lunes, 16 de abril de 2007

La última carta



Estamos definitivamente ante un pandemonio orgiástico en el que casi se puede distinguir el olor a pólvora recién quemada, y que al disiparse permite percibir el regusto metálico de la sangre que sale a borbotones.

Es un thriller de ritmo vertiginoso, que al principio se explaya en presentarnos a la inmensa cantidad de personajes que tiene y la compleja trama.

“La última carta” vuelca en la pantalla con frenético ritmo una colección de excéntricos personajes, cada uno más bizarro que el anterior, destinados a chocar brutalmente por los caprichos del libreto.

El resultado es muy energético y entretenido, pero no del todo satisfactorio.

La historia gira en torno a un mago y showman de Las Vegas llamado Buddy Israel (Jeremy Piven), quien a lo largo de los años cultivó relaciones con el crimen organizado, hasta convertirse en un criminal por derecho propio.

Pero ahora, en la mira del FBI, ha decidido soltar toda la información que posee sobre la Mafia a cambio de su libertad.


© Paramount Pictures

Entonces, el peligroso capo Primo Sparazza (Joseph Ruskin) ofrece un millón de dólares por la muerte (y el corazón) de Buddy Israel, quien se oculta en el penthouse de un elegante hotel en la ciudad de Lago Tahoe, en Nevada (algo así como Las Vegas sin el beneficio de inversionistas corporativos).

La noticia se difunde rápidamente, y un diverso grupo de asesinos a sueldo llega al lugar con la intención de cobrar la recompensa. Pero para lograrlo tendrán que enfrentarse a los policías que cuidan a Buddy, a los guardaespaldas del fulano... y a los demás asesinos.

La simple trama parece demasiado tergiversada con el exceso de personajes que desfilan dando sus razones para eliminar (o capturar, o defender) a Buddy Israel.

Sin embargo, la primera hora transcurre más o menos indoloramente, mientras conocemos superficialmente al amplio elenco, que incluye algunos rostros famosos que el director no vacila en eliminar para impactar al espectador y asegurarle que nadie tiene la vida segura en la película, todo puede pasar.


© Paramount Pictures

Durante la segunda hora la historia acelera hasta convertirse en un desfile de violentas escenas de muy irregular tono; algunas son serias y hasta melancólicas; otras son tan exageradas que naturalmente causan risa.

“La última carta” cumple a la perfección con los pilares básicos de éste nuevo estilo de thrillers: tramas complejas, violencia descarnada y mucho humor negro.

En éste último aspecto hay algunas escenas y sobretodo algunos personajes que casi parecen sacados de una comedia surrealista.


© Paramount Pictures

La peculiaridad de “La última carta” es su falta de determinación a la hora de autodefinirse.

El balance entre drama y humor fluctúa constantemente, pero en general funciona.

Es el tercer trabajo de Joe Carnahan tras la estupenda “Narc”.

En esta ocasión el director dirige y escribe un filme coral que se ha dicho debe mucho del cine de Tarantino y Guy Ritchie.

No lo vemos completamente así, ya que en nuestra opinión es más deudor del cine de Tony Scott o de cualquier producción Bruckheimer.


© Paramount Pictures

En la cinta hay ciertos momentos francamente forzados y demasiado indulgentes, pero en general hay que reconocer que la pericia de Carnahan como director logra sostener las riendas de una película que constantemente amenaza con salirse de control.

La acción es exuberante y en ocasiones ridícula pero siempre clara, gracias a que el director no pierde de vista el nudo narrativo de la trama, supeditando sus malabares visuales y estilísticos a las necesidades de la historia.

Estrafalarios personajes supuestamente carismáticos que mantienen delirantes conversaciones carentes de información, pero plenas de ritmo y atractivo para el público que va al cine dejando el cerebro en casa.

Comparándola con la mayoría de películas que suele haber en la cartelera, “La última carta” sale ganando.

Y como dato anecdótico, el filme marca el debut cinematográfico de la cantante Alicia Keys y el músico Common.

Nuestra Opinión: @@@

La última carta
(Smokin' Aces, Reino Unido-Francia-Estados Unidos 2006)
Dirección y guión: Joe Carnahan
Fotografía: Mauro Fiore
Música: Clint Mansell
Con: Ben Affleck, Andy Garcia, Alicia Keys, Jeremy Piven, Ray Liotta, Common, Ryan Reynolds
Duración: 109 minutos
Distribución en México: Paramount Pictures
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra



Trailer Smokin' Aces













Correspondencia con esta trepidante columna:

codigocine@yahoo.com















.

0 comentarios: