miércoles, 18 de abril de 2007

La revelación



No se había iniciado la filmación y la cinta ya tenía muy malos augurios.

Todo gracias a que el director Joel Schumacher parece verdadero “apestado”, persona non grata para la crítica y muchos cinéfilos.

Les adelantamos que pudo ser peor, pero al final y sin ser tan estrictos, la cinta se defiende.

Schumacher intentó en esta ocasión hacer una película de tintes “noir”.

Los resultados, pese a todo, no ameritan su destierro del mundo cinematográfico, al menos no por el momento.

La historia se desarrolla alrededor de Walter Sparrow (Jim Carrey), un humilde trabajador de control de animales (atrapando perros vagabundos y demás) que recibe como regalo de su esposa Agatha (Virginia Madsen) un usado libro en el que se cuenta una historia sospechosamente parecida a su existencia.

En los aspectos superficiales es muy distinta (el protagonista de la novela es un rudo detective), pero coincide en un extraño aspecto: ambos hombres están rodeados por el número 23 oculto en el valor numérico de sus nombres, en fechas, y multitud de instancias.


© Artecinema

Así seguimos paralelamente la narrativa de Walter en la vida real, y la del detective Fingerling (Jim Carrey) en la novela que el protagonista lee, y vemos cómo ambos comienzan a obsesionarse por el número 23, buscando alguna explicación que vaya más allá de la absurda coincidencia

Lentamente el terror va tomando cuerpo y ese hombre pacífico y hogareño se verá envuelto en un micromundo violento en el que la sangre, el sexo y las persecuciones lo atan a un presente que no puede dominar.

Para ser sinceros, la trama daba para un cortito de misterio mínimo, básico y entretenido. Con vuelta de tuerca incluida (como Hollywood manda) y no más.


© Artecinema

Pero a esta premisa algo descabellada, la de relacionar hechos trágicos de la historia con la cifra antes mencionada, el director de “Batman y Robin” la aborda a partir de sus movimientos de cámara, de sus juegos con el filtro y con la luz, de sus encuadres vistosos. Y nunca partiendo de la construcción de los personajes ni, mucho menos, de situaciones atractivas y bien logradas.

Toda la presentación del conflicto y la primera parte del desarrollo están bien estructuradas, a partir de una división estética entre lo que es el mundo de ficción que construye el libro y la vida real de Walter, diferenciados principalmente con un logrado trabajo de fotografía y diseño de producción.

También, está bien conseguido el suspenso en un in crescendo que no se detiene y llega hasta provocar la identificación del propio espectador con la angustia del protagonista, haciendo que no pare de dudar sobre el valor de verdad de la falacia asociativa del número 23.


© Artecinema

Hasta aquí todo muy bien, pero el problema del filme llega con el desenlace.

Al mejor estilo superproducción norteamericana, y restando todas las marcas de autor que al comienzo de la cinta iban apareciendo, Schumacher opta por mostrarnos sus cartas unos veinte minutos antes del cierre del filme, retomando la explicación de este una y otra vez, repitiendo y redundado datos que el espectador no necesita al menos que se haya quedado dormido a la mitad de la película.

Por último, y sobre el final, como quien tira un manotazo de ahogado intentando abrir la historia a una nueva secuela o promover el suspenso más allá de la cinta, el director da una vuelta de tuerca a partir de una mirada de Carrey, que es insostenible y ridícula.

Shumacher quiso hacer una película “noir” pero se le fue de las manos al no contar con un buen guión.


© Artecinema

Es decir, la ambientación, la actuación, están demás por culpa de una trama muy endeble.

Si bien todo el elenco cumple con sus roles (haciendo dobles personajes), destaca nuevamente la actuación de Jim Carrey, quien sin emplearse a fondo y por ende no lucir como en sus anteriores trabajos de tinte dramático, logra sacar con éxito su doble papel.

Si usted no es supersticioso, no se espanta al escuchar el apellido Schumacher, le gusta el trabajo de Jim Carrey y quiere ver algo medianamente palomero, no busque más.

Nuestra Opinión: @@1/2

La revelación
(The Number 23, Estados Unidos 2007)
Director: Joel Schumacher
Guión: Fernley Phillips
Fotografía: Matthew Libatique
Música: Harry Gregson-Williams
Con: Jim Carrey, Virginia Madsen, Danny Huston , Logan Lerman, Lynn Collins, Rhona Mitra
Duración: 95 minutos
Distribución en México: Artecinema
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra



Entrevista, Joel Schumacher








Trailer, The number 23














Correspondencia con esta columna intrigada por la numerología:

codigocine@yahoo.com















.

0 comentarios: