viernes, 22 de septiembre de 2006

Niña Mala

El poster juega con el concepto de “caperucita roja”.

Es obvia la referencia, que además es pretendida por el director durante todo el metraje, en lo que subyace a la historia y en lo que no.

Pero no se vayan con la finta.

Y es que en “Hard Candy” encontramos una versión diferente y actualizada del cuento, en donde el Lobo es la victima y Caperucita el peligro.

Un peligro revestido de adolescente resabiada.

“Hard Candy” es, como su título sugiere, un caramelo envenenado que pone sobre la mesa de disección algunas cuestiones básicas sobre la perversión y manipulación del deseo en un universo dominado por lo virtual.

En el horizonte de “Hard Candy” existe una cosa llamada amor, pero está tan lejos que resulta muy difícil atraparla.

Al principio de la película vemos las conversaciones que, a través de Internet, sostienen una joven adolescente y un hombre mayor que ella.

Entre el inocente flirteo del Chat, ambos fijan una cita para conocerse en la vida real, y cuando finalmente se encuentran, parece fácil adivinar sus intenciones.


© Artecinema

Jeff, fotógrafo profesional de modelos, invita a Hayley, de 14 años, a su casa para escuchar música... ¿o acaso se invitó ella sola?

Eventualmente llegan a la elegante residencia del fotógrafo y, luego de un par de copas, Hayley lo invita a fotografiarla, lo cual traerá consecuencias inesperadas para ambos... y para el público.

La ópera prima de David Slade es un largometraje sorprendente cuya mayor fuerza radica, ante todo, en su meticuloso y ácido guión y en la más que correcta interpretación de sus dos protagonistas principales.

La estructura de la película toma hasta cierto punto la fórmula del gato y el ratón: el cazador y la presa en constante conflicto.


© Artecinema

Pero, aunque ciertamente hay un elemento de riesgo físico y tangible, la batalla principal entre los protagonistas se desarrolla en la mente, con ambos ofreciendo justificaciones por su comportamiento y motivación de sus intenciones.

Y aunque parezca obvia la solución “correcta”, la película prefiere sumergirnos en una ambigüedad moral que no permite soluciones simples o justas.

La intriga va desvelándose al espectador poco a poco.

Lo que a muchos les podrán parecer giros en la historia, son en realidad nuevos datos para ir finalizando el rompecabezas que ha empezado a construir uno de los dos personajes.

Filmada predominantemente en una sola locación y con un reducido elenco (el 95% del tiempo vemos sólo a los dos actores principales), “Niña Mala” se apoya en un complejo guión y en las excelentes actuaciones de Ellen Page y Patrick Wilson.


© Artecinema

Page dejó buena impresión en “X-Men: The Last Stand” con su interpretación de Kitty Pryde, pero en nada se compara con su desempeño en “Niña Mala”, donde debe sufrir una notable transformación sin traicionar la esencia de su personaje.

Patrick Wilson tiene quizás un papel ligeramente más simple, pero no por ello más fácil.

Su transformación también es importante, especialmente por aportar el punto de vista “maduro” a la situación. En resumen, excelente trabajo de este par de talentosos actores.

“Niña Mala” habla elocuentemente por sí misma, y ofrece una inesperada mirada a un tema controversial que podría perturbar a algunos espectadores, pero que definitivamente ofrece buenas dosis de suspenso, emoción e inteligente diálogo.

Puede parecer forzada en algunas ocasiones y un poco repetitiva, pero sin duda es una de las más inusitadas películas que han llegado este año a la cartelera comercial.

Por ello y por su intensa energía y sus excelentes actuaciones merece ser verse obligadamente.

El director David Slade (graduado de MTV) muestra que, además de buen estilo visual, posee el talento narrativo necesario para conducir una difícil historia hasta su satisfactoria conclusión. Esperemos que consiga hacer lo mismo en sus siguientes proyectos.

La ópera prima de David Slade bien podríamos añadirla a otras dos cintas para conformar una “trilogía” de trabajos de corte independiente estrenados en cartelera comercial (en lo que va del año en México) que hablan sobre la venganza: “Hostel”, “Señora Venganza” y “Niña Mala”.

Nuestra opinión: @@@

Niña Mala
(Hard Candy, Estados Unidos 2005)
Director: David Slade
Guión: Brian Nelson
Fotografía: Jo Willems
Música: Harry Escott y Molly Nyman
Con: Patrick Wilson, Ellen Paige, Sandra Oh, Odessa Rae y Gilbert John
Duración: 103 minutos
Distribución en México: Artecinema
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta perversa columna:

codigocine@yahoo.com



Trailer, Hard Candy



Entrevista, Ellen Page








.

0 comentarios: