lunes, 3 de enero de 2011

"Black Swan" casi le cuesta la vida a Natalie Portman


No había necesidad de que Natalie Portman nos dijera lo complicado que resultó interpretar a su personaje en la cinta dirigida por Darren Aronofsky. Eso se refleja en la pantalla.


Natalie Portman tuvo que someterse a duros entrenamientos y a una rigurosa dieta a lo largo de un año, para poder darle credibilidad a "Nina", la joven bailarina de ballet de "Black Swan".

"Había noches en las que pensaba que literalmente iba a morir. Fue la primera ocasión en que entendí cómo puedes ser absorbida por un papel que puede echarte para abajo", reveló la actríz en entrevista.

Aparte de las largas sesiones diarias de entrenamiento, que alcanzaban las ocho horas, tuvo que cumplir algunos requisitos que amenazaron su salud.





Dado que su personaje era una bailarina de ballet, aprender a moverse como tal era clave, pero también debía alcanzar un aspecto que cuadrara con el papel, y eso le llevó a perder nueve kilos ciñéndose a una dieta más que estricta.

"En un principio no estaba segura de cómo podría realizarse el filme. Todo mundo estaba preocupado sobre quién querría ver esta película. Recuerdo a la gente decir ¿cómo harán para que los chicos vean una película de ballet? ¿cómo harán para que las chicas vean un thriller? La respuesta es una escena lésbica. Todo mundo quiere ver eso", aseguró Natalie Portman en una charla que sostuvo con Entertainment Weekly.

Todo lo experimentado en "Black Swan" fue tan intenso, que seguramente el amor fue la clave para que la actríz no fuera afectada por su personaje.

Durante el rodaje de la cinta Natalie conoció al coreógrafo Benjamin Millepied. Ambos se enamoraron y actualmente además de estar comprometidos, esperan la llegada de un bebé.

Cuestionada sobre cómo describiría a su personaje y el porqué eligio el proyecto, a Natalie le faltaron adjetivos.

"Es una chica que sufre un trastorno obsesivo compulsivo, anorexia, bulimia, complejo de narciso, tal vez presenta también bipolaridad.


Fue un papel diferente y arriesgado. Me gustan sobre todo cosas que aún no he hecho, es mi principal criterio, papeles que me interesen en ese momento, cosas que me llamen la atención, explorarme con los personajes", comentó la actríz.

¿Qué hubiera pasado si Natalie Portman no hubiera encontrado una válvula de escape a tantas emociones? No queremos ni pensarlo.

Luego de dejar la vida en "Black Swan" y a la espera de que la Academia le haga justicia y le de el Oscar a Mejor Actríz, Natalie Portman de inmediato se puso a trabajar en dos comedias ("No Strings Attached", "Your Highness") y una película de acción ("Thor"). El mejor remedio para dejar atrás a su intensa y destructiva "Nina".

0 comentarios: