miércoles, 8 de junio de 2005

Guía del viajero Intergaláctico



Estamos ante un producto de ciencia ficción poco convencional, por lo tanto la cinta no es tan fácil de reseñar.

Más cuando la trama se basa en explicar gráficos y tiene muchos juegos de palabras y humor negro.

De ahí que no sea para todos los gustos.

De hecho, me atrevería a decir que para aquellos que no conozcan y aprecien los libros de Douglas Adams, es posible que les parezca una mala película o simplemente no la entiendan.

Por muchos años las novelas de Douglas Adams fueron catalogadas de infilmables en la industria y cuando la primera adaptación para la televisión se hizo en el 1981 por la BBC, la mini serie sólo sirvió para confirmar rumores de que el producto nunca resultaba tan bueno como el material original.

En esto hay algo de verdad, pues las novelas de Adams explotan el humor del lenguaje: sus neologismos intergalácticos son famosos y por supuesto, cuando la narrativa se va por la tangente es precisamente cuando Adams demuestra su genialidad.

Muchos cuestionaban cómo se podía filmar por ejemplo la famosa guía del viajero.

Al final de cuentas sí se pudo.


© Buena Vista International

Arthur Dent (un excelente Martin Freeman) está a punto de perder su casa, la única que queda en pie en los alrededores, ante la inminente construcción de una nueva vía rapida.

Pero no hay nada que temer, ya que Ford Perfect (Mos Def) llega al rescate, se lleva a Arthur al bar de la esquina y le dice que tome cuanta cerveza pueda, ya que el mundo se va a acabar.

Para demostrarlo, Ford levanta el pulgar derecho y le dice la famosa frase “Don't Panic!” y de repente ambos terminan en una gigantesca nave espacial en frente de la tierra. Justo a tiempo, pues lo inevitable sucede.

Arthur y Ford se ven atrapados en una serie de absurdas aventuras como polizontes espaciales, primero siendo capturados por los terribles e insoportables Vogons, una desagradable raza de monstruos burocráticos, para luego acompañar al esquizofrénico y farsante Zaphod Beeblebrox (Rockwell), el presidente de la galaxia, quien se ha robado una modernísima nave para intentar descubrir el secreto sobre la pregunta más importante del universo (la pregunta, porque la respuesta ya la conocen, y es 42).

Zaphod es acompañado en la nave por Trillian (Deschanel), una terrícola a quien conoció en una fiesta, casualmente mientras esta conversaba con Arthur, y por Marvin (cuya voz es interpretada genialmente por Alan Rickman), un robot super inteligente, pero que a la vez es infinitamente depresivo.


© Buena Vista International

Creada con una cantidad considerable de efectos especiales, ágiles movimientos de cámara y las ocurrencias de un elenco cómplice (sobre todo Sam Rockwell, quien no se restringe de nada para llamar la atención a su personaje), “The Hitchiker Galaxy Guide to the Galaxy” es un viaje distinto e innovador.

Para la tranquilidad de los fans, la película resulta ser una adaptación relativamente exitosa.

De entrada, el trabajo es complicado, pero la película contiene el ingenio visual que compensa por la actitud verborreica de la novela.

El humor permanece intacto aunque debo admitir que es un gusto adquirido. Se trata del humor más británico y seco que podamos imaginar.

Recuerda con frecuencia el humor de Monty Python, pero con un carácter especial que critica gobiernos, religiones, emociones y por supuesto relaciones intergalácticas.

La magia de Douglas Adams es que, a diferencia de otros trabajos que parodian la ciencia ficción, sus libros son ciencia ficción que se parodia a sí misma.

Sus personajes son acartonados, pero demuestran sus defectos con tanta elocuencia que el lector, y en este caso espectador, no tiene más remedio que desarrollar un tipo de afecto meloso por ellos.


© Buena Vista International

Como ejemplo de esto, la película contiene uno de los personajes secundarios más irónicos y deliciosos de la ciencia ficción, un robot maniaco depresivo llamado Marvin quien infecta la narrativa con crisis existenciales de la psicología barata de los años 1970.

Adams murió en el 2001 mientras trabajaba en el guión de esta cinta.

A los conocedores de sus trabajos la película no creo que los vaya a defraudar.

Sin embargo, la campaña de mercadeo ha sido incorrectamente dirigida a aquellos que han sido atrapados por la mercadotecnia de Star Wars.

Para estos últimos “Guia del viajero” podría representar un problema, pues el filme se niega a tomarse en serio a sí mismo, y rompe con los patrones de sobriedad e identificación que normalmente son necesarios para creernos la galaxia lejana, la nave lejana y el robot parlanchín.

He aquí un gran comienzo para el que quiera conocer la autopista galáctica y recuerde, aunque el mundo esté por acabarse, que no cunda el pánico.

La película tiene secuencias delirantes que valen el boleto de entrada, como aquella donde aparece brevemente John Malkovich como líder de un peculiar culto o bien cuando los tripulantes al viajar por el hiper espacio se convierten en hilo de estambre, por mencionar algunas.

Una perspectiva diferente de la ciencia ficción: divertida, irreverente y políticamente incorrecta

Nuestra Opinión: @@@

Guía del viajero Intergaláctico
(The Hitchhiker's Guide to the Galaxy, Estados Unidos-Reino Unido 2005)
Director: Garth Jennings
Guión: Douglas Adams y Karey Kirkpatrick, basado en los libros de Douglas Adams
Fotografía: Igor Jadue-Lillo
Música: Joby Talbot
Con: Martin Freeman, Sam Rockwell, Mos Def, Zooey Deschanel, Alan Rickman, John Malkovich, Anna Chancellor
Duración: 109 minutos
Distribución en México: Buena Vista International
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta viajera columna:

codigocine@yahoo.com



.

0 comentarios: