domingo, 5 de marzo de 2006

Oscar: entre la gloria y el inferno

- Temas controversiales caracterizan la edición 2006 de los premios de Hollywood
- Mano a mano entre “vaqueros cariñosos” y espinosos temas políticos
- Varios latinos buscando la estatuilla, entre ellos dos mexicanos: Rodrigo Prieto y Emmanuel Lubezki
- Pronósticos y ganadores

Son cerca de cinco mil miembros votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, los responsables de elegir a los ganadores de los Oscares.

En su mayoría son personas pudientes que residen en Beverly Hills. Muchos de ellos poco tienen que ver con el cine pues actualmente o están retirados o bien se dedican a otra cosa.

Se ha vuelto una batalla anual criticarlos por ser demasiado conservadores o demasiado enamorados del espectáculo por sí mismo para reconocer los ángulos más soterrados y subversivos del oficio cinematográfico.

La cosecha de candidatas al Oscar de este año es muy rica para percibir el flujo de corrientes políticas y sociales en el Estados Unidos actual.

Una vez más la nación se siente en una encrucijada. El gobierno de Bush está en su nivel más bajo de popularidad, y el país aún se debate por encontrar un camino para decidir cuál será su próximo anhelo.

El mundo parece mucho más aterrador que hace cinco años, en tanto la nación como tal parece estupefacta ante la enorme polarización a la que ha llegado tanto en lo social como en lo político.

Algunos críticos, observando el éxito de filmes como “Brokeback Mountain”, “Capote” y “Transamerica”, han declarado que éste es el año de la homosexualidad en Hollywood.

Otros han conjuntado “Syriana” y “Good night, and good luck” para sugerir que más bien presenciamos un florecimiento de cintas duras sobre temas abiertamente políticos.

Ninguna de estas observaciones parece correcta, más bien, creo que estas cintas son síntomas de un malestar estadounidense mucho más amplio.

Una película como “Brokeback mountain” no abre nuevos caminos en términos de mostrar la homosexualidad en una película postulada al Oscar.

Ese trabajo fue realizado 13 años antes por “Philadelphia”, cinta protagonizada por Tom Hanks. Lo que la hace aparecer nueva es el contexto: sus protagonistas no son abogados de la gran ciudad, sino rancheros del oeste rural, personas que fueron criadas para creer que la mera noción de la homosexualidad es abominable. Y eso, a su vez, ha hecho que la cinta parezca un filón de esperanza para el discurso racional en un país tan escaso de él.

¿Quién podría decir, como hacen los republicanos, que la homosexualidad es una aberración, cuando los personajes de “Brokeback Mountain” son tan patentemente humanos?

La película abre al menos la posibilidad de una conversación civilizada sobre el tema.

De manera similar, la idea sobre las cintas abiertamente políticas es quizá un poco demasiado simplista: filmes políticos van y vienen; piénsese, por ejemplo, en “Fahrenheit 9/11”, de Michael Moore.

Lo impactante de las postuladas al Oscar este año es la forma en que simbolizan una súbita falta de confianza en la política, y en el discurso político y público.

“Good night, and good luck” alienta a los espectadores a cuestionar lo que han aprendido del mundo en medios de comunicación corruptos y complacientes; está ubicada en la era del macartismo, pero es también un comentario evidente sobre el estado de la valentía periodística en el mundo de hoy.

“Munich”, de Steven Spielberg, se refiere ostensiblemente a la crisis de conciencia que sacude a una célula del Mossad, pero también aborda, de manera más alegórica, la corrosión de la postura moral de Estados Unidos en su escalada de represalias por el 11/S.

Este tema de la incertidumbre y el cuestionamiento se trasluce también en otra candidata, “Crash”, que lleva el bisturí a la desenfadada apariencia de la moderna Los Angeles y la encuentra gravemente infectada de hostilidad y racismo.

En suma, el Estados Unidos que surge de estos filmes dista mucho de ser un lugar feliz. Es una nación que pierde la fe no sólo en su lugar en el mundo, sino también en su capacidad de comprender la naturaleza de su propia decadencia, de su inclinación a la intolerancia, la fanfarronería y la violencia, y la traición a sus elevados principios.

La entrega de los premios Oscar de este año podría tener uno de los niveles más bajos de audiencia televisiva en su historia.

Esos niveles son siempre altos cuando compite un “monstruo” como “Titanic”, la cinta con los mayores ingresos históricos.

Pero la lista de este año no contiene "monstruos" y las cintas participantes tratan sobre todo temas oscuros y complejos.

El año pasado, la victoria de “Million Dollar Baby” fue vista por unos 42 millones de espectadores, casi 1.4 millones menos que un año antes, cuando “The Lord of the Rings: The Return of the King” arrasó con los premios.

En cambio, el triunfo de “Titanic” fue observado por 55 millones en 1998.

Aún así, parece que siempre existen razones para que la gente vea la ceremonia de los premios Oscar. Después de todo, es la segunda atracción más importante de la televisión estadounidense, detrás del Super Bowl.

También prevalece en la gente el placer perversamente delicioso de observar a los astros del cine al filo de los asientos en espera de los resultados y disfrutar sus reacciones, ganen o pierdan.

Pero los cinéfilos latinoamericanos además de tener la oportunidad de ver a la crema y nata de Hollywood reunida, tenemos el incentivo adicional de que algunos latinos están compitiendo por una estatuilla dorada.

Rodrigo Prieto y Emmanuel Lubezki, ambos aspirantes en la categoría de Mejor Fotografía por “Brokeback Mountain” y “The New World”, respectivamente.

Además están el español Alberto Iglesias y el argentino Gustavo Santaolalla, compositores de la banda sonora de “The Constant Gardener”, el primero y “Brokeback Mountain”, el segundo.

Y el argentino Pablo Helman, que defiende la segunda candidatura compartida de su carrera por su trabajo en el equipo encargado de los efectos especiales de “War of the Worlds”.

Helman ya disfrutó del mismo honor con “Star Wars Episode II: Attack of the Clones” y para Lubezki es su tercera candidatura como director de fotografía, luego de ser nominado con “Sleepy Hollow” y “A Little Princess”.

Los otros tres son novatos en estas lides y ninguno de los cinco se ha de llevado la estatuilla a casa.

Nuestro pronóstico estará marcado en color verde y los ganadores en color azul (disponible a partir de las 00:00 hrs del 6 de marzo), en el remoto caso de que le atináramos, solo dejaremos el color del ganador (azul).

Usted también puede estar pendiente de todos los detalles antes, durante y después de la ceremonia a través de E! (a partir de las 11:00 hrs la cuenta regresiva; 16:30 hrs y hasta las 19:00hrs en que concluye la alfombra roja, posteriormente a las 23:00 hrs entrevistas en vivo con los ganadores) y de TNT (pre show, 17:30 hrs; 19:00hrs transmisión en vivo de la entrega).

A continuación, los nominados/ganadores de las principales categorías.

Mejor Actor

Philip Seymour Hoffman - Capote
Terrence Howard - Hustle & Flow
Heath Ledger - Brokeback Mountain
Joaquin Phoenix - Walk the Line
David Strathairn - Good Night, and Good Luck

Mejor Actor de Reparto

George Clooney - Syriana
Matt Dillon - Crash
Paul Giamatti - Cinderella Man
Jake Gyllenhaal - Brokeback Mountain
William Hurt - A History of Violence

Mejor Actriz

Judi Dench - Mrs. Henderson Presents
Felicity Huffman - Transamerica
Keira Knightley - Pride & Prejudice
Charlize Theron - North Country
Reese Witherspoon - Walk the Line

Mejor Actriz de Reparto

Amy Adams - Junebug
Catherine Keener - Capote
Frances McDormand - North Country
Rachel Weisz - The Constant Gardener
Michelle Williams - Brokeback Mountain

Mejor Fotografía

Wally Pfister - Batman Begins
Rodrigo Prieto - Brokeback Mountain
Robert Elswit - Good Night, and Good Luck
Dion Beebe - Memoirs of a Geisha
Emmanuel Lubezki - The New World

Mejor Banda Sonora

Gustavo Santaolalla - Brokeback Mountain
Alberto Iglesias - The Constant Gardener
John Williams - Memoirs of a Geisha
John Williams - Munich
Dario Marianelli - Pride & Prejudice

Mejor Dirección

Ang Lee - Brokeback Mountain
Bennett Miller - Capote
Paul Haggis - Crash
George Clooney - Good Night, and Good Luck
Steven Spielberg – Munich

Mejor Película del Año

Brokeback Mountain
Capote
Crash
Good Night, and Good Luck
Munich

Mejor película animada

Howl's Moving Castle
Tim Burton's Corpse Bride
Wallace & Gromit: the Curse of the Were-Rabbit

Mejor Documental

Darwin's Nightmare
Enron: The Smartest Guys in the Room
March of the Penguins
Murderball
Street Fight

Mejor película extranjera

Don't Tell
Joyeux Noël
Paradise Now
Sophie Scholl - The Final Days
Tsotsi

No estamos de acuerdo con todas las predicciones, pero es lo que creemos que la Academia podría premiar.

Y como ya es costumbre, los premios darán mucho de que hablar para bien o para mal.

Así es el Oscar, la premiación mas glamorosa e injusta de la industria cinematográfica

Correspondencia con esta vidente columna:

codigocine@yahoo.com




.

0 comentarios: