lunes, 11 de diciembre de 2006

Happy Feet: el pingüino



Llega a su recta final la temporada de cintas animadas de alto presupuesto.

El cierre es muy representativo de lo que vimos a lo largo del año.

Gran despliegue visual producto de hardware y software de última generación, pero con la peculiaridad de que casi todas las cintas compartían un pobre vacío argumental, por fortuna, este filme que debio llamarse “bailando y cantando por el pingüino de mis sueños”, es una agradable excepción a la regla.

El director australiano George Miller regresa con un guión no tan original, cargado de un por momentos excesivo revival musical.


© Warner Bros

Cerca de cuatro años le tomó al realizador planear y terminar esta fábula animada con resultados positivos.

El eje del conflicto pasa por la segregación que los pingüinos mayores y supuestamente más sabios realizan del pobre Mumble, quien nació prácticamente zapateando y bailando.

Los pingüinos Emperador enamoran a sus parejas con el canto, y el pajarillo cuando abre el pico más que gorgojear, parece ser descendiente del mismísimo gallo Claudio (de los Looney Tunes).


© Warner Bros

Mumble descubre que tiene innata aptitud para bailar (especialmente tap) y, aunque la comunidad lo rechaza, el inusual talento de pingüino podría salvarlos cuando la comida empieza a escasear, amenazando la supervivencia de toda la colonia.

Todo el filme es un festín de significados y homenajes. Desde el nombre de la madre del protagonista, Norma Jean, en alusión a Marilyn Monroe, hasta el de Gloria, la futura novia de Mumble, evocadora de la estrella Gloria Gaynor.

Y sigue la lista.


© Warner Bros

El pajarraco gurú, pastor electrónico de toda la pingüinera, recibe el nombre de Lovelace (Amoroso), imperdible alusión a la escandalosa Linda Lovelace (“Garganta profunda”), por mencionar algunos.

La película cuenta con una banda sonora que incluye temas de grupos de todas las épocas, desde Queen, Prince y Beach Boys, hasta Frank Sinatra, Los Beatles y Pink Floyd.

El filme está “construido” en animación tridimensional, una técnica que permite dotar de texturas, profundidad y volúmenes cada vez más cercanos a la realidad, por lo que ya se imaginarán que algunas secuencias son francamente de delirio visual.


© Warner Bros

Miller ha disfrazado la parábola del niño que debe volverse hombre por su cuenta, luchando aún contra los prejuicios de sus iguales, con un ballet de canciones cuyo repertorio también es confuso, pues incluye clásicos de todos los tiempos con canciones que son el último grito de la moda, pero que no se sabe a qué clase de pequeños pueden emocionar o educar.

Para los pequeñines “Happy Feet” será un entretenido espectáculo con alegres canciones y asombrosas imágenes (cortesía del estudio de animación australiano Animal Logic), para los adultos no acostumbrados a las cintas animadas de corte musical, la vertiente ecológica y un machucón a las instituciones políticas y religiosas sin duda los dejarán pensando un buen rato.

Y es que si no se actua y piensa bajo el molde establecido, entonces el que está mal es uno y no los demás por el hecho de salirse de las reglas.

Asi sucede en la cinta, lamentablemente también en la vida real.

La cinta puede parecer un refrito de la misma historia inspiradora que yace al centro de muchas películas similares, pero el impacto es, por mucho, más fuerte y efectivo.

Y gana puntos cuando el tema de superación y lucha por los ideales cambia al esquema de conciencia ecológica.

Ni que decir del tema de los "alienígenas". Una teoría nada disparatada.


© Warner Bros

Al filme de Miller (director de la trilogía Mad Max, Un milagro para Lorenzo y Babe: El puerquito valiente, entre otras) le sobran unas cuantas canciones y le falta un poco de historia, pero eso sale sobrando ante el impacto que recibe el espectador al cuestionar su realidad y los esquemas que muchas veces no eligio vivir, sino que fueron impuestos por terceras personas.

Entre risa y risa, la verdad se asoma y uno de los objetivos un tanto ocultos es el ayudar a despertar conciencias.

De cualquier forma, se vaya al cine a divertir o a querer pensar un rato (las dos cosas son inevitables), la cinta es obligada.

Por mucho, la mejor calidad visual en una película animada.

Recomendamos verla en versión subtitulada, pues en el doblaje se pierde un poco de la gracia que el guión le permite expresar a gente como Elija Wood, Robin Williams, Hugh Jackman, Hugo Weaving, Brittany Murphy, Nicole Kidman y el ya fallecido Steve Irwin.

Es absurdo que hayan doblado las voces pero no las canciones, cuando más de la mitad de la cinta se va en números musicales.

Si usted es exigente, entonces vaya corriendo a verla en alguna de las salas IMAX de Cinépolis, ya que la cinta fue adaptada para explotar todas las características de ese formato.

Nuestra Opinión: @@@1/2

Happy Feet: el pingüino
(Happy Feet, Australia-Estados Unidos 2006)
Director: George Miller.
Guión: George Miller, John Collee, Judy Morris y Warren Coleman
Música: John Powell
Edición: Christian Gazal
Voces: Elijah Wood, Robin Williams, Hugh Jackman, Hugo Weaving, Brittany Murphy, Nicole Kidman, Steve Irwin, Anthony LaPaglia
Duración: 109 minutos
Distribución en México: Warner Bros
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta congelada columna:

codigocine@yahoo.com


Teaser, Happy Feet



Trailer, Happy Feet











.

0 comentarios: