viernes, 9 de junio de 2006

Acapulco conmovido por la atrocidad nazi

- “Campos de esperanza” obtiene el “Jaguar de plata”, máximo galardón del festival
- El humor negro impregnó la sección oficial del FICA
- Una mirada a los largometrajes en competencia




ACAPULCO.- Era la segunda edición del festival pero la primera vez que había una sección oficial en competencia.

Podemos decir que la sección oficial en términos generales dejó un buen sabor de boca, especialmente porque cumplió su objetivo principal: mostrar óperas primas y segundos trabajos de directores de todo el mundo.

El común denominador de las cintas es que sus directores buscaron salirse de lo convencional, fueron atrevidos y lograron impactar al espectador, el cual nunca quedó indiferente ante lo mostrado en la pantalla.

Eran ocho películas en la sección oficial, por cuestiones ajenas al evento, al final solo quedaron seis en busca de la gloria.
Fue un festival de contrastes, empezando por el clima, que de un calor que rebasó los 35 grados centígrados, pasamos a la tormenta del año.

A pesar de todo, corazones, estómagos y mentes contentas, es el saldo de esta segunda edición del FICA, un festival ubicado en uno de los destinos de playa más importantes del país que busca jalar los reflectores de la industria cinematográfica.

Fiestas llenas de gente, la crema y nata del puerto, de cineastas y productores en busca de nuevos proyectos, de periodistas extraviados buscando la forma de no sucumbir ante el clima y el agotamiento, pero también de auditorios y salas de cine vacíos, ansiosos de tener espectadores.

Siempre es bueno hacer un poco de crítica constructiva.

El puerto de Acapulco pasó varios años sin tener un evento cinematográfico de talla internacional y no ha sido tan sencillo atraer nuevamente a los cinéfilos locales.

Se necesita que los medios de comunicación regionales se comprometan un poquito más en la difusión del evento, pues la desinformación entre los habitantes era mucha y más porque los medios impresos, la radio y la televisión del estado comenzaron a hacer eco del festival justo cuando este ya estaba finalizando actividades.

También se requiere hacer ajustes de emergencia al Rally Malayerba, que en esta ocasión los resultados no estuvieron a la altura de las expectativas. Hay que reconocerlo. Los seis cortos no fueron malos, fueron infames.

Sería interesante que el festival dejara de depender de las distribuidoras, aunque para ello haga falta el contratar a una persona que se encargue de hacer subtitulaje electrónico.

Falta mucho camino por recorrer, pero Victor Sotomayor, director del certamen tiene la pasión y el apoyo de muchos cinéfilos que buscan consolidar un festival que México ha venido esperando desde hace años.

A continuación, las reseñas de los largometrajes que integraron la sección oficial y la lista de premios otorgados por el jurado y la prensa.

Sección Oficial Nuevos Realizadores

- Kinky boots
(Estados Unidos-Reino Unido, 2005)
Dirección: Julian Jarrold
Guión: Geoff Deane y Tim Firth
Música: Adrian Johnson
Fotografía: Eigil Bryld
Con: Joel Edgerton, Chiwetel Ejiofor, Sarah Jane Potts, Ewan Hooper, Nick Frost, Linda Bassett, Kellie Bright, Mona Hammond, Stephen Marcus
Duración: 107 minutos



Tras la repentina muerte de su padre, Charlie Price (Joel Edgerton) tiene que hacerse cargo del negocio familiar: una fábrica de zapatos de toda la vida en Northampton, “Price and sons”.

Charlie descubre enseguida que el negocio no marcha bien, y que sin nuevos pedidos irán a la bancarrota.

Con unos empleados escépticos respecto a su capacidad como jefe, Charlie se viaja a Londres en busca de soluciones.

Tras un encuentro casual descubre un cabaret de travestis liderado por Lola (Chiwetel Ejiofor), cuyo mundo gira en torno a una moda muy peculiar en la que resaltan las botas altas de plataforma. Charlie empieza a descubrir un filón por explotar en el mercado del calzado.

La ópera prima de Julian Jarrold (con larga experiencia en películas para la televisión), inspirada en una historia real, a su vez toma algunos ingredientes de comedias y melodramas ingleses como “The Full Monty” y “The Crying Game”.

El resultado es mejor de lo que podría pensarse.

Detrás de una comedia simple y bien hecha, se esconde una poderosa reflexión sobre ciertos temas espinosos como la tolerancia y la globalización.

Y creo eso es lo más interesante del filme.

Una historia bien contada que tiene como finalidad principal hacer pasar un rato de buen humor a la gente, pero de paso dejando pensando al espectador sobre lo que sucede hoy en día en nuestro mundo relacionado con la sexualidad y las nuevas tendencias de la moda, temas ante los cuales uno no puede ser indiferente.

Mención aparte merece la actuación de Chiwetel Ejiofor (Dirty Pretty things, Inside Man) como la drag queen “Lola” su caracterización e interpretación (incluso escribió las letras de algunos de los temas musicales) es para no olvidarse.

El filme tuvo una buena recepción en la taquilla británica y en Acapulco fue el más aplaudido por la crítica y el público.

Adaptarse o sucumbir ante el cambio, ese es el dardo que lanza el filme al público ávido de ver buen cine.

Nuestra Opinión: @@@@

- El taxista ful
(España 2005)
Dirección y guión: Jo Sol
Música: Jalea Real, Lhasa y 99 Posse
Fotografía: Afra Rigamonti
Con: Pepe Rovira, Marc Sempere, Marcos Rovira “Makoki”, Dinero Gratis, Santiago López Petit, Vicente Escolar, Miguel Ángel Lapuyade, Jonás Lapuyade, Francesc Arnau, Antoni Laparra, Marina Garcés
Duración: 87 minutos



Cuando el sistema social conspira por nuestro bienestar, se sugiere cambiar de planteamiento.

¿A dónde ir?

¿De lo moral a lo racional? ¿De lo sensato a lo insensato? ¿Quién decide lo que está bien de lo que está mal? ¿Qué importancia tiene un desempleado para la sociedad?

Todas estas preguntas y más se desarrollan en esta película de corte experimental con el estilo propio del director catalán, Jordi Solé (Jo Sol).

“El Taxista Ful” es un documental ficticio, aunque basado en hechos reales, que cuenta la historia de un hombre sin empleo que no tiene otra idea para sacar adelante a su familia que robar taxis por la noche para trabajar con ellos y devolverlos luego con una parte del dinero obtenido en compensación a los gastos causados. Para la policía es un delincuente, para la plataforma de izquierdas “dinero gratis” es un delincuente político.

La cinta apuesta por interesantes recursos audiovisuales como el estilo documental combinado con la ficción, la yuxtaposición de imágenes de archivo en situaciones concretas, y ciertos elementos perceptivos como el hecho de saber hasta que punto la historia es real, así como el humor que se consigue en los comentarios y respuestas del protagonista.

Divertida, ágil y antisistema por los cuatro costados, “El Taxista Ful” desprende energía en un discurso por cambiar la sociedad dominada enteramente por el capital.

Provocativa y audaz la propuesta de este filme, al mostrarnos como el taxista al que hace referencia el título actúa de un modo completamente retador con el sistema (utilizar los bienes disponibles cuando estos se encuentran fuera de uso) sin entrar en cuestiones políticas de ningún tipo.

Para él todo es simple: necesita dinero, por lo tanto trabajo, por lo que usa los taxis sin hacer daño a nadie.

Una propuesta que choca contra la propiedad privada a la que tanto nos vemos aferrados y golpea a los cimientos en los que se asienta nuestra sociedad.

Nuestra Opinión: @@@

- La sagrada familia
(Chile 2005)
Dirección y guión: Sebastián Campos
Fotografía: Sebastián Campos, Gabriel Díaz
Música: Javiera y los imposibles
Con: Sergio Hernandez, Coca Guazzini, Néstor Cantillana, Patricia Lopez, Macarena Teke, Mauricio Diocares, Juan Pablo Miranda.
Duración: 99 minutos



En “La sagrada familia” se visualizan unas ganas reales de entrar en la zona oscura de la vida familiar.

Hay una historia que procura ser inteligente, dando margen a la improvisación de los actores, sin dejar de lado la atrevida manera en como fue fotografiada y editada.

Marco (Néstor Cantillana), un arquitecto joven, va a pasar el fin de Semana Santa con sus padres católicos, el también arquitecto Marco (Sergio Hernández) y Soledad (Coca Guazzini), y con su novia, Sofía (Patricia López,), que hace el personaje disruptivo en el cuadro familiar.

En paralelo hay dos estudiantes que se debaten en la definición de su identidad gay.

El título deriva menos de estas situaciones que de una discusión entre padre e hijo acerca de Antoni Gaudí y la locura arquitectónica que es su catedral inconclusa “La sagrada familia”.

La mezcla entre catolicismo, sexualidad, misticismo, deseo, represión y paternidad es interesante por sí misma, y la lleva, aunque pueda tener un dedo de profundidad.

El tradicional viaje fuera de la ciudad en los tres días de Semana Santa que emprende una familia muy reconocible en sus costumbres y comportamientos es el punto de partida para un revelador y catártico fin de semana en el que cada uno de los siete personajes protagónicos deberá enfrentarse con sus propios prejuicios, temores y frustraciones internas.

“La sagrada familia” puede verse desde varios puntos de vista: como un agudo e implacable acercamiento al doble estándar y las hipocresías que nos caracterizan como sociedad, como un acertado retrato de las carencias y conflictos emocionales de los jóvenes contemporáneos, como una telúrica mirada a los débiles equilibrios que pueden sustentar una familia, o incluso como la polémica crítica a los valores católicos que rigen la moral de una gran mayoría de los latinos o más bien a la forma en que se viven y conservan tales valores.

Aunque en “La sagrada familia” los diálogos son tan importantes, los silencios y las miradas son igualmente decisivos o cuando en más de una oportunidad vemos a los personajes alejarse, subir o bajar caminos.

La principal fortaleza cinematográfica de “La Sagrada Familia” radica en la posesión de un discurso coherente y opinante, crítico ante la hipocresía de ciertas manifestaciones de moral conservadora, que no sólo se relacionan con las opciones religiosas –mejor dicho católicas-, sino también con actitudes y resoluciones que son contradictorias (mayormente asignadas a la figura de un padre que exige escuchar música clásica y no comer carne en viernes santo, pero que al mismo tiempo no tolera la creatividad de su hijo, o se involucra con la novia de aquél, dejando atrás su supuesta fidelidad marital).

El Chile que describe la percepción del director es un país que posee un doble standard en lo religioso, con tradiciones que no tienen fundamentación más allá de la costumbre del rito; un país en el que aún es complicado reconocerse homosexual debido a represiones de diversas fuentes; un país de familias disfuncionales; un país en el que la figura paterna es más un ente castrador que una posibilidad de diálogo, en el que los afectos pueden verse dispersos, disueltos.

Hay una deconstrucción evidente de la noción de uniformidad: el país es más –o tiene más problemas- que lo que aparenta.

Hay alguien a quien no podemos pasar por alto. La desbordante sensualidad de Patricia López dejará literalmente “petrificado” a más de uno.

Nuestra Opinión: @@@

- La suerte está echada
(Argentina 2005)
Dirección y guión: Sebastián Borensztein
Fotografía: Sepe Zayas
Música: Alejandro Lerner
Con: Gastón Pauls, Marcelo Mazzarello, José Gallardou, Julieta Cardinalli, Alejandro Awada, Paola Krum, Claudio Rissi
Duración: 96 minutos



La anécdota es sencilla y solo sirve de base para despuntar ciertas supercherías o leyendas urbanas que arrastran algunos círculos pseudo intelectuales como el ambiente teatral, musical y el de los actores, en donde la mala suerte se asocia a determinadas personas cargándoles una mochila que les puede arruinar –literalmente- la vida.

Así, Felipe (Mazzarello), un actor desempleado a la búsqueda de su oportunidad, es portador de la yeta antes descripta, gracias a un hecho fortuito que le cae del cielo. Su medio hermano, Guillermo (Pauls) acaba de ser despedido de su empleo y abandonado por su novia, por lo cual su suerte tampoco es envidiable.

El padre de ambos internado en un geriátrico, los reúne para que le cumplan un último deseo antes de su pronta muerte y así estos dos perdedores tratarán de revertir su patético destino de diferente manera.

“La suerte está echada” gana cuando el acento está puesto en la ironía, en lo mordaz y en lo paródico. Pierde en cuanto lo anterior deja paso al melodrama y a la búsqueda de la emoción.

Quizás Borensztein (con amplia experiencia en la televisión argentina) confió en un buen manejo de las dos vertientes que por lo visto, por ahora, no domina.

El realizador construye algunos pasajes tan punzantes como hilarantes, pero la película jamás alcanza a fluir, se resiente en sus constantes cambios de registro y de tono (pasa del humor negro al melodrama, con confesionales monólogos a cámara, y del romance de época trabajado con flashbacks al grotesco, y termina con situaciones forzadas o no resueltas).

En su apuesta cada vez más jugada al absurdo gana por momentos en riesgo y audacia (especialmente cuando trabaja el resentimiento de quien sufre el estigma social), pero al mismo tiempo termina cediendo con resoluciones bastante trilladas dentro de la comedia cinematográfica, con una carga de sentimentalismo que la trama parecía haber esquivado durante buena parte de su metraje.

Historia reconocible sobre las casualidades y el azar, el destino y los misteriosas vueltas que propone la vida, “La suerte está echada” resulta una incursión en la comedia popular que puede provocar reacciones encontradas.

Está en aquellos que suelen disfrutar del género descubrir si sintonizan o no con el humor que propone el realizador en su debut en la pantalla grande.

Lo mejor que se puede decir de Sebastián Borensztein y su debut es que cumple medianamente con las expectativas.

Nuestra Opinión: @@1/2

- Campos de Esperanza
(Fateless/Sorstalansag, Alemania 2005)
Director: Lajos Koltai
Guión: Imre Kertesz, basado en su novela “Sorstalansag”
Fotografía: Gyula Pados
Música: Ennio Morricone
Con: Marcell Nagy, Aron Dimeny, Andras Kecskes, Jozsef Gyabronka, Endre Harkanyi, Daniel Craig
Duración: 140 minutos



Dirigida por el húngaro Lajos Koltai, uno de los directores de fotografía más respetados del cine europeo, la película cuenta la experiencia de un niño judío húngaro que es atrapado por una maquinaria asesina y destruido física y espiritualmente.

El guión está basado en el emblemático libro del Premio Nobel de Literatura húngaro Imre Kertész sobre su estancia en varios campos de concentración nazis

El filme muestra de forma lineal la historia del adolescente, desde que es deportado hasta que regresa a Budapest.

Kertész nos hace partícipes de una mirada desnuda, carente de juicios y sentimentalismos, que no todos comparten: algunos aspectos de aquella trágica experiencia solo se pueden describir como felices.

“Fateless” no es una crónica del Holocausto como tal.

Al contrario, es un relato sobre la llegada a la madurez ambientado en medio de los siempre repetitivos ciclos de barbarie de la humanidad.

En la novela, la historia es relatada por Gyuri Köves, quien tiene 14 años en junio de 1944 cuando es sacado de un atestado autobús en Budapest y deportado con cientos de otros judíos al campo de la muerte de Auschwitz en Polonia.

En la cinta, la historia es vista principalmente a través de los ojos de Gyuri, interpretado por Marcell Nagy. En ambos casos, la trama avanza de una manera casi desapasionada.

Al llegar a Auschwitz, otros deportados le dicen a Gyuri que diga tener 16 años, una mentira que lo salva de la muerte inmediata. Tres días después, es enviado a Buchenwald y posteriormente a un campo de trabajos forzados en Zeitz, también en Alemania.

Los meses que siguen son acompañados por temor, hambre, abuso y temperaturas bajo cero, pero también por momentos de solidaridad entre los prisioneros, lo que salva la vida de Gyuri.

La película está delicadamente fotografiada en sepias, y eso establece contraste con lo pavoroso e inhumano del tema: como en la tragedia ática, el verso más sutil y elegante es usado para hablar de las más turbias y abismales tribulaciones (uno de los propósitos de la tragedia es justamente ennoblecer la desgracia).

Nuestra Opinión: @@@@

- Gracias por fumar
(Thank You for Smoking, Estados Unidos 2006)
Director: Jason Reitman
Guión: Jason Reitman, basado en la novela de Christopher Buckley
Fotografía: Jim Whitaker
Música: Rolfe Kent
Con: Aaron Eckhart, Cameron Bright, Maria Bello, Katie Holmes, William H. Macy, Robert Duball, Sam Elliot, Kim Dickens, Rob Lowe
Duración: 92 minutos



Nick Taylor (Aaron Eckhart) es un verdadero desvergonzado. Su trabajo es dar la cara por la industria tabacalera, la misma que causa tantas muertes en todo el mundo. No importa, Nick está dispuesto a defender los derechos de los fumadores y de los fabricantes de cigarrillos en una sociedad neo puritana. O sea, en los Estados Unidos de hoy en día.

Si es el caso, se sienta al lado de un enfermo de cáncer en un talk show o trata de persuadir a los magnates de Hollywood de que las estrellas de cine vuelvan a fumar en sus películas. Al mismo tiempo Nick, un divorciado, debe ser un ejemplo a seguir para su hijo Joey (Cameron Bright), algo que curiosamente logra, pese a su ex esposa Jill (Kim Dickens), quien hace lo imposible por darle a su nuevo marido como ejemplo.

Mientras el mandamás del tabaco, llamado “El Capitán” (Robert Duvall) felicita a Nick por sus logros en cada polémica aparición ante los medios de difusión, un político le declara la guerra.

Se trata del senador por Vermont, Ortolan Finistirre (William H. Macy), quien emprende una agresiva campaña para poner una etiqueta con la palabra "veneno" en todos los paquetes de cigarrillos.Nick consigue audiencia con un súper agente de Hollywood, Jeff Megall (Rob Lowe) para promover el hábito de fumar en las películas. Nick forma una peculiar confraternidad con otros dos cabilderos, con quienes se junta en un bar a intercambiar ideas.

Este “escuadrón de mercaderes de la muerte” lo integran Nick con Polly Bailey (Maria Bello), la cabildera por la industria del alcohol y Bobby Jay (David Koechner), por el sector de las armas.Al mismo tiempo, una incisiva reportera de un influyente periódico, Heather Holloway (Katie Holmes) se propone entrevistar a Nick para conocer el secreto de su éxito como uno de los personajes más admirados y odiados a la vez.

Ópera prima de Jason Reitman, hijo de don Iván Reitman.

Es un debut prometedor.

De entrada, los créditos iniciales y la música dan al espectador una idea de lo que vamos a ver: una comedia satírica, llena de humor negro que se burla de todos y de todo.

A Hollywood le da miedo hacer sátiras: cintas con comentarios sociales y políticos. Por que las sátiras generalmente deben de ir llenas de humor negro, dispuestas a destruir instituciones y personas.

A veces en Hollywood no se animan a dar el paso final, en el momento crucial de la película, entra el remordimiento y los personajes se vuelven blandos.

Esto me gusta de “Gracias por fumar”, todos los personajes se mantienen fieles a su naturaleza. No pierde fuerza la película en cuanto a su ironía y sarcasmo.

Aquí se critica a la política, a la doble moral de la gente y a la hipocresía de las tabacaleras.

Katie Holmes es un caso aparte, no ha podido sacarse su personaje de “Dawson Creek”, pero aquí no tiene nada que hacer, hay un error de casting.

Da gusto toparse con una comedia “subversiva” bien hecha

Nuestra Opinión: @@@

Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

PREMIOS

- Premio “Jaguar de Plata” del Jurado a Mejor Película, Sección Oficial Nuevos Realizadores: “Campos de esperanza”
- Premio de la prensa “Cuchillo de Plata” a Mejor película: “Kinky Boots”
- Premio película con mayor asistencia de público: “La Guerrilla y la Esperanza”
- Reconocimiento “Jaguar de plata” a trayectoria: Demetrio Bilbatua

Correspondencia con esta reventada columna:

codigocine@yahoo.com



.

0 comentarios: