lunes, 15 de enero de 2007

Rocky Balboa



Pocas películas han tenido tan malos augurios desde el mismo anuncio de su rodaje.

El caso mas reciente fue “Casino Royale”.

La nueva aventura de James Bond terminó callando bocas.

Y esta ocasión, para beneplácito de los fans de la saga del boxeador, se vuelve a repetir la misma situación.

Tuvieron que pasar casi veinte años para que Sylvester Stallone encontrara una razón para sacar al boxeador del retiro, con el fin de ofrecernos un pasaje más de su vida.

Si esa razón es mercantilismo puro o genuino impulso artístico, no sabríamos decirlo. Aunque no es del todo difícil imaginar.

Aunque aparentemente el punto de “Rocky Balboa” es ver de nuevo a Rocky en el ring, la cinta se toma su tiempo, y pasa su primera mitad mostrándonos al personaje principal varias décadas después de su mejor época.

Luego de fallecimiento de su esposa Adrian (Talia Shire) y sin más compañía que la ocasional presencia de su refunfuñón cuñado Paulie (Burt Young), Rocky (Sylvester Stallone) empieza a experimentar una crisis emocional que ni su pequeño pero cálido restaurante puede resolver.

© 20th Century Fox
Entonces, para cubrir su hueco afectivo, Rocky empieza a interesarse en Marie (Geraldine Hughes), una mujer que conoció en su juventud y que ahora trata de sobrevivir como cantinera en un bar local.

Obviamente esta atracción no es romántica, sino simplemente una manifestación de la soledad de Rocky, y su necesidad de reencontrar un apoyo familiar firme.

Al mismo tiempo, un canal de televisión deportivo transmite la simulación computarizada de una pelea entre Rocky y el nuevo campeón de peso completo Mason Dixon (Antonio Tarver).

© 20th Century Fox

Esto intriga al público y despierta el interés de dos promotores que ofrecen a Rocky la oportunidad de pelear de nuevo en un combate sólo de exhibición.

Rocky se muestra indeciso, pues aunque siente de nuevo la necesidad de subir al ring, quizás ya esté demasiado viejo... ¿podría ganar esa pelea o simplemente quedar como un ridículo anciano?

Todos aquellos que sin razón vilipendiaron a Stallone por retomar a su icónico personaje tienen que, muy a su pesar, reconocer que el final de la saga es brillante.

Para los que nos aficionamos al cine en los 80s, Rocky Balboa siempre será un icono del cine.


© 20th Century Fox

No es de esos personajes que marquen por su calidad interpretativa o porque aparezcan en películas inolvidables.

Rocky fue más allá, se convirtió en un icono pop, una clase de anti-heroe que nos conquistó a base de coraje y orgullo.

A la primera y premiada entrega le siguió una secuela que buscaba respetar la esencia de la original, y a esta le siguieron dos continuaciones más que simplemente ayudaron a hacer un icono del personaje, para rematar con un quinto capítulo tan absurdo como innecesario.

Rocky no merecía un final así.

Hasta el propio Stallone lo reconoce y es la razón por la que a estas alturas decide volver a ponerse los guantes de boxeo, y lo hace con toda la honestidad posible.


© 20th Century Fox
Podía haber tratado de volver a encumbrar al potro italiano pero no lo hace.

En cambio, nos muestra la decadencia de una vieja gloria.

De un héroe deportivo al que ya solo le quedan los recuerdos de un tiempo mejor y que lo daría todo por una última pelea aunque sea de exhibición.

Stallone no pasará a la historia precisamente por ser un buen guionista ni ésta película pretende pasar a la historia del cine.

No debe sorprender por tanto que la primera hora del metraje se torne bastante irregular tanto en guión como en realización, pero si hemos llegado hasta aquí siguiendo a Balboa, estas nimiedades las debemos pasar por alto ya que nunca ha sido la intención hacer películas perfeccionistas en la saga.


© 20th Century Fox

Todo esto se perdona en pos de la última media hora, la última preparación, el último combate, el último asalto, la última ovación.

Así es como debe cerrarse una saga, rindiéndole homenaje a un personaje entrañable.

Por que además, la despedida es sincera, no pretende mostrar nada más que a un boxeador de 60 años arriba de un ring, en un combate no demasiado serio y ante un rival mermado.

En definitiva se podría borrar las copias de la quinta entrega y quedarnos con esta última como cierre necesario y absoluto de la saga.

Así se despide Rocky del público y si fuera inteligente, así debería despedirse Stallone de la actuación.

Nuestra Opinión: @@@

Rocky Balboa
(Estados Unidos 2006)
Dirección y guión: Sylvester Stallone
Fotografía: J. Clark Mathis
Música: Bill Conti
Con: Sylvester Stallone, Burt Young, Antonio Tarver, Geraldine Hughes, Milo Ventimaglia, Tony Burton, A.J. Benza, James Francis Kelly III, Talia Shire, Lou DiBella, Mike Tyson
Duración: 102 minutos
Distribución en México: 20th Century Fox
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta pugilista columna:

codigocine@yahoo.com




Trailer, Rocky Balboa















.

0 comentarios: