viernes, 12 de enero de 2007

Fuera del Cielo



Curiosamente un viaje por la mierda citadina, termina siendo oxígeno puro para el cine mexicano.

“Fuera del cielo” es un conjunto de historias de personajes de extracciones sociales opuestas, existencias que se entrelazan en la infructuosa búsqueda de respuestas a su soledad.

La historia de un hombre que al salir de prisión intenta reconciliarse con la vida.

La historia de un chico que busca encontrar un lugar en la ciudad.

“Fuera del cielo” transcurre a lo largo de un día.

Comienza al amanecer, con el regreso, tras una ausencia de 5 años, de el Malboro, (convertido en leyenda urbana) el hermano mayor del Cucú (Armando Hernández), y a partir de ese instante, los hermanos inician un viaje por los diferentes lugares que habitan los seres cercanos a ellos, teniendo tan sólo hasta la mañana día siguiente para demostrarse su lealtad y encontrar el rumbo en sus vidas.


© Videocine

El resto de los personajes son, en esencia, escoria citadina, lo que les provoca incertidumbre, dolor y enfermedad sin importar su clase social.

“Fuera del Cielo” es una película sobre la orfandad física y espiritual.

Armando Hernandez recibe literalmente los madrazos en la película.

Sobre este joven actor recae gran parte del peso de la trama y no como podría pensarse en su coequipero, Demian Bichir, quien tiene más bien un papel cómodo en su caracterización de “maestro sensei” listo para la ascensión.

Y es que “El Cucú” además de (literalmente) no tener madre, siguió los mismos pasos de su hermano mayor, una vida entregada a la violencia, la droga y el sexo fácil.

Será su hermano quien le ayude a mostrar el camino en medio de tanta desazón.

Todo tienen en contra este par de ángeles caídos, incluyendo el tiempo, pues sin que ellos lo sepan, tienen apenas un día horas para enmendar lo que en una vida no han podido hacer.


© Videocine

Seguramente para muchos, “Fuera del cielo”, la ópera prima del realizador Javier Patrón, será una incursión más en el universo de la violencia chilanga.

Habrá también quien diga que se insiste otra vez en una estructura narrativa multiepisódica, muy recurrente en el cine mexicano actual.

Sin embargo, el “va de nuez” no es del todo justo en este caso, ya que “Fuera del cielo” (antes titulada El Malboro y el Cucú y posteriormente Nocturno Chilango) posee un estilo propio, una propuesta estética y temática muy particular.

Sus muchos logros son evidentes más allá de las comparaciones o las semejanzas.

De hecho, las semejanzas provienen del género abordado: el melodrama urbano con tintes de film noir contemporáneo y la estructura episódica, mediante la cual se narran, en este caso, historias entrecruzadas.


© Videocine

Paradójicamente, el filme toca dos temas contrapuestos: el desprecio a la vida y la forma en que algunos tratan de aferrarse a ella.

Técnicamente, es impecable.

La mezcla de sonido es una de las mejores que hayamos escuchado en el cine mexicano actual.

La banda sonora (a cargo del tacubo Emmanuel del Real), al igual que la fotografía, mucho contribuyen a construir esa atmósfera de desencanto que Javier Patron se empeña a mostrar con éxito a lo largo del metraje.

Del trabajo actoral poco podemos decir.


© Videocine

Damián Alcázar, el antagonista, muy bien en su personaje de “judicial-corrupto-maldito”. Logra que el público lo termine odiando.

Rafa Inclán cumple con su personaje de boxeador venido a menos.

Martita Higareda en un papel de colegiala cachonda que le va muy bien, aunque demuestre poco actoralmente hablando.

Tal vez, quien se lleva las palmas (y buena parte de la película) es la soberbia intervención de Isela Vega.

Breve, pero contundente, en una secuencia que explica mucho del sufrimiento de los hermanos.

La Vega sale en el papel de vieja prostituta venida a menos, drogadicta solitaria que usa la mota y las tachas para recordar sus tiempos de gloria.

Ahí, en medio de un sucio cuarto de azotea, llena de un dolor, rabia y nostalgia por una vida que se le fue entre las manos, le explica al Cucú, como regalo de cumpleaños, que ella cuando estaba dando a luz hubiera preferido que naciera muerto, pero él se aferró neciamente a la vida.

La escena se ha convertido ya por méritos propios, en una secuencia clásica del cine mexicano.

Son esas viñetas las que hacen brillas al filme.

El guión no es la octava maravilla, quiere abarcar mucho y profundiza en muy poco.

El acierto radica más bien en la dirección y en el atinado casting.

Es un debut afortunado de Javier Patron, a pesar de dar la sensación de sentirse algo “frenado”.

Tal vez una historia con menos personajes y subtramas le ayude a desarrollar mejor su potencial como realizador.

Pero de que tiene futuro, eso ni quien lo ponga en duda.

“Fuera del cielo”, una alegoría a encontrarse desubicado en la vida, lejos de la tranquilidad emocional y espiritual, lejos de uno mismo. Una película de verdades dolorosas, pero necesarias para encontrar un lugar en esta realidad.

Para regresar al cielo, no hace falta pasar por el infierno.

Nuestra Opinión: @@@1/2

Fuera del cielo
(México, 2006)
Director: Javier Patrón
Guión: Guillermo Ríos, Vicente Leñero
Fotografía: Patrick Murguía
Música: Emmanuel del Real
Intérpretes: Demián Bichir, Armando Hernández, Damián Alcázar, Dolores Heredia, Rafael Inclán, Martha Higareda, Ricardo Blume, Itari Marta, Isela Vega, Rosa María Bianchi, Elizabeth Cervantes, Octavio Castro
Duración: 112 minutos
Distribución en México: Videocine
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta columna expulsada del paraíso:

codigocine@yahoo.com


Premios:
- Mejor director, XXI Festival Internacional de Cine en Guadalajara 2006


Trailer, Fuera del Cielo



Videoclip
16 de febrero
Emmanuel del Real y Chetes
Soundtrack Fuera del Cielo


















.

0 comentarios: