viernes, 6 de enero de 2006

Soldado Anónimo



Resulta interesante ver el tratamiento de las guerras en el cine durante las últimas dos décadas.

El género fue, durante casi una generación, un vehículo de aventura y acción, pero ahora es material que no se toma con ligereza; se lamenta más la pérdida masiva de vidas, en lugar de tratarlo con grandiosidad heroica.

Un balance entre ambas actitudes es lo apropiado.

Algunos de los mejores directores contemporáneos han tocado el tema: Steven Spielberg, Terrence Malick, Oliver Stone, Stanley Kubrick, Brian De Palma y Ridley Scott.

“Jarhead” comparte la misma carga reflexiva de cintas bélicas hechas por los realizadores antes mencionados.

La cinta está basada en el libro de memorias del ex marine Anthony Swofford , en el que contaba sin pelos en la lengua su experiencias como soldado cuando Estados Unidos intervino en esa operación llamada grandilocuentemente ‘Tormenta del desierto”.

Jake Gyllenhaal da vida a Swofford un joven veinteañero que se enlista en la milicia y termina como francotirador en los “marines”.


© UIP

Entonces comienza la Guerra del Golfo, y Swofford, junto con su mejor amigo Troy (Peter Sarsgaard), terminan pasando meses de inactividad en mitad del desierto, ansiosos de verse en mitad de la acción.

En su tercera película, el director Sam Mendes empieza a mostrar auténtico estilo narrativo y una temática recurrente de descontento y frustración, enfatizada por el tono frío y clínico con el que retrata a sus torturados personajes.

El director de “Belleza Americana” demuestra sus buenas artes de narrador creando imágenes impactantes y utilizando una composición perfecta, algo que ha demostrado en su corta pero contundente filmografía.

El realizador ha captado la roñosa inactividad de un puñado de hombres que --a falta de un visible enemigo-- dirigen su reprimida belicosidad hacia los del mismo bando. Sádicas torturas, mentales y físicas, corroen los últimos vestigios de camaradería. Atrapados en la Nada, vuelcan el odio a sí mismos hacia los que comparten las duchas, las letrinas, los camastros del campamento.

Con una cámara que en ningún momento abandona el punto de vista de los personajes, el director pretende reflexionar acerca de la verdadera naturaleza de la guerra y de los fuertes lazos de amistad forjados en condiciones extremas, utilizando como telón de fondo un ambiente salvaje dominado por el machismo exacerbado, la soledad y el progresivo deslizamiento hacia la locura.


© UIP

Es en la fotografía de Roger Deakins, habitual colaborador de los hermanos Coen, donde el filme se mueve con mayor brillantez, la belleza del desierto, las rojas y eternas noches, y sobre todo en los destellos de los campos de petróleo ardiendo, donde están los mayores aciertos de la historia.

Las actuaciones no se quedan atrás, sobre todo el personaje principal, apoyado por un reparto de experiencia como Jamie Foxx y Chris Cooper.

El personaje de Gyllenhaal, canaliza muchas de sus observaciones a pie de conflicto recogidas en el libro a través de una omnipresente voz en off que, en ningún momento, intenta magnificar con mirada heroica la naturaleza de una guerra que fue, en esencia, antiépica.

“Jarhead” comparte con “Apocalypse Now” un mismo responsable del montaje de sonido (Walter Murch) y cierto estado alucinatorio que en la película de Mendes estalla cuando los personajes atraviesan los parajes dantescos de los incendiados pozos petrolíferos de Kuwait.

La impactante escena establece también un explícito lazo con las imágenes del documental “Lessons of Darkness” que rodó Werner Herzog en 1992.


© UIP

Y aunque “Jarhead: Soldado Anónimo” pueda parecer lenta y tediosa a primera vista, oculta en realidad complejas emociones y un fascinante retrato de la vida de un hombre sin dirección, lo cual evoca los problemas y tropiezos de la sociedad que lo produjo.

Mendes ha tratado de contar muchas más cosas de las que finalmente ha logrado poner sobre la pantalla en un interesante experimento fílmico que busca mostrar uno de los aspectos menos conocidos de la guerra, retratando con bastante fidelidad la experiencia de los soldados de cualquier conflicto: inician henchidos en patriotismo y culminan con un terrible sentimiento de frustración

Nuestra Opinión: @@@

Soldado Anónimo
(Jarhead, Estados Unidos 2005)
Director: Sam Méndes
Guión: William Broyles basado en la novela de Anthony Swofford.
Fotografía: Roger Deakins
Música: Thomas Newman
Con: Jake Gyllenhaal, Peter Sarsgaard, Lucas Black, Jamie Foxx, Chris Cooper, Evan Jones
Duración: 123 minutos
Distribución en México: UIP
Clasificación: @ Insoportable, @@ Regular, @@@ Buena, @@@@ Obra Maestra

Correspondencia con esta anónima columna:

codigocine@yahoo.com




.

0 comentarios: