miércoles, 31 de mayo de 2006

Noche de paz



El punto de partida de la cinta nos sitúa, en principio, lejos de cualquier atisbo de humanidad dado que la cámara será la encargada de intentar captar el horror de las trincheras durante la Primera Guerra Mundial.

No obstante, la película del director francés Christian Carion no pertenece al género bélico puro y duro.

“Noche de paz” narra un episodio supuestamente ocurrido en las trincheras de la Gran Guerra durante la navidad de 1914.

Por lo visto, hay documentos que prueban que pelotones escoceses, franceses y alemanes, suspendieron por un día las hostilidades a fin de confraternizar entre ellos.

Según el director de esta increíble hazaña, los encuentros fraternales en las trincheras se sucedían de forma continuada.

A la vista están en la cinta los intercambios de cartas de uno a otro bando, el partido de fútbol y la entrañable nochebuena vivida por los soldados, donde la diferencia en el idioma no representa ningún impedimento para la paz (aunque el doblaje no nos permite apreciar las trabas idiomáticas).Llevada a la pantalla a modo de testimonio coral, “Noche de paz” personaliza la peripecia en las figuras de dos cantantes de ópera (Diana Kruger, vista en “Troya”), un oficial alemán (Daniel Brühl, “Goodbye Lennin!”), y un cura (Gary Lewis, Billy Elliot) y soldado escoceses, aunque se den a entender pocos detalles de su vida antes del estallido de la Gran Guerra.
La película está destinada a convertirse en un estandarte para la fabricación en serie de futuros manifestantes contra la guerra.

Uno ve esta coproducción europea y no puede más que preguntarse si algún artista u organización humanitaria se encuentra detrás de las cámaras.

Es en la concepción épica y el planteamiento global del film como drama bélico donde la capacidad narrativa y visual del autor parecen no estar a la altura.

Alguien con más experiencia en estos difíciles terrenos, o con un mayor sentido del espectáculo, podría haber rodado las secuencias de guerra con mayor realismo e intensidad.

El resultado conmueve pero no apasiona, los personajes quedan un tanto desdibujados en aras de un acabado que contente a un público mayoritario.

Por ello, nos brinda la oportunidad de vivir un auténtico cuento navideño realizado de manera académica.
No dudamos que la anécdota que cuenta la cinta no sea real.

Lo que cuesta digerir es que haya sucedido de la forma en que el director lo plasma en pantalla.

Cuesta creer, por ejemplo, que un tenor alemán salga de su trinchera en plan “Cantando por un sueño” con un árbol de navidad en la mano derecha para cantarle villancicos al enemigo, o que los alemanes ofrecieran refugio a los franceses en sus propias trincheras para evitar que los acribillaran las fuerzas de artillería, y sobre todo, me parece un insulto creer que una chica tan despampanante como Diane Krüger pudiera pasearse por unas trincheras repletas de soldados borrachos con cinco meses de abstinencia sexual a sus espaldas sin que nadie tratara ni de ponerle un dedo encima.

Vamos, que si así de bonita es la guerra, yo quiero ir a una.

A Carion le pierde la cursilería, las buenas intenciones mal entendidas, la ingenuidad, la moralina facilona y el exceso de metraje.

Una película como la suya tendría sentido y mucho, si optara por contraponer esa visión idílica de las navidades en las trincheras con la crudeza de la violencia en la que, (esto también está documentado), se vieron inmersos los soldados protagonistas.

Por desgracia, el director nunca se atreve a salir de su microcosmos de corcho de sidra y todo se queda en una historia simpática, inocente y humana que de tan idealista, increíble e ilusa termina dando cosa.

El filme, fue nominado al Oscar como mejor cinta extranjera, representando a Francia. La verdad, que bueno que no ganó.

Nuestra Opinión: @@

Noche de Paz
(Joyeux Noel, Francia-Alemania-Reino-Unido-Bélgica-Rumania 2005)
Dirección y guión: Christian Carion
Música: Philippe Rombi
Fotografía: Walther Vanden Ende
Con: Diane Krüger, Benno Fürmann, Guillaume Canet, Gary Lewis, Danny Boon, Daniel Brühl, Alex Ferns, Steven Robertson, Lucas Belvaux
Duración: 116 minutos
Distribución en México: Columbia Pictures
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta sanguinaria columna:

codigocine@yahoo.com




.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Que pudieron faltar mayores elementos filmicos y acotrales no hay duda, sin embargo el seceso que mitific esta produccion es precisamente el villancico del que te burlas, puesto que hay pruebas historicas que sugieren asi sucedio, fue durante la preparacion de los arreglos navideños de la trinchera alemana que un soldado comenzo a cantar villancicos a los britanicos, quienes le respondieron con villancicos en ingles, hasta acercarse a tierra de nadie y pactaron la tregua, que en varias otras trincheras duro hasta mes de febrero siguiente.