domingo, 28 de marzo de 2004

Inicia la Temporada de Patos

GUADALAJARA.- Arribó sigilosamente a la XIX Muestra de Cine en Guadalajara. Nadie tenía referencias de la película y a diferencia de sus competidoras, carecía de distribución. Obviamente no era la favorita.

La apuesta sonaba un tanto arriesgada. Filmada en blanco y negro, teniendo como única locación un departamento en el edificio “Niños Héroes” de Tlatelolco, protagonizada por cuatro desconocidos, la cinta de Fernando Eimbcke era una verdadera incógnita

Se necesitó una exhibición a la prensa e invitados especiales para que el destino de “Temporada de Patos” cambiara radicalmente.

Fue el fenómeno del certamen.

Se tuvieron que abrir funciones extras ante la respuesta entusiasta del público que abarrotaba las salas, incluso sentándose en el suelo.

Solo bastó un abrir y cerrar de ojos para que los patos emprendieran el vuelo y surcaran los cielos de Guadalajara.

Los premios no fueron obra de la casualidad. La experiencia del director se remonta a la realización de videoclips musicales para grupos como El Gran Silencio y Plastilina Mosh, además de cortometrajes (“La Suerte de la Fea a la Bonita no le Importa”, “No sea malito”).

La trama está compuesta de puntos sencillos: cuatro actores principales (Daniel Miranda, Diego Cataño, Danny Perea y Enrique Arreola); un óleo de patos que vuelan sobre un lago, una pizza (mitad champiñones, mitad salami) y unos brownies con marihuana, Eimbcke ataca de lleno el encierro y la incomunicación en la que viven estos adolescentes de la Ciudad de México.

La siguiente es una entrevista realizada a Fernando Eimbcke minutos después de haber recibido los trofeos durante la ceremonia de premiación de la Muestra de Guadalajara, en el Teatro Degollado.

- Luego de haber escrito el guión y filmado “Temporada de Patos”, ¿cuál es tu sentir al obtener tu película 7 premios?

“Muchísima alegría. La hicimos con mucho corazón, dimos el alma en esta película".

- ¿Cómo surge el guión?

“Fue una idea que en algún momento se me ocurrió de cómo cuatro personajes podían sobrevivir al tedio de un domingo. En lo particular yo odiaba los domingos. Teníamos que trabajar porque necesitábamos dinero y dejamos la idea de lado un tiempo. Después de algunos años retomamos ese concepto, lo empezamos a trabajar y salió lo que ya conocen.”

- ¿Existen vivencias personales en tu historia?

”Retomé los domingos que pasaba en mi casa con mi familia viendo la televisión, cuando se iba la luz nos quedábamos un rato sin saber qué hacer, transcurría el tiempo y empezábamos a platicar, entonces descubríamos cosas que no sabíamos de nosotros mismos a pesar de ser una familia. Traté de no identificarme demasiado con los protagonistas porque sino no los puedes castigar o hacer sufrir. Eso es lo que admiro de Woody Allen, castiga mucho a sus personajes porque logra separarse de ellos. “

- Parte de los premios que recibiste son estímulos económicos considerables, ¿piensas invertir este capital en algún proyecto?

“No pienso hacer otra cosa que escribir, escribir, escribir y tener la capacidad de desarrollar carpetas de producción para conseguir financiamientos, etc. Aunque es una muy buena cantidad (casi un millón de pesos) para hacer una película necesitas inversionistas mucho mas grandes".

- Al momento de escribir “Temporada de Patos, ¿tenías algún objetivo en mente?

“Hacer una película con una buena historia. Una historia donde el espectador se viera reflejado, que le dijera algo. Siempre nos concentramos en la historia, no nos importaba tener una fotografía espectacular, una música espectacular, nada. Nos importaba tener una historia espectacular.”

- El guión está cargado de muchos simbolismos ¿qué hiciste para traducírselo a los jóvenes actores?

”Jugando con ellos, fue un proceso extraño porque a veces no entendían bien lo que estaban haciendo, entonces tenían que seguir instrucciones muy concretas y después encontraban el hilo. Nos ayudó el que la filmación se realizara de forma cronológica y el que pudieran conectar la historia con su vida personal”.

- ¿Porqué usar la figura de los patos, tienen algún significado particular?

”La libertad, el vuelo, la posibilidad de emigrar hacia aguas más cálidas, hacia donde nos sentimos más cómodos”.

- ¿Cuál es tu sentir luego de haber acaparado los Mayahueles?

“No sé. Aún no me cae el veinte, no sé que decirte".

- ¿El proyecto fue pensado desde un inicio ser filmado en blanco y negro? ¿No era un tanto arriesgado, comercialmente hablando?

“Para hacer esta película hubo mucha revisión de los directores que han probado el blanco y negro en época de colores, lo que me permitió tener planos más largos y más contemplativos. El ritmo que da el negativo es bien diferente al ritmo en color. El blanco y negro son estas formas geométricas, volúmenes, mientras que el color genera mucha distracción. Nuestro productor, Christian Valdelievre sufrió una depresión que le duró tres días al conocer nuestra decisión de filmarla en blanco y negro, pero creo que al ver el resultado final y la respuesta del público, supo que fue la mejor decisión”.

- Los fade out que hay a lo largo de la cinta, ¿forman parte de la estructura narrativa, a manera de viñetas?

“Son transiciones de tiempo. La idea fue dar la impresión de un ritmo muy lento para sentir como va pasando el tiempo a lo largo de ese domingo. “Fades” que aparte fueron muy bien acompañados por la música de Alejandro Rosso y los Liquits".

- La cinta gira alrededor de tres adolescentes y un adulto. ¿Fue adrede usar personajes que ni son niños, ni son jóvenes?

"Son personajes que no se han superado, que son muy jóvenes. La adolescencia es la edad más interesante del ser humano. Adoleces, te falta algo, todo te cuestiona, todo te disgusta, todo te preguntas, todo lo odias. No sabes lo que quieres, pero creo que, entre todo ello, sabes perfectamente lo que no quieres. Eso es lo padre. Los personajes superados me parecen aburridos y la gente no se identifica con ellos. Si fuésemos superados no seríamos los seres con conflictos y problemas, en la búsqueda de arreglarlos".

Mientras Fernando Eimbcke sale del shock, “Temporada de Patos” seguirá recorriendo algunos festivales, además de encontrar algún distribuidor que satisfaga sus exigencias para que la cinta pueda ser estrenada en cartelera comercial.

La “Temporada de Patos”, apenas ha comenzado.

Correspondencia con esta columna que a veces se hace pato:

obsesionesmx@yahoo.com.mx