentó las pretensiones que tuvo al momento de filmar la cinta.

“Yo vivo en Texas, que tiene una sociedad bicultural, nuestra intención era llevar un estudio del contraste social en el valle del Río Bravo y considerar como son las cosas de los dos lados del río, en una forma filosófica.

Mi motivación, por supuesto, era la de hacer una película que tuviera la hipótesis operacional que los seres humanos tienen más cosas en común entre ellos que diferencias, crear una historia para mirar el mundo desde un contexto de lo que realmente significa para mi el hogar”.

Algo que no habían revelado ni Guillermo Arriaga ni Tommy Lee Jones en sus encuentros previos con la prensa, fue el gran logro técnico que significó filmar la cinta, ya que tuvieron que vencer grandes dificultades.

En 10 años no había llovido en Texas y resultó que ese año, llovió torrencialmente y tuvieron que filmar baja condiciones muy duras con el lodo y hacer viajes de hasta nueve horas para poder llegar a las locaciones.

“Los tres entierros de Melquíades Estrada” considerada por muchos (incluyendo a quien redacta estas líneas) como la cinta del año, llega a México a cartelera comercial con muy pocas copias.

Es una película que cualquier amante del cine y de las buenas historias debe de ver.

Correspondencia con esta irresponsable columna:

codigocine@yahoo.com




.

0 comentarios: