lunes, 14 de marzo de 2005

Guadalajara y sus XX años de festival

- Inicia la fiesta cinematográfica en Guadalajara
- Mucha fiesta, mucho cine iberoamericano, muchas personalidades, pero ¿dónde quedó el cine mexicano?
- Para Carlos Fuentes la política mexicana “es pinche y barata”
- Mano a mano entre Argentina y Brasil: Lucrecia Martell y su “niña santa” contra “Casi dos Hermanos” de Lucía Murat
- Chabelo, Eduardo Manzano y Rosita Quintana forman el “Club Eutanasia”
- “El mago” y “Noticias lejanas” se llevan los aplausos de la critica, si hay justicia, podrian arrasar con los Mayahueles
- “Cronicas”, cinta de Vergara y Alfonso Cuaron por fin se exhibe en México
- Filmará Maribel Verdú con Guillermo del Toro


GUADALAJARA.- No hay manera de comenzar a contarles las actividades de la XX edición del Festival Internacional de Cine en Guadalajara.

Mucho antes de la inauguración oficial, al medio día del viernes, ya habían funciones de prensa y conferencias con los propios protagonistas-realizadores, además de las improvisadas entrevistas “banqueteras” (aquellas donde los reporteros le hacen “bolita” al actor o figura en cuestión en los lugares mas insospechados: afuera de un restaurante, en el aeropuerto, incluso casi casi en el baño).

Lo que es un hecho es la desaparición del cine mexicano de este evento. Algo tan inverosímil como ir a una plaza de toros a ver domadores de leones. Nada que ver.

Y bueno, en las primeras funciones de los 6 largometrajes mexicanos en competencia, nuestros mexicanos han dado pena ajena. Está claro que la atención del festival este año está enfocada totalmente al cine iberoamericano, tanto por la calidad de las cintas como por los actores y directores que han sido invitados.

Cheque nomás el dato, para que no digan que luego uno anda de malinchista.

Para abrir boca, Lucrecia Martell fue una de las primeras figuras que se apareció por el festival.

Su cine es un cine incomodo, odioso y desesperante para muchos. Con apenas dos películas, la señorita argentina ya ha estado en los festivales grandes.

Después de las expectativas creadas por su opera prima, “La ciénaga” (premiada como Mejor opera prima en Berlín en 2001) le permitio abrir puertas y conseguir dinero para hacer “La niña Santa”.

Al Festival Internacional de Cine en Guadalajara llega por primera vez con esta cinta estrenada el año pasado y una de las más mencionadas del llamado Nuevo cine argentino.
Según la propia directora (nosotros no lo hubieramos descrito mejor), “La niña santa” es un trabajo de autor, de emociones sugeridas y una narrativa íntima.

Una adolescente descubre su vocación: salvar a un hombre, que la ha tocado, del pecado. En su misión, derrumba el mundo de un médico cuya vida parecía resuelta.

La temática está asentada en el pudor provinciano y los límites de la moral, algo que gusta mucho al mexicano ver en el cine pero que paradójicamente pocas veces se ha mostrado nuestra industria en los ultimos años ¿La mujer de benjamín,El crimen del padre amaro, La mujer del pueblo)

“La niña santa” acude al trabajo actoral, los silencios y las miradas para transmitir el drama interno de los personajes, enfrentados a sus valores después de un periodo de tentaciones a las cuales ceden a pesar del costo social.

En charla con los reporteros que sobrevivieron despçues de ver su película (no es cine facil de digerir, si ya vieron “La cienaga”, sabran de lo que estamos hablando: películas donde aparentemente en 2 horas pareciera que no pasa absolutamente nada), Martell considero una manera de entretenimiento con la cual podrá identificarse un determinado tipo de público y destacó que la importancia de los autores contemporáneos argentinos, se han dado a la tarea de contar historias de su entorno.

“Yo cuento la vida de provincia de clase media… me encantaría hacer Alien 6, pero el origen es ese (el entorno de cada director). Es notable como todos están dando cuenta de su entorno”.

La directora resaltó que estas manifestaciones de lo que cada creador ve, es un punto saludable, no sólo para el cine, sino potencialmente “arman de nuevo el tejido social”.

Lucrecia Martell expresó que al cine latinoamericano se le ha exigido estar a la altura del cine de entretenimiento, pero se ha dejado de lado el valor “de reconstrucción orgánico, que tiene el cine el arte o la música”.

“Casi dos hermanos” (Quase dois irmaos) es una de las representantes del cine exquisito que se viene haciendo desde hace algunos años en Brasil (ciertos criticos dirian que el cine brasileño ha dado cosas buenas desde toda la vida).

La directora brasileira Lucía Murat tambien hizo acto de presencia junto con el guionista Paulo Lins y el actor Flavio Bauraqui.

Ésta no era la primera vez que la periodista y realizadora estaba en México.

Confesó que ya lo había hecho hace 24 años, para presentar su primer documental sobre Nicaragua.

“En este momento que vivimos en Brasil estamos intentando que el cine latinoamericano tenga una aproximación más grande. Este festival es una de las oportunidades para que se rompa ese círculo entre nosotros”.

Sobre su producción, Murat platico que “la película abre con el Carnaval, pero yo quería mostrarlo de una manera diferente, porque es vendido como un cliché de sexualidad, quería mostrarlo como una cosa bella pero que convive con una tragedia entre la separación de la clase media y la favela”.

Para la directora, uno de los elementos más importantes en la producción es la música de Nana Vasconcelos porque “es muy triste que hace una dicotomía entre lo que se ve y lo que escucha”.

La historia maneja una estructura circular y se presenta en tres tiempos: La década de los cincuenta, los setenta y la época actual. “Yo quería trabajar el ciclo de la violencia de una forma cronológica, como si se tratara de un rompecabezas”.

Por su parte, Paulo Lins precisó sobre el guión de Casi dos hermanos que “acababa de terminar el libro Ciudad de Dios, que estaba enfocado a la vida en la favela, cuando empecé a escribir “Casi dos hermanos”. Históricamente fue uno después del otro”.

La cinta es autobiográfica, ya que la directora estuvo en prisión durante la dictadura en Brasil.

El filme se ha exhibido en Toronto, Francia e irá a competencia en Mar de Plata y después a Alemania.

Una de las frases más recurrentes en la cinta es del poeta portugués Fernando Pessoa. Lucía Murat, sobreviviente de la dictadura en Brasil, reveló que fue presa política y además torturada y el cine le ha servido para trabajar toda esas experiencias, además de que fue su estrategia para sobrevivir.

INTERMEDIO

Dan mucho de que hablar –ni nos comprometemos por el momento, de milagro estamos haciendo esta columna- sobre las cintas mexicanas que no entraron en competencia en ninguna de las secciones oficiales (mexicana, documentales e iberoamericana).

Sin embargo, con todo y que suena difícil de creer, hay propuestas interesantes que van desde el cine salpicado de humor negro, hasta el retrato de seres marginales.

Aquí van las primeras tres de las seis cintas mexicanas que compiten por un premio en la Sección Mexicana de Largometraje (recordemos que algunas de estas cintas también las inscribieron en la sección Iberoamericana, nomás para hacer bulto y darles algún premiecillo de consolación)

I.- Una declaración que nos saco las lagrimas: “Club eutanasia” existe gracias al trabajo desinteresado de legendarias figuras del cine, el teatro y la televisión mexicana, ávidas de hacerse notar dentro de un género que al parecer ha olvidado su trayectoria. El autor de tan sentimental frase es nada menos que Agustín "Oso" Tapia, director del susodicho Club.

La cinta, una de las 6 que tienen la “honra” de competir dentro de la Sección Oficial Mexicana en el XX Festival Internacional de Cine en Guadalajara, aborda una emotiva y cruel historia que se desarrolla dentro de un asilo de ancianos, en donde una tragedia ha provocado que tanto los alimentos como las medicinas sean racionados entre los internos.

Ante la inusitada situacion, un grupo de cuatro singulares representantes de la tercera edad se unen para aniquilar a sus compañeros, con tal de terminar con tan injusta vigilia.

En el filme, de hora y media de duracion, participan Rosita Quintana, Lorenzo de Rodas, Magda Guzmán, Héctor Gómez, Xavier López "Chabelo", Eduardo Manzano y Ofelia Medina, entre otros.

“Conjuntar a tan valiosos artistas fue fácil porque todos ellos, además de ser magníficos en su trabajo, son muy generosos. Siempre tuve la ilusión de dirigirlos, pues forman parte de la vida emocional de muchísima gente y por fortuna participaron todos los que yo quería”, resaltó el cineasta en conferencia de prensa. Uno de los objetivos principales, dijo, es que cada uno de ellos interpretara a un personaje que nada tuviera que ver con anteriores ni actuales trabajos, y definitivamente se logró.

La reconocida actriz de la época de oro del cine mexicano, Rosita Quintana, dijo que incluso habría pagado por hacer “Club eutanasia”, su película número 100.

“Ha sido uno de los mejores libretos que he leído en mi vida. Es bueno que la gente joven se ría, pero que también reflexione sobre el futuro de las personas de la tercera edad, espero que recapaciten y cuiden mejor a sus viejitos”, mencionó.

Eduardo Manzano, recordado por su brillante trabajo en la desaparecida serie Los Polivoces, aclaró que para actuar nunca ha puesto como condición el pago de una fuerte suma de dinero, y que ahora no fue la excepción.

En tanto, Héctor Gómez expresó su satisfacción de haber compartido créditos con el elenco de esta cinta, “aunque hacía mucho frío y había mucho humo; no obstante, la volvería a hacer” (¿?).

Xavier López “Chabelo” comentó, en su oportunidad, que “Club Eutanasia” fue una grata experiencia y que agradecía a Dios que el director le haya permitido desarrollar un personaje totalmente opuesto a "Chabelo", al que ha dado vida durante décadas.

La idea central del filme no es mala, pero el guión peca de ser inconsistente y la realización es un tanto floja, a pesar de tener por ahí algunas secuencias rescatables.

Tapia, como la mayoría de los realizadores debutantes, quiere tratar muchas cosas a la vez en su película. De tal forma que tenemos un homenaje a comicos que han hecho historia en México, una dosis de thriller aderezado con mucho humor negro.

El Oso Tapia promote como director. No se le perdona que haya desperdiciado a “Chabelo” (que aquí contrario a la costumbre aparece como adulto) y a Eduardo Manzano.

A como están las cosas nos atrevemos a hacer una apuesta pública: nos cambiamos el nombre a “Ponciano Pérez” si “Club Eutanasia” no se lleva algún premio.

II.- Las operas primas siguen dando de que hablar en el cine mexicano. El año pasado fue “Temporada de Patos”. Ahora le toca su momento de gloria a “Noticias Lejanas” y “El mago”.

“Noticias Lejanas cuenta una historia simple: Martín (David Aarón Estrada, espléndido), un muchacho que habita en un miserable pueblito llamado “el 17”, sueña con irse a vivir a la Ciudad de México, ganar algo de dinero y llevarse a vivir con él a su familia: su mamá sumida en una permanente depresión desde que perdiera a uno de sus hijos, su hermanito menor que narra desde el presente lo que con dificultad recuerda, su seco padrastro que no quiere abandonar su casa porque ahí tiene a su muerto.

“Noticias Lejanas” está compuesta por escenas que navegan en un espacio sin tiempo, hilos narrativos con vida propia, unidos por una sencilla construcción visual.

Ahí, en medio de la nada, de entre un manojo de casas sumidas en la miseria, se ven pasar los sueños, lamentos y torturas de seres que viven sumidos en un apagón constante, no tiene luz eléctrica, pero tampoco hay luz en sus vidas, apenas si hay agua, pero no alcanza para refrescar sus corazones. No tienen trabajo, no esperan un futuro.

En la cinta destaca la voz en off de Beto, el hermano menor, que da antecedentes del origen de la tragedia familiar, mientras a través de flashbacks el espectador se entera de las andanzas de Martín en un pueblo cercano y, después, en la soñada Ciudad de México.

Tal vez el único pero es que la cinta finaliza inesperadamente de una manera un tanto anunciada: un final demasiado trágico que se antoja un tanto fuera de contexto por toda la atmósfera construida previamente.

“Noticias Lejanas” es el más reciente producto del programa de “óperas primas” del Centro de Capacitación Cinematográfica. Aquí sobresale el debut como director del otrora director de fotografía Ricardo Benet , quien demuestra una asombrosa habilidad en el manejo de su narrativa.

III.- Con todo y su premio obtenido hace algunos meses en el Festival de Montreal, nadie les hace caso. Seguramente los reflectores estarán sobre ellos el día de la premiación.

Es la apuesta universitaria por hacer un cine mexicano alterno, realista y sincero

“El Mago” es la tercera entrega del programa de óperas primas del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM.

Jaime Aparicio es el director debutante, quien también participa en la escritura del guión.”El mago” sigue los pasos de Tadeo (Erando González), quien se gana la vida haciendo magia en las calles, asistido por Félix (Gustavo Muñoz), el rey del mambo-reggae.

Su rutina y sus planes cambian cuando se entera que padece un mal terminal. Decide entonces arreglar las cuentas con su pasado, por lo que busca a Raquel (Julissa), su ex mujer, visita la vecindad de la infancia y ubica al hijo del que fuera su mejor amigo. Busca partir con la conciencia tranquila, y revive para morir.

Aparicio filma una historia apoyada en una tradición dramática conocida, bastante explotada con un toque nacional, con el dramatismo “exitoso” al estilo de “Nosotros los pobres” o “Los Olvidados” solo que con un toque más personal.

En “El mago” el realizador apuesta por seguir a un personaje para contarnos sus tormentos y transformaciones, mismos que están llamados a ser el vínculo afectivo con el espectador: conforme se desarrolla la historia descubrimos el potencial cálido del protagonista, enfrentado a un conflicto que en principio lo rebasa.

La chispa de la cinta es puesta por personajes con características más o menos conocidas, como el infaltable y entrañable teporocho bufón (que por su parte da cuenta de una constante temática infaltable en el cine mexicano: la persecución de un sueño que por supuesto, no ha de conseguir).

La cinta cuenta con una excelente fotografía, pero adolece de una falta de fortaleza en las historias secundarias, las cuales son muy débiles y poco aportan a la trama.

Aún así, “El mago” demuestra su magia haciendonos valorar y saborear esos pequeños sueños que nos da la vida, alguitas veces alcanzables, otras veces difíciles de realizar, pero que sin ellos, nuestra existencia no tendría la magia de la ilusión.

IV.- “Crónicas”, la más reciente película del director ecuatoriano Sebastián Cordero participa en la sección iberoamericana del festival, es patrocinada por Anhelo y Tequila Gang, productoras de Jorge Vergara y el cineasta Alfonso Cuarón respectivamente.

”Hace cinco años leí un artículo en un periódico acerca de uno asesino en Colombia, Alfredo Garavito, un caso brutal, horrible de un tipo que violó, torturó y asesinó a casi 200 niños en un periodo de 10 años”, comentó Cordero, durante la conferencia de prensa posterior a la exhibición de la cinta.

”Tenía muchas ganas de construir un personaje que tuviera esta dualidad tan marcada, que por un lado sea un verdadero monstruo y por el otro lado sea el personaje más adorable de la película. De ese reto surgió la idea de cómo contar esta historia a través de los ojos de un periodista, de la prensa y jugar mucho entre estos dos personajes, el reportero y el asesino”, declaró el realizador.

La cinta tiene una trama con un tema nada fácil de realizar cinematográficamente.

En una ciudad ecuatoriana se encuentran el reportero sensacionalista Manolo Bonilla (John Leguizamo), su productora (Leonor Watling) y su camarógrafo mexicano (José María Yázpik), cubriendo los atroces crímenes de un asesino serial, que ha asesinado y violado a varios niños.

Manolo y su equipo toman las imágenes de un vendedor de biblias (Damián Alcázar) que está a punto de ser linchado debido a que atropelló accidentalmente a un niño. Bonilla ve en esa tragedia la oportunidad para hacer un reportaje de fondo, las cosas tomán mayor interés cuando el supuesto vendedor de biblias parece saber más de lo que cualquiera sobre el asesino serial.

El intento de thriller de Sebastián Cordero es una cinta que funciona a medias.

El interés generado por la historia solo le alcanza para cubrir la primera parte de la cinta, aunque desarrollar una interesante reflexión sobre los derroteros del amarillismo en los medios y la falta de escrúpulos entre algunos personajes que se ostentan como “periodistas”.

Una sopresa agradablñe y que poco se ha comentado en los festivales donde se hay exhibido “Crónicas” es la magnífica caracterización de Damián Alcázar, en un papel que lo saca del estereotipo de los personajes que le había tocado encarnar en el cine mexicano.

Ahora lo vemos inquietantemente manipulador, proyectando una maldad y serenidad que desquician.

OBSESIONES EN CORTO

John Waters, considerado uno de los reyes de la contracultura y el movimiento “underground” abrio oficialmente las actividades del festival al proyectar su mas reciente película “A dirty shame” durante la ceremonia de inauguración en el recien remodelado cine-teatro Diana. En charla previa con los medios, el polémico cineasta opinó que el “cine trash”, que le ha caracterizado, está muerto, pues considera que la pornografía ya es un asunto legalizado y no un estilo de culto. “El cine basura es la contracultura, suciedad, sexo explícito y nada común, violencia, situaciones estrambóticas y, no siempre, ácida crítica”. El cineasta andubo divirtiéndose como enano, sobre todo al termino de la proyeccion, donde en la sesion de preguntas con el publico se desató con respuestas ingeniosas y políticamente incorrectas: “La gente me preguntaba sobre mis primeras películas si estaba drogado cuando las hacía. Por supuesto que estaba drogado”; "El negocio del futuro está en los divorcios gays y en las remociones de tatuajes, estoy pensando en invertir en eso. Los homosexuales pasarán de moda y en el futuro lo importante no será salir del clóset, sino entrar”; “En “Pink Flamingos”, mis actores sí comieron caca de verdad, pero desconozco si a partir de esa escena el gobierno estadounidense creó una ley que prohibiera tales actos”. Por último, con la misma irreverencia, dio un consejo a los padres: “Si tienes un hijo violento que lea libros sobre violencia, si tienes un niño que es demasiado sexual, dale un libro sobre fantasías sexuales”. *** Carlinhos Brown, quien fuera premiado recientemente con un premio Goya por la composición del tema “Zambie Mamento” para la película “El Milagro de Candeal”, de Fernando Trueba (la cual se exhibirá en Guadalajara), puso a bailar a los asistentes a la inauguración en el “Teatro Diana”. Es una verdadera delicia delitarse con el talento de este hombre. *** Con todo y sus errores en la dirección del certamen, Guadalajara es el evento de moda y como no queriendo la cosa, todo mundo quiere aprovechar los reflectores. No me pregunte que andaba haciendo por ahí. El caso es que el escritor mexicano Carlos Fuentes se dio una vueltecita para hablar duramente sobre el estado de la polítca y la democracia mexicana, a la cual no dudó en calificar como “pinche y barata”. “Todo lo que se discute y se debate finalmente es benéfico, lo que nos preocupa es la zancadilla política, las puñaladas traperas y todo lo demás que estamos viendo casi como norma de la vida política mexicana”. Por ese motivo, Carlos Fuentes invitó a los líderes partidistas a olvidar los debates inútiles y concentrarse en los grandes temas nacionales, además de que hizo público su deseo sobre las diferencias y berrinches entre los “chiquillos” Vicente Fox y el jefe del Gobierno de la ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, rebasen el nivel en que se encuentran. “Deben rebasar ese nivel para llegar a un debate sobre los temas principales del país y sobre el futuro de la Nación como Nación”. En medio de las actividades cinematográficas, el escritor también dio su punto de vista respecto al proceso de desafuero contra López Obrador por presunto desacato de una orden judicial en un litigio por un terreno invadido ilegalmente. Dijo que se recordará como un “triste episodio” de la política nacional y anticipó que la Cámara de Diputados lo desechará. Afirmó que México está listo para un Gobierno de izquierda y consideró que actualmente este sector tiene una opción clara de ganar el poder en 2006. Algunos no están muy de acuerdo con los puntos de vista de este escritor, pero sin duda es una voz que se debe escuchar atentamente. *** Maribel Verdú será la protagonista de “El laberinto del fauno”, el nuevo proyecto cinematográfico Guillermo del Toro. De acuerdo a la actriz española, la cinta estará ambientada en la Guerra Civil Española. El rodaje iniciará en junio próximo en España. El filme, una mezcla de realidad y ficción, narra “cómo los fascistas perseguían a los anarquistas, cómo los torturaban, cómo les sacaban información. Van a ver sapos gigantes, faunos y laberintos, y todo esto lo vive una niña de nueve años, pero todo se va mezclando con la realidad”, comentó Verdú durante una improvisada rueda de prensa, minutos después de haber llegado al festival. *** Alejandro Tomassi compartirá créditos con Diego Luna en la próxima película Luis Mandoki, "Amapola". Tomassi reveló que ya están seleccionado el reparto y entre los actores que participarán destaca Luna, quien llevará uno de los roles principales dentro de la trama. El personaje de Tomassi será un gobernador constitucional mexicano en la época de los 40, durante la Segunda Guerra Mundial. Precisó que la película abordará la intervención de México, en ese conflicto bélico y la alianza que se hizo para apoyar a Estados Unidos. La filmación tendrá locaciones en la Ciudad de México y en Mazatlán, Sinaloa, para iniciar en mayo próximo. *** Al ver “La última noche” de Alejandro Gamboa uno se pregunta si existe algún contrato de exclusividad entre Videocine y el festival de Guadalajara donde algunas cintas de esta filial de Televisa se tengan que programar “a huevo”. Si usted ya vio el trailer, se dará cuenta que la cinta no tiene absolutamente nada que hacer en un festival. Por lo mismo, nos abstendremos de derrochar tiempo en hablar de este bodrio que alguien tuvo la puntada de meterlo en una competencia oficial. *** Una verdad dolorosa: han pasado XX años y Guadalajara sigue siendo el mismo desmadre de siempre. *** Entre actividades mal programadas, encimadas o eventos incluidos de última hora, algunos medios han dispuesto hasta seis reporteros más fotógrafos para cubrir los diversos aspectos del festival. *** Solo hay de dos sopas: o se está en el Cinépolis Centro Magno haciendo cambio de salas para ver las cintas de las diferentes secciones en competencia (acompañadas de sus respectivas conferencias cuando hace acto de presencia algún representante del filme) o se está en la sala de prensa batallando por conseguir una computadora libre para vaciar toda la información. *** Por andar de criticones y decir lo que otros callan, esta vez no fuimos tomados en cuenta por los organizadores, pero de todas formas por aca andamos de incógnitos, gracias a una mini colecta armada entre los cuates, despistados en el metro y simpatizantes del 'peje'. Si dejamos de cubrir el festival antes de su conclusión, será por causas estrictamente ajenas a nuestra voluntad. *** Por limitaciones físicas y tecnológicas, no podremos clonarnos instantáneamente para estar en varios eventos a la vez, pero sí trataremos de ver mucho cine y de platicarles algunos detalles interesantes producto de la avalancha informativa generada por el evento. Desde luego, en un acto de noble sacrificio, no faltará el caballito de tequila a la salud de todos nuestros lectores.*

Correspondencia con esta festivalera columna:

codigocine@yahoo.com


.

0 comentarios: