lunes, 10 de noviembre de 2003

Bajo el Sol de Toscana

Una deliciosa historia de amistad y amor en uno de los paisajes más hermosos de Europa

El inicio de “Under the Tuscan Sun” es la pesadilla de cualquier persona hecha realidad.

Frances (Diane Lane), se dedica a la crítica literaria. Un día, durante un cóctel, un escritor se le acerca para consumar su venganza.

Este literato, de buenas a primeras le dice: ``Usted menospreció mi novela y la llamó fantasía erótica de un hombre maduro que persigue jovencitas. Si quiere saber más de ese tema, pregúntele a su marido''.

Por supuesto que ante esta revelación, Frances se queda atónita.

El mundo que imaginaba vivir, quedó hecho añicos en segundos.

Los reclamos con el marido están demás, por lo que en la próxima escena vemos a Frances con todo el dolor del mundo, arreglando los trámites de divorcio con su abogado.

Para sacarla de la depresión, su amiga Patti (Sandra Oh) le regala un viaje a Italia.

En la hermosa región de la Toscana y precisamente en Crotona, Frances encuentra un sitio donde relajarse y olvidar sus penas.

En su recorrido por la Toscana y en un arranque impulsivo, nuestra protagonista se baja del autobús ante una casa de campo que la atrae misteriosamente. Sin pensarlo dos veces, la compra con el dinero obtenido de la separación de su infiel pareja.

El lugar necesita muchas reparaciones, tantas como el corazón destrozado de su nueva inquilina, pero Frances echa raíces en Crotona y se entretiene en mejorar la vida de sus vecinos italianos (lo mismo la hace de cupido que haciéndose amiga de medio mundo) con la cooperación de una inglesa también varada en el pueblo, Katherine (Lindsay Duncan, adorable como de costumbre).

Y claro, Frances no desaprovechará la ocasión de olvidar el mal sabor de boca de su frustrado matrimonio, encontrando consuelo en los brazos de cualquier apuesto italianito.

En el proceso de encontrar la felicidad, Frances descubrirá que no todos los hombres somos unos desgraciados mal nacidos y que el verdadero amor llega por donde uno menos se lo imagina.

A estas alturas, es fácil deducir que estamos ante una agradable comedia romántica manufacturada especialmente para el público femenino.

“Under the Tuscan Sun”, está basada ligeramente en el best seller homónimo de Frances y Ed Mayes, el cual ha sido traducido a 15 idiomas.

Audrey Wells en la dirección, saca adelante este filme casi en automático. Los paisajes de la Italia rural y la presencia de una actriz de la talla de Diane Lane, prácticamente se encargan de hacer el trabajo.

Diane Lane ha sido una actriz desaprovechada por la maquinaria hollywoodense.

Es una mujer que cautiva al espectador con su presencia, ofreciendo su increíble capacidad de recorrer todo el arcoiris emocional de una forma intensa: lo mismo puede mostrarse alegre, deprimida, triste, sensual, furiosa o tierna, sin esfuerzo alguno.

Por ello, la señora Lane necesita algo más demandante que las comedias en las que últimamente ha participado, donde pueda emplear a fondo toda su capacidad histriónica.

El día que eso suceda, no dudamos que se lleve todos los premios habidos y por haber y que sobre todo signifique el parte aguas en su carrera donde sólo la veamos dando vida a personajes intrigantes de cruda energía emocional.

Por lo pronto, “Bajo el Sol de Toscana” vale la pena verse por dos razones: Diane Lane que para deleite de los fans aparece en todas las escenas de la cinta y los idílicos paisajes de la Italia rural que invitan a hacer maletas y perderse en ese maravilloso rincón del mundo.

Nuestra Opinión: @@1/2

Bajo el Sol de Toscana
("Under the Tuscan Sun", Estados Unidos-Italia, 2003)
Dirección: Audrey Wells
Con: Diane Lane, Sandra Oh, Lindsay Duncan, Raoul Bova, Vincent Riotta
Duración: 115 minutos
Distribución en México: Buena Vista – Columbia TriStar
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra