lunes, 19 de febrero de 2007

El vengador fantasma



Cuando se hace la adaptación cinematográfica de un comic de segunda -o secundario, para que no se escuche tan feo- es iluso esperar una película de primera.

Es una regla no escrita.

Ahí tenemos los ejemplos de “Daredevil”, “The Punisher”, “Gatúbela” “Elektra” y “La liga de los hombres extraordinarios”.

Los estudios no se preocuparon por conseguir al mejor director, un guión bien pulido y un reparto sobresaliente.

Un personaje de historieta llevado al cine, así sea de primera o de segunda, no es nadie si detrás de él no hay algo que lo haga creíble, interesante y lógico tanto para el espectador como para el mundo en cuál existe.

La cinta se centra en Johnny Blaze (Nicolas Cage), motociclista acrobático que en su juventud hizo un pacto con el diabólico Mefistófeles (Peter Fonda) para salvar la vida de su padre enfermo.


© Columbia Pictures

Como siempre ocurre, el trato no dio el resultado esperado y ahora, años después, el indestructible Blaze gana fama y fortuna con sus acrobacias motociclístas hasta que regresa Mefistófeles para ordenarle que destruya a un grupo de demonios que escapó del infierno.

Blaze se rehúsa, pero no tiene otra opción, pues Mefistófeles lo ha transformado en el Vengador Fantasma, un temible esqueleto incandescente con extraños poderes que se manifiestan en presencia de gente (o demonios) malévolos y peligrosos.

Creado en los setentas por Roy Thomas, Gary Friedrich y Mike Ploog (aunque la película no se toma la molestia de mencionarlos) y re-inventado en los noventas por Howard Mackie y Javier Saltares, “Ghost Rider” ha tenido una irregular presencia en los archivos de Marvel Comics, pues sus vagos poderes y confuso origen nunca lograron atraer guionistas con el talento necesario para hacerlo interesante o relevante.

Producida, escrita, dirigida y mal planeada por Mark Steven Johnson, responsable de haberle dado en la torre a “Daredevil” en el cine y además, fanático declarado de Marvel Comics, “Ghost Rider” no puede describirse más que como una extensa, molesta, cursi y exagerada adaptación de todos los clichés existentes dentro del género de las películas de fantasía y acción alrededor del mito de este personaje, el cuál, para colmo, es manejado de una forma un tanto libre y caprichosa, poniendo a un lado los hechos y orígenes reales de éste.


© Columbia Pictures

La película es un cúmulo de despropósitos y no resiste ningún análisis riguroso.

La historia está mal desarrollada y peor contada.

Y no nos referimos a la historia en sí, que es el mismo planteamiento de siempre.

Infancia del protagonista, desgracia en su vida, consigue poderes, salen malos, protagonista aprende a usar sus poderes, los malos ganan momentáneamente, el héroe aprende la moraleja y reaparece finalmente para derrotarles.


© Columbia Pictures

Nos referimos al cómo está narrada.

Con una falta de ritmo alarmante, dando saltos de un sitio a otro, escenas que no vienen a cuento y situaciones improbables.

Los diálogos son penosos y encima la película salta de seria a comedia sin ninguna fortuna en ambas.

A nivel visual, “Ghost Rider” es un auténtico espanto.


© Columbia Pictures

Los efectos especiales son bastante pobres en su diseño.

Todos los demonios, espíritus y fantasmas que pululan por ahí parecen haber sido sacados de alguna serie televisiva.

La película es hilarante, salvándose del churro infumable gracias a Nicolas Cage.

A pesar del terrible guión, Cage se las arregla para inyectar energía y humor para hacerlo, si no creíble, al menos interesante.


© Columbia Pictures

Además, la ocasional presencia de veteranos como Peter Fonda (como el satánico “Mefistófeles”), papel que gracias al guión se va al caño, pues no impone, no trasmite nada significativo que nos haga ver su verdadero poder y maldad.

Que decir de Sam Elliott como un enigmático sepulturero sacado de algún western, un tipo que sabe de todo pero que nunca explica la razón de tanto conocimiento.

Estas incursiones elevan un poco el nivel cómico-dramático de la cinta haciéndola más o menos pasadera.

Sobra decir que es otro desastre para la Marvel.

Los superhéroes, sin importar su categoría, merecen un poquito de respeto a la hora de ser llevados al cine.

Salvo contadas excepciones, queda claro que ni Marvel ni Hollywood les ha interesado darles el lugar que merecen.

Nuestra Opinión: @@

El vengador fantasma
(Ghost Rider, Estados Unidos 2007)
Director: Mark Steven Johnson
Guión: Mark Steven Johnson, basado en personajes creados por Roy Thomas, Gary Friedrich y Mike Ploog
Fotografía: Russell Boyd, John Wheeler
Música: Christopher Young
Con: Nicolas Cage, Eva Mendes, Wes Bentley, Peter Fonda, Matt Long, Raquel Alessi, Bret Cullen, Donald Logue, Sam Elliott
Duración: 114 minutos
Distribución en México: Columbia TriStar Films
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra


Trailer, Ghost Rider







Correspondencia con esta vengadora columna:

codigocine@yahoo.com















.

0 comentarios: