miércoles, 31 de diciembre de 2003

Obsesión

“Do the I” es uno de esos filmes difíciles de reseñar, no tanto por su complejidad narrativa, más bien por su simpleza en la historia y porque si se destaca el aspecto más interesante de la misma, se arruina la sorpresa.

Podemos adelantar que la cinta sigue la tendencia del llamado “reality cinema”, usado en filmes como “Todo el día, toda la noche”, “15 minutos”

“Obsesión” es un largometraje en el que nada es lo que parece y que cuenta con un elemento clave y cada vez más difícil de conseguir: lo imprevisible.

Carmen (Natalia Verbeke) es una bailarina de flamenco. Su estancia en Londres tiene el propósito de iniciar una nueva vida huyendo de un oscuro pasado en Madrid. La oportunidad de oro adoptará la forma de Barnaby (inevitable sonrisa al recordar al personaje de Eugenio Derbez) un hombre tierno y millonario que se quiere casar con ella (James D’Arcy).

Claro que no contaba con los sucesos en la despedida de soltera, en un elegante restaurante francés. Allí, siguiendo una tradición gala da un último beso a un hombre antes de casarse y descubrir en la noche de bodas que ha cometido la equivocación de su vida. El elegido es un chico brasileño del que queda enamorada: por supuesto, Gael García Bernal.

Desde luego que nadie se cree que el niño Gael sea brasileño o que la sensual Natalia Verbeke sea una consumada bailarina de flamenco, pero la cuestión se olvida rápidamente gracias a los manejos de cámara que provocan la distracción del espectador a la vez de cierta curiosidad al tratar de dilucidar si algo tienen que ver con el desarrollo de la trama.

Natalia Verbeke desprende un magnetismo atrapante, minimizando a todo aquel que aparece a cuadro.

Gael García Bernal, como es tradición, sigue apareciendo como tal, es decir, cuesta trabajo creer que está actuando. Sin embargo, tenemos que reconocer que esta ha sido tal vez, la mejor caracterización de su carrera, ya que tuvo el reto de dar todos sus parlamentos en inglés, con el énfasis y la fuerza que demandan algunos diálogos.

“Obsesión” es una singular película que comienza con el aspecto de un drama romántico y poco a poco nos descubre que en realidad estamos ante un thriller.

El debut cinematográfico del escritor y guionista Matthew Parkhill puede considerarse afortunado. Teniendo el respaldo del talentoso cinematógrafo brasileño Affonso Beato y la presencia de tres jóvenes actores, lo cual fue una combinación efectiva y muy bien aprovechada.

El filme resulta interesante en su montaje, aunque menos no tanto en su guión. Más bien, el valor de “Obsesión” radica en sus hallazgos narrativos y no en su tratamiento temático, bastante común y prescindible.

“Obsesión” vale la pena no sólo por la vuelta de tuerca hacia el final de la película, también por el inusual cambio de géneros que se experimenta a lo largo del filme, hasta llegar a lo intenso e inesperado de los reality shows.

Nuestra Opinión: @@@

Obsesión
(Do the I, España – Reino Unido 2003)
Dirección y guión: Matthew Parkhill
Con: Gael García Bernal, Natalia Verbeke, James D'arcy
Duración: 92 minutos
Distribución en México: Videocine
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra