viernes, 23 de marzo de 2007

El Faro



A pesar de que mundialmente inexplicablemente tuvo una distribución limitada, en México varias veces los cinéfilos pudimos verla antes de su estreno comercial, tanto en la LXVII Muestra Internacional de Cine como en el 10º Tour de Cine Francés, ciclos que recorren las principales ciudades del país.

La película, cargada de sensualidad y pasión, lleva consigo imágenes asombrosas, casi documentales, de la vida dentro y alrededor de un faro.

Camilla (Martine Sarcey) desembarca en Ouessant, su isla natal, para vender la casa familiar, transformada en lugar de veraneo.

Yvon (Philippe Torreton), su padre, falleció diez años atrás y Mabé (Sandrine Bonnaire), su madre, el año pasado.

Camille y su tía Jeanne van a pasar una última noche en la morada, ocasión ideal para que descubra el pasado de sus padres, remontándose a 1963, cuando un hombre llamado Antoine (Gregori Derangére) se asoció con su padre, guardián del faro de La Yegua, para conseguir un empleo.

Herido física y psicológicamente durante la guerra de Argelia, la presencia de este extranjero cambió la apacible existencia de los habitantes de esta la isla para siempre.


© Nueva Era

“El faro” pertenece a ese subgénero “regional” de dramas franceses, donde las historias se desarrollan en parajes remotos, los visitantes no son bienvenidos y cada habitante guarda pequeños secretos.

La cinta recrea un mundo fascinante, descubriendo un universo poco conocido: el de los cuidadores de faros.

Teniendo como marco este escenario poco usual, Philippe Lioret nos presenta un intenso triángulo amoroso, donde las cambiantes fuerzas de la naturaleza pareciera que conducen las conductas de los habitantes de esa isla.


© Nueva Era

El símbolo “fálico” del faro, esa referencia sexual de un “gran miembro” en medio del océano se encuentra presente, mezclada con esa encontrada sensación de intimidad característica de las pequeñas villas de pescadores.

El faro es incorporado en el juego y mostrado como el reflejo de pasiones exacerbadas por la monotonía.

Es una cinta muy íntima.

Prevalecen los encuadres cerrados.


© Nueva Era

Detrás de cada personaje hay un sinfín de historias que no se cuentan, que se guardan para sí mismos.

Quizá, como buenos isleños (Ouessant es una isla francesa) que son: celosos de cualquier extranjero.

Todos esos silencios intrigan.

Provocan.


© Nueva Era

Mantienen en la expectativa al espectador.

Una nostálgica mirada al pasado, mostrándonos de paso una profesión que gracias a la modernidad, prácticamente se encuentra extinta en el mundo.

Para variar, otra buena película que deja un buen sabor de boca en el espectador, algo habitual de la cinematografía francesa.

Nuestra Opinión: @@@1/2

El Faro
(The Light / L'Equipier, Francia 2004)
Director: Philippe Lioret
Guión: Emmanuel Courcol, Claude Faraldo, Philippe Lioret y Christian Sinniger
Director de Fotografía: Patrick Blossier
Música: Nicola Piovani
Con: Sandrine Bonnaire, Philippe Torreton, Gregori Derangére, Émilie Dequenne, Anne Consigny, Martine Sarcey, Nathalie Besancon
Duración: 105 minutos
Distribución en México: Nueva Era
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra



Trailer, L'Equipier













Correspondencia con esta marítima columna:

codigocine@yahoo.com















.

0 comentarios: