viernes, 1 de diciembre de 2006

El día del crimen



Hace un par de años el realizador y guionista Wayne Kramer sorprendió gratamente con “The Cooler”, un pequeño filme que explotaba el estereotipo del eterno perdedor y se beneficiaba del habitual buen hacer de su protagonista principal: William H. Macy.

Ya entonces el cineasta demostró su querencia por jugar con los lugares comunes del género negro, algo que ahora ha confirmado con “Running Scared”, un evidente hijo de lo que algunos llaman posmodernismo.

El filme inicia con un violento enfrentamiento entre mafiosos narcotraficantes y policías corruptos en la ciudad de Nueva York, resultando en abundantes muertes y sangre.

Entones conocemos a Joey Gazelle (Paul Walker), criminal de poca monta que tiene a su cargo el “desaparecer” armas implicadas en la balacera.

El problema es que Joey las oculta en el sótano de su casa, donde su hijo juega con Oleg (Cameron Bright y su cara de niño diabólico), un chico ruso cuyo padre es extremadamente abusivo.


© DeCine

Así, con hambre de venganza, Oleg roba una de las armas y regresa a su casa, donde le dispara a su padre, iniciando una cadena de eventos que pondrán en peligro la vida de Joey y la de su familia, por no mencionar a los más importantes capos de la mafia italiana y rusa que para no variar, tienen intereses involucrados en estas inocentes acciones.

Para contar esta historia, Kramer (también guionista de la cinta), a través del montaje y su cuidada fotografía, ha buscado un estilo muy paralelo al del cómic.

La cinta está encadenada a base de rápidas viñetas, insertadas una detrás de otra de forma vertiginosa y, por suerte, sin caer jamás en el absurdo de la narración videoclipera.


© DeCine

En ese aspecto resulta totalmente brillante.

Tanta velocidad le ha impregnado a la película que, en general, da la impresión de haberse olvidado del guión (a veces demasiado truculento) y de perfilar muy poco a sus personajes.

De todos modos, eso es lo que menos importa en un producto de estas características.

El realizador busca el propósito de entretener y ello lo consigue con nota sobresaliente.

La violencia es radical, contundente.


© DeCine

Kramer, con la ayuda de su cámara, suple a la perfección esa citada falta de guión. La imagen es concisa, perfectamente filmada. Cuando es necesario, la ralentiza o, en su defecto, repite el mismo plano desde distintos ángulos.

Todo resulta muy visual -como en un comic-, aunque poco ingenioso.

Incluso posee algún que otro pasaje ciertamente brutal e inesperado, de una crudeza inusual y sorprendente.


© DeCine

Sin embargo, no todo es perfecto.

Su final, demasiado blando, no va con lo mostrado en el resto del metraje.

Toda la dureza y violencia empleada a lo largo del filme, se pierde en cuestión de quince minutos.

Es una pena que no haya sido más consecuente con su final pues posiblemente podría haberse convertido -dentro de su género- en una película de culto.

Eso sí: no se pierdan los títulos de crédito finales, pues en ellos, aparte de resumir la totalidad del film mediante estampas animadas, se refuerza aún más ese claro homenaje en toda regla al mundo del cómic.

Demasiado violenta y hasta cierto punto absurda, pero “El Día del Crimen” ofrece una definición del cine de acción que rara vez podemos ver: innovadora en su forma, perspicaz en su fondo y fascinantemente entretenida.

Nuestra Opinión: @@@

El día del crimen
(Running Scared, Alemania-Estados Unidos 2006)
Dirección y guión: Wayne Kramer
Fotografía: Jim Whitaker
Música: Mark Isham
Con: Paul Walker, Cameron Bright, Vera Farmiga, Karel Roden, Johnny Messner, Ivana Milicevic, Chazz Palminteri
Duración: 122 minutos
Distribución en México: DeCine
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta violenta columna:

codigocine@yahoo.com



Trailer, Running Scared










.

0 comentarios: